Ganadores del Semilla Inicia compartieron sus experiencias con la comunidad innovadora y emprendedora de la USACH

Innovadores usachinos resolvieron sus dudas de cara a una nueva postulación del fondo concursable. Ximena Contreras, Ejecutiva de Convocatorias de Corfo, comentó en detalle todos los requisitos y consideraciones de esta iniciativa enfocada a proyectos que se encuentran en una fase temprana y de rápida implementación.

En una enriquecedora jornada informativa acerca del fondo concursable Semilla Inicia de Corfo, se desarrolló el webinar organizado por el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería denominado “Germina tu primer fondo”. La actividad tuvo como objetivo orientar a las y los emprendedores de la Universidad de Santiago de Chile en la postulación de esta convocatoria que cerró sus postulaciones el pasado 20 de octubre.

Ximena Contreras, Ejecutiva de Convocatorias de Corfo, junto a los estudiantes ganadores del concurso de ediciones anteriores Yasna Muñoz, Co Fundadora de Conectatas y Sergio Cerda, CEO de Cyclico, se encargaron de revisar todas las implicancias, requisitos y consideraciones de esta nueva versión de la convocatoria desde el punto de vista oficial de la corporación, y la mirada propia de los participantes.

Bajo este contexto, la Ejecutiva de Corfo, destacó el foco principal al cual apunta la convocatoria, detallando que, “el Semilla Inicia, está pensado para proyectos que están en etapas de idea o en una fase muy temprana de desarrollo de su solución. Proyectos de rápida implementación. Por ejemplo, iniciativas que tienen un prototipo preliminar o MVP. Algo que todavía no tiene ventas”.

Así también, señaló que las principales consideraciones que deben tener los proyectos participantes deben integrar información relevante acerca de la innovación, la procedencia, el alcance y potencial de las iniciativas, y la etapa en la que se encuentren los emprendimientos que buscan ser beneficiados con los 15 millones de financiamiento correspondientes al 75% de cobertura ofrecidos por el fondo.

Según lo expuesto por Contreras, los objetivos del Semilla Inicia, recaen en que los proyectos logren la validación técnica de su solución, la validación comercial de esta y la conexión de los proyectos con entidades expertas de apoyo en emprendimiento.

“Esperamos que las iniciativas propongan una solución que no esté lista, pero que, en el proceso, cumpla con lo que plantea. De la misma manera, buscamos que las innovaciones logren sus primeras ventas o contrato por servicio dentro de la ejecución del proyecto. Y también, buscamos que estas reciban acceso a redes, capacitaciones, conocimientos y vinculación con el ecosistema”, señaló.

En la actividad, también estuvo presente la Incubadora de Negocios de la Universidad de Santiago, Innovo, quienes, por medio de su Líder de Nuevos Negocios, Sebastián Callejas, presentó la oferta de innovación y emprendimiento con las que cuenta la organización y explicó su participación que tienen como ente patrocinador del fondo concursable.

“Nosotros apoyamos a los emprendedores en el desarrollo de sus iniciativas. Somos los primeros inversionistas de su proyecto. Acá los vamos a guiar en el desarrollo y la ejecución de sus proyectos y los vamos ayudar en rentabilizar y acelerar el negocio para disminuir el tiempo existente entre la brecha de la fase de idea, y la primera venta. El compromiso que adquiere el emprendedor Innovo es que su idea se transforme en negocio y se desarrolle todo de una manera colaborativa.”, dijo Callejas refiriéndose al compromiso que se genera con los innovadores que buscan escalar sus iniciativas a través del apoyo de la Incubadora de negocios.

Experiencia usachina

Luego de la participación de Corfo y la intervención de Innovo, fueron los propios estudiantes usachinos quienes pudieron orientar y ayudar a los emprendedores de la casa de estudios, comentando sus experiencias personales sobre los procesos de postulación, adjudicación y ejecución del fondo.

