Segunda jornada de planificación estratégica del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería delinea las bases de la organización por medio del diálogo colaborativo

Un lugar de Innovación, emprendimiento, prototipos, transferencia, colaboración, vinculación con la industria y asistencia técnica, entre otras, fueron las características desprendidas por los profesionales de la Dirección de Gestión Estratégica (DGE) de la primera convocatoria desarrollada a finales de noviembre de 2021 que derivó en propuestas de una misión y visión para la organización. Estas jornadas serán replicadas en los distintos Programas Centro con los que cuenta la Facultad de Ingeniería a través del Vicedecanato de I+D.

Enriquecedora resultó la segunda jornada de planificación estratégica del Centro de Innovación que lleva adelante la Facultad de Ingeniería a través del Vicedecanato de Investigación y Postgrado.  La actividad tuvo como objetivo delinear las definiciones que orientarán el quehacer de la organización de cara al futuro próximo, y contó la participación de académicos, investigadores y profesionales de la Universidad de Santiago que han formado parte de los cimientos de la instalación de la innovación y emprendimiento en la Facultad de Ingeniería, generando una instancia de diálogo y virtuosismo entre los colaboradores.

Juan Carlos Espinoza, decano de la Facultad de Ingeniería presidió esta nueva instancia colaborativa donde estuvieron presentes el director del Departamento de Gestión Estratégica, Felipe Salgado, el decano electo de la Facultad de Ingeniería, Dr. Cristian Vargas, Paulina Ulloa del Centro de Estudios del Futuro, el director del Centro de Innovación, Dr. Alejandro Gutiérrez,  y el Jefe la la Unidad de Innovación y Emprendimiento de la Vicerrectoría de Investigación y Desarrollo, Leonidas Ibarra, entre otras personalidades.

El Decano se refirió a la conformación del Centro y su evolución desde el día de su implementación comentando que, “desde que empezamos con la idea de instalar el Centro de Innovación, hemos visto su desarrollo y el espacio que ha ido ganando dentro de la universidad. Esta es la única unidad que tiene la capacidad de aglutinar un conjunto de herramientas, instrumentos, equipos e impresoras que apoyan directamente la manufactura aditiva como sustractiva, por un lado, y, por otro lado, cuenta con profesionales que apoyan a la comunidad universitaria al desarrollo de innovación y emprendimiento conectandola con las necesidades del sector productivo industrial”.

Los analistas de la Dirección de Gestión Estratégica de la USACH, DGE, Gloria Quezada y Juan Carlos Alano, presentaron una propuesta inicial sobre la misión y visión para el Centro que fué desarrollada luego de haber recibido una serie de fichas de trabajo, obtenidas de la primera jornada de planificación. Todo esto, con el fin de recabar información relevante sobre la concepción que tienen los participantes sobre el Centro de Innovación.

Los resultados obtenidos por las fichas englobaron características y temáticas que definieron al Centro como un espacio en donde se desarrolla innovación, emprendimiento, prototipos, transferencia, desarrollo sostenible, investigación aplicada, asistencia técnica, relación entre entidades públicas y privadas, y trabajo multidisciplinar, entre otras cosas. Sobre esta propuesta fueron los mismos participantes quienes desarrollaron el ejercicio colaborativo de aportar desde su perspectiva en las proyecciones de este espacio creativo, intercambiando ideas que se acercaran a la definición más correcta y purista para la organización.

Dentro de las intervenciones realizadas, el ex subdirector del Centro de Innovación, Leonidas Ibarra, ahora Jefe de la Unidad de Innovación y Emprendimiento de la VRIDEI, destacó que el aporte actual que presenta el Centro se desarrolla a través de su staff de profesionales y su capacidad en equipamiento e infraestructura, por lo que las definiciones a tomar debiesen estar dirigidas a presentar a la organización como el ente que facilita y brinda la ayuda a las áreas investigativas de la universidad  e industria, por medio de sus gestiones y maquinarias que facilitan el desarrollo de innovaciones que impacten posteriormente en el medio.

Pedro Palominos, director del programa Centro SmartCity Lab, señaló que la misión y visión del Centro debe contener las fortalezas de la organización y tratar de especificar el o las áreas de desempeño, destacando el equipamiento tecnológico que cubre necesidades de manufactura 4.0, y su rol de soporte a la investigación. “El Centro es un espacio que apoya a la investigación, que apoya a la extensión, que cuenta con un gran grupo de profesionales que están dispuestos a colaborar con los investigadores, y lo han hecho”.

