Con sesión dedicada al “Pitch Comercial” concluyeron los talleres del Programa de Emprendimiento del Centro de Innovación de la FING

Sebastián Cumsille, destacado emprendedor del área de las ventas, networking y gestión, abordó la temática de turno como un elemento vital para la venta, en donde saber negociar y entender al cliente, juegan un rol fundamental para una comunicación efectiva.

Con un contexto general sobre el mercado y brindando los lineamientos necesarios para desarrollar una presentación orientada al área comercial, se realizó el último taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con diversos actores de la comunidad universitaria, quienes semana a semana fueron robusteciendo sus iniciativas de innovación.

Sebastián Cumsille, Chief Commercial Officer en DMLABS SpA., alumni de Startup Chile y mentor del programa, estuvo a cargo de llevar a cabo el taller número 9 del programa: Pitch Comercial. En poco más de una hora el expositor presentó las incidencias y escenarios en los que se desenvuelven los emprendimientos dentro del mundo de los negocios, detallando así, las principales consideraciones para preparar un correcto discurso comercial.

Comenzando su presentación, el expositor hizo un repaso sobre lo que se entiende por vender, teniendo en consideración, el área en el cual se desenvuelven los emprendimientos, definiendo de esta manera a éste, como una forma de establecer relaciones.  “El vender es una interrelación entre dos o más personas que buscan algo en común, el mutuo beneficio. Pueden ser productos, servicios, conocimientos, bienes, tecnologías o innovaciones, entre otras cosas. Cada uno de ustedes tiene hoy una solución y quieren presentarlo al resto del mundo porque creen que va a servir. Bajo esta circunstancia, la venta es el medio a través del cual tú logras establecer esta relación con la persona que necesita de tu solución. La venta es el oxígeno del emprendimiento”.

De la misma manera, el emprendedor dio a conocer los tipos de ventas, negociación y estilos que hay dentro de la materia, destacando así a la negociación inmediata, progresiva y situacional como los principales ejemplares presentes de la actividad.

Para realizar un pitch comercial, Sebastián señaló que se debe conocer, analizar y reflexionar, puntos importantes con los que cuenta cada emprendimiento, tomando en cuenta, aristas que contemplen al modelo de negocios, el modelo de ingresos, el modelo relacional o cadena de valor, el dolor, la medicina, el producto, el buyer persona y la estrategia comunicacional a realizar. Una vez se tengan estos puntos claros, se comienza a estructurar una presentación de negocios.

“El pitch comercial tiene que tener una apertura, tiene que tener una oferta y tiene que tener un llamado de acción o una forma de cerrar el proceso.  Acá ustedes llaman a la persona a que efectivamente se movilicen, y le generan una emoción para que las impulse a adquirir o cerrar un trato con ustedes contratando o comprando el producto o servicio ofertado”, comentó Cumsille.

Uno de los modelos revisados para la confección de este pitch, apunta a resolver seis distintas tareas: convertirse y cultivar relaciones abriendo la “ventana” a una relación, contactarse con el tomador de decisiones, realizar y recibir preguntas, manejar efectivamente las objeciones de la contraparte, realizar el llamado a la acción para movilizar al receptor para lograr un resultado y por último, el hacer seguimiento tanto a los clientes y a los prospectos clientes.

Culminando su presentación, Sebastián invitó a los participantes del programa a desarrollar un ejercicio práctico para que los emprendedores pudiesen presentar sus iniciativas acordes a la materia vista en el taller, manteniendo un discurso simple, y teniendo como consideración, los desafíos de los prospectos clientes, la exposición de su solución y la llamada a la acción, dentro de sus esquemas de pitchs.

Dándole fin a su versión 2021, el próximo martes 3 de agosto a las 18:00 horas, a través del canal de su canal de Youtube, el Centro de Innovación, desarrollará la Ceremonia de Cierre de VECTOR Inicia. La actividad estará abierta al público general y contará con la participación activa de cinco emprendimientos que presentarán sus iniciativas ante un jurado compuesto por actores relevantes del ecosistema, que seleccionarán el mejor pitch de la jornada.

Por: Cristian Contreras

Emprendedores de la USACH participaron en taller “Cifras de Mercado” del Centro de Innovación de la FING

Con el objetivo de presentar distintas estrategias y herramientas para cuantificar el mercado y sus definiciones claves dentro del mundo del emprendimineto, se realizó la séptima sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. 

Dennis Vivas, ingeniero industrial con experiencia en tecnología financiera, finanzas corporativas y negocios digitales y actual cofundador y director financiero de FintechLab, empresa especializada en el diseño e implementación de soluciones de tecnología financiera de extremo a extremo, llevó a cabo el taller llamado “Cifras de Mercado”, exposición que le permitió a los emprendedores de las USACH establecer parámetros de medición para sus distintas iniciativas.