De esta manera, Yasna Muñoz, actual estudiante del Magister de Gestión de la Innovación y Emprendimiento Tecnológico de la Facultad Tecnológica de la USACH, compartió su situación personal con su emprendimiento Conectatas, plataforma nivel nacional que vincula a oferentes del sector de la salud para el cuidado de adultos mayores, la cual resulto beneficiada a comienzos de año por el Semilla adjudicándose los  15 millones de pesos de apoyo, más un extra de 2 millones al ser una proyecto liderado por una mujer.

“Cuando postulé tenía la prueba de concepto desarrollada, la idea un poco aterrizada, y si bien la aplicación te deja postular con la idea, tienes que demostrar en el formulario, que esta se va a implementar muy rápido. Lo ideal es que eso no sea más allá del cuarto o quinto mes que es en donde se tiene la primera versión de tu producto o servicio. En nuestro caso, teníamos el apoyo de Despega USACH y sabíamos que íbamos a tener este prototipo para esas fechas, por lo que esto, fue utilizado dentro de nuestra estrategia de postulación”.

“Lo que más me costó, y seguimos trabajando en eso, es el modelo de negocio, el cual debe estar muy claro en la postulación, ya que se debe demostrar la escalabilidad y la sostenibilidad del proyecto en el tiempo en que se ejecuta la iniciativa”, agregó la emprendedora indicando uno de los puntos a reforzar dentro de la postulación a la convocatoria.

Por su parte Sergio Cerda, Ingeniero de Ejecución en Metalurgia y estudiante de prosecución en Ingeniería Civil Industrial de la Facultad de Ingeniería, hizo lo propio con su proyecto Cyclico, emprendimiento que reutiliza el aluminio y las latas para la confección de cubiertos, otorgando mayor vida útil a los utensilios ecológicos, y proyecto con el cual, se adjudicó el financiamiento de la edición 2020 del concurso.

“Nosotros partimos desde cero. Participamos de todos los procesos e instancias de innovación y emprendimiento de la universidad para llegar a ser una empresa como lo somos ahora, por lo que pasamos de la idea, a un producto final”, dijo Cerda respecto a su camino recorrido dentro del ecosistema emprendedor que le permitió percibir fondos de las distintas convocatorias universitarias y públicas.

Desde su punto de vista, el CEO de Cyclico, recomendó a los postulantes del Semilla tener claridad en el para qué se necesita este fondo; en el identificar bien la etapa en la que se encuentran sus iniciativas; el conocer los mercados a los que se van a insertar los emprendimientos; el buscar un mercado poco saturado para involucrarse; y el contar con un equipo multidisciplinario para el desarrollo de sus proyectos, entre otras cosas.

Posterior al webinar, el equipo de emprendimiento del Centro de Innovación colaboró directamente con las y los emprendedores de la universidad que solicitaron apoyo para la preparación y correcta formulación de la postulación al fondo. Emprendedores participantes del programa VECTOR Inicia fueron acompañados por los profesionales.

El Semilla Inicia cerró sus postulaciones el pasado 20 de octubre. En la edición anterior fueron más de 4000 las postulaciones que recibieron desde la organización y en esta nueva versión se espera una participación similar por parte del ecosistema.

Por: Cristian Contreras

Centro de Innovación de la FING desarrolla bootcamp VECTOR Refuerza para potenciar emprendimientos de la USACH

Por medio de talleres especializados, mentorías y trabajos prácticos las y los estudiantes fortificaron sus proyectos de innovación de cara a la siguiente edición del concurso de emprendimiento Despega Usach y de futuras competencias y convocatorias de innovación y emprendimiento. 

Una nueva línea de apoyo para las y los emprendedores de la Universidad de Santiago de Chile y los participantes del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería se llevó a cabo el pasado miércoles 8 de septiembre en el bootcamp VECTOR refuerza, instancia que congregó al talento innovador de la USACH en torno a las principales temáticas para desarrollar y fortificar una idea de innovación de cara a su maduración e inserción al mercado.