Por su parte, Miguel Maldonado, académico del Departamento de Metalurgia e investigador de la universidad, quien ha trabajado muy de cerca con el área de emprendimiento del Centro de Innovación, con el programa VECTOR, señaló que la gran potencialidad que tiene la organización, se enfoca en construir prototipos en su parte de hardware. “La gran fuerza que acá encontramos es la de tener emprendimientos de base científico tecnológica que están enfocadas al hardware, de hacer cosas más que hacer aplicaciones de software, cosa que no se encuentra mucho en la literatura”.

El dueño de casa, Alejandro Gutiérrez, comentó que este espacio debe contemplar la comercialización y aprovechar la orientación que están adoptando las universidades en el desarrollo y fomento de las áreas del emprendimiento e innovación. “Este es un foco que nuestro Centro debería tener en carpeta. Debería tener un apoyo constante con los investigadores para que sus investigaciones se transformen en un producto que sea comercializable, y esto, va a generar el circulo virtuoso en el sentido de que, si tenemos recursos, por la venta de estas innovaciones, retroalimentamos la investigación y de esta manera se genera este proceso de economía circular al cual apuntamos”.

En lo global, los participantes concordaron en que la misión y visión del Centro debe enfocarse a las áreas con más potencialidades que tiene la organización como el prototipado y la manufactura aditiva y sustractiva, señalando también el gran atributo que ha tenido la organización  y que se ha planteado desde su conformación que es la de representar un ente catalizador que conecta las necesidades de la industria con las capacidades intelectuales y tecnológicas que tiene la Universidad de Santiago de Chile logrando así desarrollar soluciones que signifique un  real aporte a la sociedad por medio de progresos innovadores.

Esta fue la segunda jornada de planificación estratégica la cual tendrá más instancias para delinear de mejor manera las bases que definan el camino del Centro de Innovación. Por parte de la DGE se desarrollará una nueva propuesta que será presentada en la próxima reunión con los contenidos e insumos rescatados de este taller.

Por: Cristian Contreras

Acompañamiento, metodologías y personalización: La receta del Centro de Innovación para el despegue de sus emprendimientos

Estudiantes se vieron apoyados desde diversos prismas en sus iniciativas de innovación, las que se traducen en mejores definiciones de problema, análisis de competencia, modelos o ideas de negocio y postulación al Despecha USACH, entre otros.

A inicios de septiembre se dieron a conocer los nombres de las iniciativas que fueron preseleccionadas en el concurso de emprendimiento de la Vicerrectoría de Investigación, Desarrollo e Innovación (VRIDEI), Despega USACH. De 95 proyectos que participaron en la convocatoria 30 fueron escogidos para pasar a la siguiente fase y 10 de ellos contaron con el apoyo del equipo de emprendimiento del Centro de Innovación, a través de su Programa de Emprendimiento.

Despega USACH continúa con su proceso que busca reconocer a los proyectos de innovación más atractivos en su fase temprana y avanzada. En una ceremonia online a través de la plataforma de Youtube, se dieron a conocer las iniciativas preseleccionadas a la siguiente fase del concurso la cual contempla el inicio de las mentorías y talleres especiales que están dirigidos para la formación de los equipos y el fortalecimiento de sus propuestas con miras a la etapa final.

Bajo este contexto, el Programa de Emprendimiento, fue participe en la postulación de distintos proyectos que se presentaron a la convocatoria y que fueron seleccionados en esta nueva versión. Los trabajos desarrollados con los emprendedores comenzaron desde la implementación del programa y también se realizó una jornada especial que fue dedicada a dar los lineamientos requeridos para una correcta inscripción a la convocatoria.

Para Yerko Ramírez, Coordinador de Comercialización y Emprendimiento del Centro de Innovación, el foco del equipo está en que, “los estudiantes de nuestra universidad sean partícipes activos del ecosistema de emprendimiento. Es así, que planteamos que nuestro objetivo principal es dar esta instancia de entrenamiento y aprendizaje. Pudimos apoyar y conocer a 14 equipos con diversos proyectos de emprendimiento, y con mucho gusto podemos contar que 10 fueron parte de los 30 preseleccionados, y esperamos que la mitad de ellos pueda ganar alguna de las dos fases de Despega”.

Dentro de la misma línea, y sumado a la colaboración otorgada en la postulación al concurso, el equipo de profesionales realiza labores de acompañamiento y seguimiento a cada uno de los proyectos apoyados en esta fase preliminar, brindando sus conocimientos en la orientación de aspectos referentes a la ideación, metodología y formulación de propuestas, ente otras cosas.