“Cuando hablamos de cifras de mercado, estamos hablando de indicadores y mediciones. De cómo mido ese mercado objetivo o ese segmento de clientes que quiero atacar. Como decía Peter Dracker, si no puedo medirlo, no puedo administrarlo. Entonces, tener una cuantificación, una parametrización del mercado objetivo que queremos abordar, nos va a permitir bajar la ansiedad”, dijo Dennis, contextualizando su presentación y demostrando la importancia de este capítulo dentro del desarrollo de un emprendimiento.

De esta manera, el expositor destacó que para medir el desempeño de un negocio y el rendimiento de una iniciativa de mercado deben utilizarse indicadores que cumplan con características que vislumbren resultados que puedan ser comparativos, comprensivos y que tengan una razón o tasa.

“En un negocio, emprendimiento o empresa, lo que se mide se puede dividir en cuatro grandes partes: las ventas, los clientes, el producto y la parte financiera.  Este es el pulso diario que mide el desempeño de un negocio” complementó el orador.

Acorde a estas consideraciones, Vivas se centró en las métricas de ventas y las métricas de clientes, las cuales tienen que ver directamente con el mercado mismo en el que se encuentran los emprendimientos. Sobre las primeras, se habló acerca de ingresos, ingreso medio por cliente, ingreso mensual recurrente e ingreso mensual promedio, como métricas necesarias dentro del mundo de las startups. Mientras que las segundas, tratan sobre indicadores que tienen que ver con el ratio de conversión, el costo de adquisición de cliente, la tasa de recompra, el valor del cliente en su tiempo de vida y su tasa de abandono.

Ya avanzada la exposición, se detallaron cinco metodologías que al día de hoy son recurrentemente utilizadas por el ecosistema emprendedor para desarrollar un contexto de un negocio a explorar: De abajo hacia arriba (Botttom Up), De arriba hacia abajo (Top Down), Múltiplos comparables (competidores), Analítica de datos (proveedores de tecnología, por último, Dato Públicos y abiertos (Servicios de Impuestos Internos y bancos centrales).

“El método que más se usa, y el que normalmente se utiliza para emprendimientos que están recién escalando, por lo general, es el método De abajo hacia arriba (Bottom Up), ya que es el método más creíble y el que normalmente se utiliza en la mayor cantidad de proyecciones de este tipo de iniciativas, ya que es el más conservador y es el más realista”, agregó el cofundador y director financiero de FintechLab.

El Bottom Up se centra en la realidad de la empresa y en la demanda que podría atender, viendo su potencial de crecimiento respecto a las acciones a implementar. Este se compara con el tamaño total de mercado y se usa por su gran fortaleza que tiene para entregar datos reales sobre la cuota de mercado que se captura y la que se capturará, teniendo en cuenta, todos los esfuerzos realizados para lograrlo.

En el taller también se hizo un repaso de los distintos tamaños de mercado a través de la división de las industrias por medio del mercado potencial disponible, el mercado total disponible, el mercado accesible y el mercado alcanzable (PAM, TAM, SAM y SOM, respectivamente, por sus siglas en inglés).

Por: Cristian Contreras

La Segmentación de Mercado y Arquetipos de clientes fueron parte de la séptima sesión de VECTOR Inicia del Centro de Innovación FING

Continuando con las presentaciones metodológicas que buscan fortalecer el camino de aquellos estudiantes que contenga un proyecto de emprendimiento en su etapa temprana, se desarrolló la sexta sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, VECTOR Inicia.

De la mano de Walter Valdés, publicista de la Universidad de Santiago de Chile y Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación, se llevó a cabo el Taller: Segmento de Mercado y Arquetipo. La actividad marcó el comienzo de la recta final del programa y trató sobre las principales consideraciones que debe tener un emprendimiento a la hora de segmentar un mercado y caracterizar sus públicos objetivos.

Como punto de inicio, Valdés invitó a los participantes a tener claridad sobre lo que se está ofreciendo, para quién está dirigido este servicio y/o producto, donde se va a comercializar, y de qué manera éste se va a comercializar. Una vez resueltas estas consideraciones, es posible definir el negocio y lo que se quiere impulsar, pasando así, a una fase que busca desarrollar estrategias específicas para determinar tipos de mercados y potenciales clientes para iniciativas de emprendimiento.

 “La segmentación es importante porque podemos separar a las personas en grupos, lo que nos permite poder identificar de mejor manera diferencias, similitudes y afinidades, entre ellos. De esta manera, podemos atender sus necesidades y eso nos permite invertir de mejor manera nuestros esfuerzos y validación. Entendemos que cuando iniciamos un proyecto o cualquier actividad, lo más importante es optimizar todo lo que tenemos, pues los recursos son limitados”, comentó Walter acerca del valor que tiene la segmentación de mercado.

Para desarrollar una completa segmentación, se requiere considerar distintas variables que van a aportar información de valor para la formulación y reconocimiento del mercado al que se puede ajustar un determinado proyecto. Estas variables deben ser medibles, accesibles, sustanciales y accionables, según lo expuesto en el taller.

Sobre los Arquetipos, estos tienen como objetivo desarrollar una representación semi-ficticia acerca del consumidor final o un prospecto cliente, tomando consideraciones que permiten recoger información en base a los elementos objetivos recopilados en la segmentación de mercado. “Es una identificación de variables que podemos llevar hacia una representación”, complementó Valdés.