En una extensa jornada que contempló tres talleres  de aprendizaje y ejercicio, los equipos participantes del programa de emprendimiento estuvieron compartiendo en formato híbrido junto a los profesionales del área de Emprendimiento y del Laboratorio de Prototipado del Centro de Innovación diversas temáticas recurrentes dentro del ecosistema de innovación , todo esto,  con el objetivo de reforzar sus proyectos en miras de las distintas instancias y espacios de convocatoria que presenta la comunidad  innovadora universitaria y nacional.

Walter Valdés, Coordinador de Emprendimiento del Centro de Innovación, quien llevó adelante esta jornada junto a Marcelo Venegas, Gestor de Emprendimiento y Lorena Victoria Durán Encargada de Diseño y Prototipado, sostuvo que esta instancia tuvo como propósito “trabajar distintas variables que permitieran a las y los  emprendedores  mejorar sus proyectos por medio de metodologías, mentorías y talleres especializados  desarrollados acorde a las  necesidades y estados de avance que presentan las distintas iniciativas de innovación”.

Bajo esta dinámica, el profesional desarrolló los talleres de Diseño del Problema y Propuesta de Valor, dos materias conocidas dentro del ecosistema y que resultan fundamentales para la conformación y realización de un proyecto en su salida al mercado.

Sobre el primer taller, Walter señaló que hablar del problema es la principal métrica de éxito para saber cómo va un proyecto. “Se debe detectar un buen problema. Si no se analiza el problema y oportunidad, los proyectos pueden fracasar. Este debe tener variables bien definidas y todos sus elementos tienen que ser claros.”

En este ámbito, un problema para ser bien planteado debe contener cifras significativas para la industria a la que se quiere apuntar, considerar el número de competencia presente, el dinero que se mueve en esta y la cantidad de personas interesadas, entre otras cosas. “Se deben plantear métricas y números que sean relevantes para ver la escalabilidad del producto o servicio. Existen necesidades insatisfechas, y se debe identificar el problema del área del mercado al cual uno se inserta”, agregó el Coordinador de Emprendimiento.

Por otra parte, el taller de Propuesta de Valor, introdujo conceptos que hablan acerca de la diferenciación de una iniciativa con otra, el generar una cuantía distintiva del producto o servicio con el cual se busca desarrollar un emprendimiento y el marcar tendencia en ciertas soluciones presentadas a los potenciales clientes, entre otras cosas. 

En este contexto, Valdés detalló que “es importante conocer al valor como un resultado de lo que sucede luego que la empresa interactúa con el usuario.  El resultado de nuestra interacción con las personas a las cuales le presentamos la solución de un problema o solución. La propuesta de valor es la razón por la cual te van a recordar, preferir y te vuelvan a escoger”.

“Este apartado es uno de los que más se considera dentro de un proyecto de innovación, y tiene una posición muy relevante en el Lienzo Canvas, ya que es aquí en donde se debe presentar un elemento diferenciador al cliente o al usuario para que invierta o prefiera tu producto a servicio por sobre otro que esté inserto en tu mismo mercado”, complementó Valdés.

Ya por la tarde, Lorena Victoria Durán, encargada de Diseño y Prototipado del Centro, llevó a cabo el taller Estrategias de Prototipado, instancia que sirvió a las y los participantes para conocer los beneficios y características con los que cuenta esta área de conocimiento y la importancia que tiene esta para el desarrollo de una fase en donde se debe aprender y mejorar en las soluciones a diseñar.

La actividad, contó en detalle el proceso por el cual deben pasar los proyectos de innovación y emprendimiento previo a su inserción al mercado, destacando al prototipado como el proceso mediante el cual se le da sentido a la realidad y a una idea, con el fin de ponerlas a prueba en alguna de sus dimensiones. “Es la metodología para testear y validar las hipótesis”, sostuvo Durán.