“El apoyo que les brindamos fue guiar sus pitch, plan de trabajo e iteraciones, y postulaciones a fondos concursables, realizando mentorías por parte del equipo o conectando a los estudiantes con emprendedores nacionales e internacionales, según las necesidades de cada proyecto”, agrega Ramírez.

Pese que este año se ha visto afectado por la actual pandemia provocada por el Coronavirus, el equipo de emprendimiento considera que esta modalidad online que se ha instaurado, ha permitido que muchas personas que tenían la incertidumbre de cómo ser parte de este tipo de instancias, se animaran a participar, corroborando que existe un gran número de miembros de la comunidad universitaria que están interesados en aprender sobre emprendimiento.

Bajo este nuevo formato, el equipo comenta que, “hemos podido corroborar que aumentamos la tasa de éxito de los equipos intervenidos, ya sea en postulaciones o en optimizar sus tiempos de validación de ideas, incluso en su avance, pues les brindamos un apoyo constante que va en directo beneficio a sus proyectos”.

Programa de Emprendimiento en el ecosistema USACH

Dentro del ecosistema USACH, el Programa de Emprendimiento se posiciona como un actor que tiene como objetivo fomentar el emprendimiento e instaurar su erudición dentro del entorno universitario, su público objetivo lo componen los estudiantes que comienzan el camino del emprendimiento.

Lo que busca el Programa es brindar el apoyo a los equipos de estudiantes en su primer acercamiento a la actividad, generar la cultura de emprendimiento, y entregar, mediante un programa de entrenamiento, conocimientos y herramientas que facilitan el proceso de iteración del modelo de negocio.

“Mediante la metodología del Programa de Emprendimiento buscamos que los equipos puedan mejorar la deseabilidad del proyecto iterando sus ajustes, problema/solución, y así sepan analizar los factores críticos de éxito e iterar sus ideas iniciales. En paralelo a esto, realizamos mentorías personalizadas, donde damos cuenta de sus avances y nos permite ir identificando a los mejores equipos. En esta fase, nuestra apuesta es por el estudiante, su equipo, su motivación y no tanto su idea”, concluye Walter Valdés, coordinador de Programa y Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación.

Los 10 equipos preseleccionados del Despega USACH apoyados por el área de emprendimiento del Centro fueron: Tres, UV Protek, Hilando, Tricolabs, Gelys, Conectatas, Lipos, Blossom, Telemetría en Tiempo Real y Ecobox.

Por: Cristian Contreras

Académicos de Metalurgia obtienen aprobación de spinoff dedicado al monitoreo y optimización en tiempo real de procesos de flotación de minerales

La tecnología ya ha sido probada en distintas faenas mineras del país y pretende ser un elemento fundamental en la optimización de métodos productivos dentro del sector. Esta iniciativa forma parte de los equipos participantes de la Pre-Incubadora de Negocios del Centro de Innovación, VECTOR.

Una novedosa manera de llevar el control de los procesos de flotación de la industria minera desarrollaron académicos del Departamento de Metalurgia de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, a través del spinoff denominado, U-Sensing. Esta iniciativa fue presentada ante la comisión evaluadora de la Dirección de Gestión Tecnológica (DGT) de la Vicerrectoría de Investigación Desarrollo e Innovación (VRIDEI), resultando satisfactoriamente aprobada por las autoridades de la USACH.

Los doctores, Miguel Maldonado y Alfredo Artigas, son los propulsores de este nuevo emprendimiento de base científica tecnológica que permite implementar sensores para la optimización y monitoreo en tiempo real de los procesos de flotación presentes en el sector minero.

“La creación de este spinoff surge de manera natural, siendo el resultado de los proyectos de investigación aplicada que se llevaron a cabo en el Laboratorio de Flotación de la USACH, que he liderado los últimos 7 años. A esto, se suma el interés demostrado por distintas empresas del sector minero, las que, con sus requerimientos y solicitudes en el área, fueron acelerando el proceso de conformación de este emprendimiento”, comenta el Dr. Maldonado.

La oficialización de este trabajo permite a los profesionales generar un impacto en la industria minera y significa el comienzo de la consolidación de este emprendimiento que busca escalar dentro del mercado nacional. “La aprobación por parte de la VRIDEI para la creación del spinoff es el primer paso para la comercialización de las tecnologías desarrolladas y nos invita a enfrentar el desafío de transferir tecnologías de la USACH a la industria nacional e internacional”, señala el Dr. Artigas.