Bajo esta premisa, es fundamental diferenciar entre Arquetipo y Estereotipo, ya que el primero se debe tomar como un reflejo de datos reales de un grupo de personas, mientras que el segundo trata de una muestra sesgada que se aleja de la realidad, y que responde más a las aspiraciones, por lo que se hace necesario trabajar en base a datos que se ajusten a la realidad.

Ya en el final de su presentación, el expositor presentó una herramienta que ayudará a los emprendedores a desarrollar un perfil acerca sus potenciales clientes, el Buyer Persona,  matriz que permite profundizar sobre el arquetipo del cliente haciendo un análisis y descripción más detallada  que habla sobre habilidades, necesidades, experiencias ideales, personalidades, intereses, conocimientos tecnológicos, dolores, afinidades con la marca, y el por qué el público compraría o usaría nuestro producto.

“Este elemento busca que nos pongamos en los zapatos de los clientes para así lograr tener una visión más amplia sobre estos. Se representa a través de diversos cuadrantes que nos llevan a conocer en profundidad a nuestros clientes potenciales” concluyó el Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación de la FING.

Por: Cristian Contreras

Centro de Innovación FING de la USACH participó en la elaboración de más de 5.600 escudos faciales impresos en 3D para combatir la pandemia

30 centros de salud de nueve regiones del país recibieron escudos faciales desarrollados por la Red “Promaker PUCV”, iniciativa que responde al proyecto “Retos de Innovación” del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Corfo y el Laboratorio de Gobierno.

Un total de  5.695 escudos faciales fueron donados a diversas instituciones de salud a lo largo de todo Chile por parte de la Red Promaker PUCV, iniciativa liderada por el Valparaíso Makerspace perteneciente a la Dirección de Incubación y Negocios (DIN), de la Vicerrectoría de Investigación y Estudios Avanzados (VRIEA), de la cual el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, formó parte contribuyendo con sus tecnologías de manufactura aditiva para el cumplimiento de este importante desafío. En total, se colaboró con 30 centros de salud de nueve regiones del país.

La red fue conformada por 12 instituciones de cuatro regiones que se unieron para masificar la producción del rediseño de escudo facial del espacio creativo y tecnológico la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, a través del uso de la tecnología de impresión 3D, con el objetivo de colaborar con aquellos profesionales que se encuentran trabajando directamente con pacientes COVID positivo.

Bajo este marco, el pasado 25 de mayo, el Centro de Innovación realizó la donación de 150 escudos faciales que fueron destinados al Instituto Nacional de Cáncer, entidad de salud pública referente en tratamientos oncológicos, y con la cual, el Centro, estableció un convenio de colaboración con el objetivo de buscar y desarrollar elementos de innovación que ayuden a la institución en el cumplimiento de sus labores diarias y su protección personal.

Debido a las complicaciones sanitarias, y al igual que distintas agrupaciones pertenecientes a la red, el trabajo desarrollado por el equipo del Laboratorio de Prototipado del Centro, fue elaborado desde sus hogares, utilizando así las maquinarias previamente recolectadas del laboratorio para poder cumplir con los elementos comprometidos, en las fechas establecidas.

La conformación de esta red responde a la segunda etapa del proyecto “Retos de Innovación” del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Corfo y el Laboratorio de Gobierno.

MAKERS CONTRA EL COVID-19

En este contexto, los organismos lograron fabricar 5 mil 695 elementos de protección, y llegar a 30 hospitales y centros de salud de las regiones de Iquique, Antofagasta, Atacama, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O’Higgins, Biobío y de Los Lagos.

“Fue una colaboración muy fructífera para nosotros y para todos. Hace poco pudimos tener la última reunión con toda la red y la sensación que quedó es de haber podido aportar con elementos sumamente necesarios para paliar los efectos de esta crisis sanitaria, sobre todo con quienes conforman la primera línea y nos protegen día a día”, sostuvo Carolina Vega, coordinadora Técnica y Logística de la iniciativa.

Por su parte, el Decano, y Director del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH, Dr. Cristian Vargas, se mostró contento con el compromiso y la colaboración demostrada por su equipo de trabajo, y de las distintas entidades que participaron de esta red, destacando así la relevancia de incluir la investigación y transferencia tecnológica dentro de las distintas necesidades que va presentando la sociedad.

“Desde que comenzó la pandemia las distintas casas de estudios y los centros de investigación e innovación han puesto a disposición todas sus capacidades al servicio de la comunidad. Las tecnologías presentes tanto en nuestra universidad como en las otras instituciones han sido un factor determinante para desarrollar elementos que van en directo beneficio de quienes se encuentran en la “primera línea” de esta situación sanitaria. En esta ocasión, gracias a la impresión 3D, se ha logrado desarrollar elementos de protección personal de alta calidad disminuyendo los tiempos de elaboración de los tradicionales sistemas de manufactura”, comentó la autoridad.