De esta manera, se vieron las consideraciones para la planificación de una estrategia de prototipado, la cual tiene entre sus fases, la descripción del perfil del cliente, la definición y priorización de la de la hipótesis del prototipado, la definición del prototipo y su construcción, el testeo y validación, y, por último, la evolución de este, con sus respectivas conclusiones.

“En la fase de prototipado se debe poder fallar rápido y fallar barato. Se les ve el valor a las incógnitas desconocidas para re-enfocar el problema oportunidad y la co-evolución del problema solución. El problema siempre va cambiando el entorno, este se va modificando”, destacó la encargada de diseño y prototipado del Centro de innovación.

Luego de cada presentación los estudiantes pusieron en práctica lo visto en los talleres y trabajaron en sus propios proyectos definiendo su problema, segmentando e identificando el punto de mercado en el que se encuentra cada cual, para luego desarrollar un ejercicio de pitch comercial en donde presentaron sus iniciativas ante sus pares destacando sus propuestas de valor y las posibles estrategias de prototipado para sus innovaciones.

VECTOR Refuerza se desarrolló en un formato mixto (presencial y virtual), y contó con la participación de los representantes de 6 de los 8 emprendimientos en las instalaciones del Centro de Innovación y los dos restantes de manera telemática a través de la plataforma Zoom. La actividad, se desarrolló bajo todas las medidas sanitarias y de seguridad establecidas por las autoridades de salud y la Universidad de Santiago.

Por: Cristian Contreras

Innovadoras iniciativas se presentaron en cierre del programa de emprendimiento VECTOR Inicia del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH

Luego de 9 semanas ininterrumpidas de aprendizajes para la creación de un negocio de base científica y tecnológica mediante talleres especializados por emprendedoras y emprendedores, junto con mentorías personalizadas se dieron a conocer las nuevas iniciativas que se integran al ecosistema de innovación y emprendimiento.

Las buenas ideas siempre logran reunir a la comunidad innovadora y emprendedora de la Universidad de Santiago de Chile, USACH, y bajo esa dinámica, se desarrolló la ceremonia de cierre del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad tuvo como protagonista a cinco iniciativas de innovación levantadas por estudiantes que participaron ante un jurado experto de la escena nacional en un vibrante concurso de pitch.

Junto a casi un centenar de personas presenciando la actividad transmitida en el canal  de youtube del Centro, el Decano de la Facultad de Ingeniería y Director del Centro de Innovación, Dr. Cristian Vargas, dio las palabras de bienvenida a la actividad haciendo referencia a la importancia que ha tenido la facultad en la inserción de temáticas de innovación y emprendimiento dentro de la universidad, destacando de esta manera a espacios como el Centro de Innovación,  el Vicedecanato de Investigación y Desarrollo, y la Vicerrectoría de Investigación (VRIDEi), Desarrollo e Innovación, como articuladores y propiciadores de la actividad.

“Para nosotros es de tremenda importancia abrir los espacios al ejercicio de la innovación y emprendimiento. Creemos fielmente en la gran dotación de conocimiento y capacidad que tiene la universidad. Tenemos las herramientas y por sobre todo la vocación de querer que cada una y cada uno de los estudiantes, consiga lograr sus más ambiciosos sueños que representen una real contribución a la sociedad por medio de la innovación”, comentó el Decano.

A su vez, el Prorrector, Jorge Torres, y la Vicerrectora de Investigación, Desarrollo e Innovación, VRIDEI, de la USACH, reconocieron a Vector Inicia como un espacio que representa e integra fehacientemente los planteamientos estratégicos institucionales de la universidad de aquí a los próximos 10 años. “Para el 2030 tenemos considerado al Desarrollo Tecnológico, Innovación y Emprendimiento, como uno de los ejes más relevantes dentro de nuestra planificación estratégica. Esto, va sustentado de otras cuatro aristas igualmente de importantes que complementan el camino de nuestra casa de estudios: el Desarrollo Territorial, la Inclusión e Igualdad de Género, la Sostenibilidad y la Internacionalización e Interculturalidad”, señaló la autoridad de Prorrectoría.