Los criterios utilizados por la DGT para la confección de iniciativas tecnologías desarrolladas en la universidad, contemplan parámetros de viabilidad técnica, económica y financiera. Dentro de estos miramientos, está el uso de infraestructura de la universidad, la capacidad profesional y de gestión de cada emprendimiento, y el potencial comercial de las iniciativas desarrolladas en la casa de estudios, entre otras cosas.

La aceptación de la solicitud por parte de la Dirección Tecnológica de la VRIDEI, es el paso inicial para la creación de un spinoff. Esta etapa, representa la última fase para que trabajos de innovación especializada puedan ser considerados como una empresa de base científica tecnológica (EBCT) que permita comercializar patentes de invención desarrolladas dentro de la Universidad.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, reconoce el trabajo realizado por los académicos en la creación de esta propuesta de valor, y las ventajas que este sistema tiene para la mejora de procesos productivos dentro de la minería nacional.

“Tanto el Dr. Maldonado como el Dr. Artigas, tienen un alto reconocimiento en el mundo minero, por lo cual no me cabe duda que este proyecto lo verán con mucho interés más que nada por el control en tiempo real de los procesos de flotación. La actividad minera requiere de métodos y sistemas que permitan optimizar cada vez más sus técnicas, tanto para aumentar sus ingresos, como para proteger también el recurso humano, que es de suma importancia en el sector minero”, destaca la autoridad.

U-Sensing, forma parte de los spinoff que participan de los trabajos de la Pre-Incubadora de Negocios del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR. Su paso por el Programa de Aceleración le ha permitido a la iniciativa contar con lineamientos estratégicos en la conformación y elaboración de un plan de negocios, facilitando su divulgación y la transferencia de las tecnologías   al ecosistema de la USACH y a la industria minera nacional.

“Nuestro programa VECTOR también ha puesto un grano de arena importante para poder consolidar esta importante iniciativa”, agrega Espinoza.

Sensores en tiempo real

U-Sensing es un sistema de medición que consiste en la creación de sensores desarrollados para poder ser utilizados en los procesos de flotación de la industria minera, estos sensores se sumergen y proporcionan información en tiempo real sobre las condiciones hidrodinámicas debajo de la espuma que producen las máquinas de flotación.  Los trabajos tecnológicos hasta el momento abarcan las mediciones de concentración de aire y de concentración de sólidos o densidad de pulpa mineral.

“La flotación es el principal proceso de concentración de minerales sulfurados. Hoy en día más del 70% de la producción de cobre nacional se obtiene como concentrado utilizando el proceso de flotación. Según proyecciones de Cochilco la importancia de este proceso será aún mayor durante los años que siguen, estimándose que para el 2029 cerca del 89% del cobre nacional se obtenga como concentrado” comentan los creadores del spinoff que ven estas cifras como una oportunidad dentro de la industria.

Si bien existen más dispositivos que se encargan de realizar monitoreos en los procesos de flotación, esta tecnología se diferencia de las demás al llevar una medición en tiempo real, lo que permite habilitar sistemas de control y optimización para la toma de una decisión en tiempo real, lo que significa un gran aporte en la reducción de la variabilidad del proceso en torno a un punto de operación óptimo.

Actualmente, la empresa se encuentra en conversaciones con compañías de la gran minería para evaluar la tecnología en sus distintas operaciones. Por el momento, U-Sensing, mantiene conversaciones avanzadas con Minera Los Pelambres quienes han demostrado su interés por este emprendimiento. “Para nosotros, Los Pelambres es una empresa clave ya que nos han permitido evaluar las tecnologías en sus operaciones y además nos apoya en un proyecto FONDEF actualmente activo”, comentan desde la interna.

A corto plazo, la iniciativa pretende conformar un equipo de trabajo para la prospección de la tecnología en plantas concentradoras (early adopters), los que estarán dedicados a la búsqueda en la determinación de impacto de las tecnologías en el negocio minero. “Una vez consolidados, el siguiente paso será escalar y abarcar operaciones mineras en países importantes dentro del sector como por ejemplo Perú”, finalizan desde la organización.

Durante estas semanas, los profesionales evaluarán la postulación a los fondos de apoyo del Ministerio de Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación y Corfo con su nuevo programa para emprendimientos de base científica tecnológica, Startup Ciencia.

Por: Cristian Contreras