La red está compuesta por el Cowork Atacama, Corporación de Desarrollo e Innovación de la Ilustre Municipalidad de Rancagua, Corporación O’Higgins Crea, ProteinLab UTEM, Laboratorio de Prototipado del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH, Fablab-Olmué, Centro de innovación UC Anacleto Angelini, PlayaLab, Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, Departamento de Diseño Universidad de Chile, Laboratorio de Materiales Biobasados – BioLabFAU, LINNQ Lab y Corporación Hipoacusia de Chile.

Por: RedPromakerPUCV-Centro de Innovación USACH

Sesión de emprendimiento del Centro de Innovación FING abordó metodología para identificar necesidades de negocio

Continuando con los talleres impulsados por la Preincubadora de Negocios del Centro de Innovación, VECTOR, se llevó a cabo una presentación que tuvo como punto principal el desarrollo del método norteamericano, Jobs to be done.

Bajo la consideración de enfocarse en los requerimientos y necesidades del cliente, y poder empatizar desde su punto de vista, se desarrolló el quinto taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con la participación de la comunidad emprendedora de la Universidad de Santiago y repasó una de las variantes fundamentales para la conformación de un proyecto de mercado.

Haciendo una diferenciación entre los tipos de emprendimientos existentes en el ecosistema, Yerko Ramírez, Coordinador de Emprendimiento del Centro de Innovación, contextualizó el panorama del mundo del emprendimiento llevando así a cabo el taller: Diseño del Problema. El profesional, quien está a cargo de fomentar el desarrollo de emprendimientos de base científica tecnológica de la Facultad de Ingeniería, comenzó su exposición detallando la importancia que tiene la identificación del problema para la gestación de una iniciativa de negocio.

“Cuando hablamos de un proceso de innovación y de emprender, es súper necesario poder entender bien lo que rige o lo que da origen a nuestro problema, cuál es la línea causal de nuestro desarrollo. Nosotros a veces cometemos el error de enfocarnos mucho en la solución y olvidamos que esto de emprender, requiere de una mirada mucha más sistémica. Mucho más íntegra”.

De esta manera, Ramírez se centró en relevar las nociones esenciales para poder formular de mejor manera un correcto análisis a las problemáticas que debe enfrentar un emprendimiento o innovación, por medio de la metodología desarrollada por el economista estadounidense Clayton Christensen, el Jobs to be done.

El objetivo de este proceso, es llegar hasta el factor causal, hacia el inicio que hay detrás de una determinación de compra, haciendo necesario contar con una aproximación desde el punto de vista de los clientes en cuanto al servicio y/o producto que se desarrolla. “Lo que se busca cuando uno está innovando y emprendiendo, es entender la perspectiva que tiene el cliente constantemente”, complementó el profesional.

Dentro de las variantes y tareas que contiene esta metodología, Ramírez, comentó, que, “este es un trabajo que requiere de un proceso sistemático el cual ayuda a identificar necesidades y segmentos de mercados que no están satisfechos”. Bajo este marco, se presentan tipos de necesidades del cliente que se deben considerar para lograr una compresión más acabada sobre este, considerando así los puntos de:  trabajo funcional, resultados deseados, trabajos relacionados, trabajos emocionales y sociales, cadena de consumo y los resultados financieros deseados por el comprador.

Complementariamente, el Coordinador de Emprendimiento profundizó sobre algunas técnicas para identificar tareas e interpretar creativamente los datos recopilados de los clientes para el diseño del problema, como lo son la entrevista a profundidad, los estudios etnográficos, el informance y los focus groups, entre otras.

Concluyendo su presentación, Yerko comentó que las soluciones van mejorando y mutando con el tiempo, con el desarrollo de las tecnologías, pero la necesidad, siempre existe. “Cuando uno descubre esa necesidad insatisfecha de lo que está buscando el cliente de una manera objetiva, esa necesidad se mantiene en el tiempo, y lo que va cambiando es la solución. Decir que está todo hecho también es un error, porque las innovaciones y soluciones van mutando con el tiempo a medida se van desarrollando estas soluciones”.

Por: Cristian Contreras

Taller sobre “Análisis de Mercado” completó la tercera jornada del programa de emprendimiento VECTOR Inicia

Herramientas para determinar factores internos y externos al negocio fueron expuestos por Barbara Pereira, emprendedora y mentora especializada en emprendimientos de tecnología y sustentabilidad y Directora Fundación Equilibrio Sustentable.

Una mirada sobre la identificación de contextos para el desarrollo de emprendimientos fue revisada en el tercer taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad presentó distintas herramientas para que tanto los estudiantes pertenecientes al programa, como el público en general, pudieran desarrollar un completo análisis sobre el entorno en el cual se encuentran insertos sus proyectos.

De una manera bien participativa, Bárbara Pereira, Directora Fundación Equilibrio Sustentable, desarrolló la presentación denominada “Análisis de Mercado”. En su presentación, la emprendedora dejó invitado a los presentes a identificar sus proyectos dentro de su entorno, compartiendo así herramientas tradicionales que se utilizan en el mundo de los negocios para establecer estudios que contemplen factores sobre el micro entorno, macro entorno y el aporte a la cadena de valor, entre otras cosas.

Pereira destacó el vertiginoso movimiento y cambio que presentan hoy en día las organizaciones, señalando que, “la industria ha ido evolucionando de la mano tecnológica. A través de la tecnología, se ha ido progresando en las diversas actividades que tiene un determinado rubro, aportando tanto en la capacidad de producción, como en otros tipos de procesos que tienen que ver con los datos, maquinarias, publicidad, etc… Hoy la evolución de las ramas industriales tiene que ver con una fusión entre el negocio clásico y esta mirada de industria 4.0 en la que nos encontramos”.

Bajo este marco, el análisis de mercado se vuelve importante a la hora de emprender, ya que por medio de este apartado,  se puede determinar el tamaño del mercado en el cual se insertará una iniciativa, permitiendo de esta manera, identificar factores que se encuentran presentes en la elaboración de un negocio como lo son, el valor del mercado, la segmentación de clientes, la identificación y conocimiento de la  competencia, el entorno económico, las tendencias actuales, las regulaciones legales y culturales, entre otros.

De esta manera, Pereira hizo un repaso sobre el análisis PESTEL, una herramienta que ayuda a estudiar el entorno macro económico de una organización, reconociendo así los factores externos sobre los cuales las empresas no tienen influencia, pero que, sin embargo, les sirve de ayuda para identificar las oportunidades y amenazas con las que cuentan cada una de ellas. Esta investigación considera factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, ecológicos y legal, tal como lo presenta su sigla.

Así también habló sobre el análisis FODA, instrumento que sirve para determinar cuáles son las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas con las que cuenta un negocio (en este caso), y que servirán para determinar estrategias para enfrentar los diferentes entornos en el cual se desenvuelven distintas iniciativas, ya sean micro o macro entornos.

Ya concluyendo la jornada, la mentora explicó a los emprendedores que para desarrollar este tipo de análisis es necesario comunicarse con el entorno, generar redes de contacto, investigar, tener reuniones con actores expertos, participar y colaborar con los demás, entre otras cosas. “Para lograr el éxito dentro del área del emprendimiento hoy es esencial la colaboración. Hoy no se está solo y la única forma de crear una red y algo sólido es a través de la colaboración”.

Por: Cristian Contreras

Segunda sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería trató sobre la “Propuesta de Valor”

Daniel Alfaro, Head of Operations & Customer Experience en Bicci Delivery compartió con la comunidad emprendedora todas las características e implicaciones que necesita este elemento que actúa como elemento diferenciador dentro de la confección y desarrollo de un proyecto innovador.

Continuando con los talleres del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, Vector Inicia, se desarrolló la segunda sesión denominada “Propuesta de Valor”. La actividad contó con la participación de los estudiantes pertenecientes al programa y estuvo abierta a la comunidad universitaria interesada en conocer más del área.

Bajo las consideraciones de Crear y Capturar Valor a la hora de emprender, Daniel Alfaro, Head of Operations & Customer Experience en Bicci Delivery, desarrolló una exposición que por medio de herramientas y experiencias personales tuvo por objetivo guiar a los estudiantes en la búsqueda e identificación de un elemento diferenciador que represente una cuantía más significativa en sus proyectos de emprendimiento.

De esta manera el emprendedor comentó que, “El valor es una relación que hay entre el objeto y el sujeto. En realidad, una secuencia lógica de los componentes del sujeto, del objeto y de la relación entre ellos. Cuando hablamos de valor, hablamos de un objeto que viene a ser nuestro producto y servicio, pero también tenemos por otra parte al sujeto que es nuestro cliente.

Dentro de las definiciones y características del valor se hizo un repaso sobre tres ítems importantes a considerar  para la caracterización de esta cuantía: Valor operativo/funcional, el cual habla sobre el grado en el que un producto permite a un usuario alcanzar sus objetivos;  el Valor visceral/sensorial, que se refiere a la naturaleza biológica de nuestras respuestas espontáneas sobre lo que es bueno o malo y seguro; y por último el Valor reflexivo/simbólico, que tiene que ver con estrategia humana de traducir la emoción en narraciones y nuevamente en una nueva emoción,  un impulsor de valor que puede influir en el afecto y la disposición física para interactuar con un objeto.

Según lo expuesto por Alfaro, las herramientas que ayudan al proceso de búsqueda de una Propuesta de Valor se encuentran en el Lean Canvas y en el Lienzo de la Propuesta de Valor que son los instrumentos desde donde se desarrolla el modelo de negocios de un emprendimiento y en donde la Propuesta de valor toma un rol fundamental al ocupar el centro de este lienzo. “La Propuesta de Valor es la forma que tu negocio resuelve un problema o da una solución de forma relevante para tu cliente”, agregó el mentor del programa.

Ya finalizando el taller, Daniel compartió con los estudiantes su experiencia respecto a la búsqueda y Propuesta de Valor dentro de sus proyectos y trabajos de innovación, destacando así su actual labor dentro de la compañía de delivery Bicci, donde junto a su hermano, presentaron una innovadora propuesta que se ocupa de las condiciones laborales de los repartidores de comida rápida, diferenciándose así de sus actuales competencias y brindando un elemento no explotado dentro del mercado, siendo esta propuesta la primera en el mundo de las apps de última milla.

Por: Cristian Contreras

Con la “Introducción al Emprendimiento” comenzaron los talleres de VECTOR Inicia del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería

Sebastián Cumsille, destacado emprendedor del área de las ventas, networking y gestión, compartió con la comunidad estudiantil sus conocimientos sobre el área, revisando las características de un emprendedor, los tipos de emprendimientos y los mitos recurrentes que existen dentro de la actividad, entre otras cosas.

Un interesante repaso acerca de los elementos más importantes que contempla el emprendimiento, dio inicio a los talleres del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con la participación de cerca de 50 estudiantes que, a través de estas iniciativas, buscan hacerse camino dentro del ecosistema

Sebastián Cumsille, Chief Commercial Officer en DMLABS SpA., alumni de Startup Chile y mentor del programa, fue el encargado de dar vida al taller: Introducción al Emprendimiento. El emprendedor, realizó su presentación definiendo ciertos conceptos propios de la actividad, derribando de esta manera, erróneas apreciaciones y mitos existentes dentro del emprendimiento.

 “En general los emprendedores tienen que saber comunicarse y saber conformar equipos, porque son los equipos los que te van a terminar dando el conocimiento técnico que tú necesitas para poder llevar un emprendimiento hacia donde tiene que ir. Las compañías no son creadas por individuos, sino que son elaboradas por equipos”, comentó Cumsille, acerca de uno de los mitos del emprendimiento que hacen alusión a la creación individual de una Startup, entre otros.

Así también, se realizó una diferenciación entre los dos tipos de emprendimientos existentes en el ecosistema. Las PYMES y los emprendimientos basados en innovación. Sobre las primeras, se detalló que estas tienen que ver con pequeñas y medianas empresas que presentan en su modelo un crecimiento lineal en cuanto al flujo de ingresos. Mientras que las segundas, se caracterizan más por ser emprendimientos basados en I+D, en donde, en un principio, existen pérdidas de dinero, pero, sin embargo, a lo largo del tiempo, tienen un crecimiento de manera exponencial.

Para Sebastián es importante orientar los emprendimientos hacia la venta, ya que, a través de esta, es como uno logra comunicarse con otras personas para que estas puedan manifestar interés hacia un proyecto determinado. Así también, “es cómo se da flujo de caja a la iniciativa por medio del dinero generado, la tracción de talentos, la obtención de fondos concursables y el arrastre de personas individuales que puedan pagar por un producto o servicio”, complementó el facilitador.

Ya finalizando su presentación, el emprendedor destacó la rica cultura que ha adquirido el ecosistema nacional a través de las distintas instancias que fomentan e incentivan la actividad de investigación, innovación y emprendimiento, tales como: ANID, CORFO, SERCOTEC, Pro Chile, Startup Chile, Programas Universitarios, Fondos de Inversión, Aceleradoras, Incubadoras, entre otras.

“Existen un montón de posibilidades para emprender y aprender. Hoy, en donde todo se tornó digital, pueden encontrar una gran cantidad de programas diferentes que los van a ayudar a mejorar sus conocimientos específicos como emprendedores, y al mismo tiempo, les pueden brindar la obtención de fondos en distintas partes del mundo. Este es el momento para emprender. Nunca en la historia hubo tantas facilidades para poder emprender en los diferentes ámbitos que necesita un emprendedor para ser experto”, concluyó Cumsille.

Por: Cristian Contreras

Inspiradoras historias de vida dan inicio al programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería

A través de las experiencias de emprendimiento de Catalina Garrido, biotecnóloga de la Universidad de Santiago, CEO de Liva Company, y Víctor Velastino, Fundador de Aymapu, la comunidad estudiantil pudo evidenciar desde primera fuente la gran entrega y compromiso que requiere la creación de una iniciativa de mercado.

Increíbles historias de pasión y dedicación fueron compartidas en el webinar Eureka: de la Idea al trabajo duro, organizado por el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, en el marco del lanzamiento de su programa de emprendimiento, VECTOR Inicia.

La actividad comenzó con las palabras de bienvenida del Decano de la Facultad de Ingeniería y Director del Centro de Innovación, Dr. Cristian Vargas, quien, por medio de un discurso, manifestó la relevancia que ha tomado el emprendimiento, tanto a nivel nacional, como internacional, destacando el compromiso y apoyo que tienen las y los estudiantes de la universidad, por parte de la Facultad.

 “Como Centro de Innovación y Facultad de Ingeniería, nos es importante instaurar la cultura de innovación y emprendimiento en el ecosistema universitario. Somos los encargados de guiar a nuestra comunidad estudiantil en la persecución de sus sueños, y tenemos las herramientas y la vocación de querer que cada una, y cada uno de ustedes, luche y cumpla con sus proyectos que contengan en su génesis, un verdadero aporte para la sociedad. Estamos enfocados en brindar todos los insumos necesarios para poder dar ese “empujón” de confianza y conocimiento que muchas veces requiere esta actividad y confiamos plenamente en las capacidades presentes que hay en la USACH”, señaló el Decano.

Por su parte, los emprendedores Catalina Garrido y Víctor Velastino, despertaron un gran interés en las y los estudiantes presentes de la actividad, compartiendo, a través de sus experiencias, el cómo llegaron a desarrollar sus proyectos de innovación, el contexto en el que se encontraban al momento de iniciar su camino y el cómo se encuentran actualmente.

Catalina comenzó su camino en el emprendimiento en la época de la universidad, desde acá dio sus primeros pasos en el ecosistema reforzando sus investigaciones en el área de la biotecnología y decidió comprometerse con el emprendimiento luego de verse en la disyuntiva de cómo continuar con su vida profesional, una vez terminado sus estudios.

“Lo primero que hice fue reconocer mis capacidades, valorar mis aptitudes y mayores atributos como profesional. Lo segundo buscar el apoyo de seres queridos y entorno, para así luego buscar un mentor que me orientará dentro del mundo de la innovación. Tras esto, diseñé una estrategia para conformar un equipo de trabajo y por último me puse a conversar con toda la red, para hablar sobre emprendimiento”, comentó la ex estudiante de la USACH.

Su emprendimiento, nació como la extensión de su proyecto de tesis, que consistía en la creación de un biorreactor el cual se focalizó inicialmente para la industria cervecera. Luego de la participación en distintos fondos concursables como el programa TSF 7 de Startup Chile y el Fondef VIU, pudo escalar en sus soluciones, ampliando así sus líneas de negocios y conformando de esta manera la primera compañía de tecnologías para procesos de producción y escalamiento de microorganismos en Chile, Liva Company.

Todo este trabajo lo realizó a lo largo de 4 años, sin embargo, a mitad de camino, y en pleno proceso de maduración y robustecimiento de su emprendimiento, Catalina quedó embarazada, viéndose en la disyuntiva de cómo continuar con lo que venía siendo hasta el momento, una prometedora iniciativa que combinaba la investigación con la innovación.

“Ha sido un camino de mucho esfuerzo, pero yo creo que la convicción de querer llegar con la empresa a donde está hoy, junto a la crianza de mi hija en paralelo, han sido el motor para para lograr los resultados que venimos teniendo como compañía”, complementó Catalina, quien, durante este año, lanzó su línea de probióticos para personas y animales, NUP!.

Por su parte, Víctor Velastino compartió una historia llena de complejidades, desafíos y superación, con circunstancias que lo llevaron a terminar en situación de calle, pero que, sin embargo, pese a todas las dificultades, logró sortear, viendo en el reciclaje, una oportunidad de resurgimiento y un estilo de vida. De esta manera, desarrolló los cimientos de lo que hoy en día es Aymapu, el papel amigo de la tierra, iniciativa que produce papel 100% reciclado y que, durante su trayectoria, ha sido reconocida internacionalmente con el primer lugar de los Premios Latinoamérica Verde, en dos ocasiones.

“Empecé a buscar cifras del mercado del reciclaje y me llamó la atención los bajos números que presentaba esta materia. Me di cuenta que en el tema de la basura y de los residuos había una oportunidad, me compré una juguera y comencé a hacer papel 100% reciclado de manera artesanal, mientras tanto, con mis conocimientos que tenia de metal mecánica y automatización, empecé a diseñar una maquina con la cual fabricar papel reciclado. A los 6 meses ya estábamos sacando 500 kilos y al año una tonelada de papel 100% reciclado, libre de ácido y blanqueadores”, comentó el expositor sobre los inicios de su emprendimiento.

“La innovación puede venir de cualquier parte y por eso siempre hay que estar abierto a conversar con cualquier persona. Nadie es lo suficientemente sabio como para no poder conversar con un caballero que estaciona vehículos, por ejemplo”, comenta Velastino luego de relatar una historia de cómo dio solución a la impermeabilización de uno de sus productos, tras haber tenido una conversación con una persona ajena al rubro.

Aymapu es una iniciativa que busca honrar la labor de quienes realizan el trabajo de recolección, comenta su fundador. “Dignificamos el trabajo de los recicladores de base a través de un pago justo. En promedio nosotros les pagamos de 4 a 6 veces el precio de mercado, hemos trabajado junto a SENCE y SENDA Previene para ir ayudando a la gente en su desarrollo personal. De los 60 recicladores que han pasado por Aymapu, 17 terminaron sus estudios y tres recibieron su casa propia. Uno no sabe en donde tu proyecto puede parar, a quienes puede afectar de manera positiva”.

El programa del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia, comenzó este miércoles 12 de mayo con el taller “Introducción al Emprendimiento” y a lo largo de 9 semanas consecutivas impartirá cada miércoles a las 17:00 horas una nueva temática de interés dentro del ecosistema, cimentando así las bases para el desarrollo de un correcto proyecto de emprendimiento con potencial de mercado.

Por: Cristian Contreras

Centro de Innovación realizará webinar “Eureka: de la idea al trabajo duro” en el marco de su programa de emprendimiento VECTOR Inicia

Para el martes 4 de mayo a las 18:30 horas está programado el lanzamiento oficial del programa que pretende brindar a la comunidad usachina todos los lineamientos necesarios para desarrollar una iniciativa con potencial de mercado. La actividad se desarrollará por Zoom con previa inscripción.

En el marco de la convocatoria del programa de emprendimiento, VECTOR Inicia, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería desarrollará el webinar denominado “Eureka: De la idea al trabajo duro”. La actividad estará liderada por dos exitosos profesionales del ecosistema emprendedor nacional quienes compartirán sus experiencias de emprendimiento con los estudiantes de la Universidad de Santiago.

Catalina Garrido, Co-fundadora y CEO de Liva Company, y Víctor Velastino, fundador de Aymapu,  serán los invitados principales  de la jornada quienes estarán a cargo de comentar  todos los detalles con las y los estudiantes, del cómo llegaron a desarrollar sus proyectos de innovación, el contexto en el que se encontraban al momento de iniciar su camino, los pormenores que tuvieron que sortear para llegar al lugar en donde se encuentran hoy, y diversos datos de interés para comenzar este apasionante camino del emprendimiento.

El objetivo de este webinar es acercar la cultura de la innovación y emprendimiento a la comunidad universitaria, motivando así a los y las estudiantes de pre y posgrado en participar con sus ideas innovadoras de base científica y tecnológica en el programa de emprendimiento 2021, VECTOR Inicia.

“Para nosotros es muy importante brindar todas las herramientas necesarias a nuestras alumnas y alumnos para que puedan complementar su formación profesional a través de los distintos programas e iniciativas extracurriculares con las que contamos como Facultad. Esta convocatoria, con su respectivo webinar de lanzamiento, son sin duda la instancia perfecta para que nuestra comunidad se familiarice de mejor manera con los conceptos de innovación y emprendimiento presentes en el ecosistema”, dice el Decano de la Facultad de Ingeniería, Dr. Cristian Vargas, quien estará a cargo de dar el “punta pie inicial” de la actividad.

Sobre los expositores

Catalina Garrido es titulada de Ingeniería en Biotecnología de la Universidad de Santiago de Chile, comenzó a abrirse camino en el mundo del emprendimiento postulando a Start-Up Chile con un proyecto de producción nacional de levaduras para cervecerías artesanales. Luego de ser seleccionada, se instaló con su propio laboratorio de producción de microorganismos creando tecnología a bajo costo, y dentro del programa, fue seleccionada entre los 5 mejores proyectos.

Poco tiempo después, Catalina, se adjudicó el Fondef VIU 2018, permitiéndole seguir fortaleciendo su negocio, en paralelo, quedó embarazada, teniendo que redoblar sus esfuerzos para cumplir con ambos desafíos presentados por la vida. Durante este período, junto a la colaboración de una socia clave, pudo ampliar sus áreas de negocios a la producción de bacterias y probióticos para humanos y animales.

Hoy su empresa Liva Company, se posiciona como la primera compañía biotech en desarrollar su propia tecnología para la producción de microorganismos. En la actualidad, cuenta con 7 áreas de negocio, comercializando materia prima a base de microorganismos con líneas de productos terminados a través de la marca NUP!, suplementos basados en nutrición probiótica.

Víctor Velastino Dellacalle, realizó estudios de robótica que no pudo concluir dedicando así sus comienzos laborales en un servicio técnico de elementos computacionales, lamentablemente, pese a su compromiso y dedicación, esta iniciativa no prosperó.

Sentado en una plaza tras perderlo todo y con la máxima “sé pensó y se hizo”, el emprendedor nacional se la jugó tres años atrás con la creación de Aymapu el #PapelAmigodelaTierra, un proyecto que hoy lo tiene muy bien conceptuado en el continente, luego de recibir por segunda vez, en Ecuador, el Premio Latinoamérica Verde, máximo galardón que destaca las 500 mejores iniciativas socio ambientales de la región.

Tras este reconocimiento, Velastino se convirtió en el primer emprendedor chileno en tener dos estatuillas de este premio internacional, el cual, dentro del ecosistema, es reconocido como los “Oscar del Medio Ambiente”.

El webinar del Centro de Innovación “Eureka: De la idea al trabajo duro” se realizará el próximo martes 4 de mayo a las 18:30 horas a través de la plataforma de streaming Zoom y marcará el inicio oficial del lanzamiento del programa Vector Inicia 2021.

Quienes deseen participar de este webinar deberán completar el formulario de registro que se encuentra en el siguiente enlace: Webinar Eureka.

. Una vez completado el formulario les enviaremos el ID y contraseña de la videoconferencia a su correo, el día previo de la actividad.

Para más información puedes contactarte con el equipo de VECTOR a través del correo vector@usach.cl  indicando en el asunto: Webinar Eureka.

Por: Cristian Contreras