Por su parte, la Dra. Galotto, demostró el apoyo transversal que tiene la VRIDEi en este tipo de programas a través de su Unidad de Innovación y Emprendimiento, mecanismo que llega para sumarse al ecosistema colaborando en cada una de los asuntos más importantes del ecosistema. “Para la universidad, la innovación y emprendimiento son actividades esenciales en lo que es la formación y el quehacer de la misma, por eso, fomentamos y apoyamos a los alumnos desde el programa Despega USACH hasta programas semilleros de innovaciones como lo es este programa”.

A nombre del Centro de Innovación y del programa de emprendimiento, Walter Valdés, Coordinador de Emprendimiento, dio cuenta de los resultados y avances de esta nueva edición, y por medio de una presentación y un video, hizo un repaso del histórico que ha tenido el programa a lo largo de sus cuatro años de vida, destacando el alcance e impacto que ha logrado la actividad dentro de la comunidad universitaria contribuyendo así en la formación e impacto de 400 prospectos emprendedores.

En esta edición, fueron 104 las y los inscritos al programa, 365 los registrados sesión a sesión y 21 los equipos de emprendimientos que participaron semana a semana en las distintas actividades de reforzamiento que planteó VECTOR Inicia para este año. Valdés recalcó la importancia de abrir el espacio a todo quién quiera aprender, pues a ese ideal responde Vector Inicia.

 Concurso de Pitch

Luego de 9 semanas ininterrumpidas de conocimientos acerca la conformación de un negocio de base científica y tecnológica por medio de talleres especializados y  mentorías personalizadas, 5 de los 21 equipos de emprendimiento que formaron parte de esta nueva edición, dieron vida a la actividad principal de la Ceremonia, el concurso de pitch de VECTOR Inicia.

Los emprendimientos, previamente seleccionados por la organización, fueron: Quazar Technologies, tecnología para la producción cervecera artesanal; JEMNE, sistema de medición y análisis de pasajeros para optimizar el transporte público; Nutrición X, Software para una alimentación fácil, simple y personalizada; Next Energy, generador modular a base de hidrógeno verde; y NutriGreen, sistema de manejo de dietas y minutas para casinos que busca de la optimización y reducción de huella de carbono.

Las iniciativas se sometieron a la evaluación especializada de tres importantes personalidades dentro del ecosistema emprendedor de la universidad y del ecosistema nacional. De esta manera, Catalina Garrido ingeniera en biotecnología de la USACH y CEO de Liva Company; junto a Barbarita Lara, inventora e innovadora, CEO – cofundadora de EMERCOM; y Leonidas Ibarra, Jefe de la Unidad de Innovación y Emprendimiento de la VRIDEI, estuvieron a cargo de escoger al mejor pitch de la jornada, reconocimiento, que recayó, en el proyecto NutriGreen, iniciativa liderada por Javiera García, estudiante de Ingeniería Civil Industrial, la cual convenció al jurado por su elocuencia y solución en el área nutricional y alimenticia.

En representación del jurado, Barbarita Lara, dio los resultados de la competencia, felicitando a la ganadora de la jornada, y haciendo un llamado y recomendación general a todos los equipos para seguir trabajando con sus iniciativas en cada una de las aristas que le permitan seguir robusteciendo sus proyectos, llevándolos así, al siguiente paso.  “Creo que es necesario dedicar tiempo en incluir equipos multidisciplinarios, en entender muy bien que, reparar en temas tan específicos como un tema de software, por ejemplo, puede ser incluso lo más importante y el core del negocio, y deben tener la capacidad y estar abiertos a la recepción críticas y feedback para el correcto desarrollo de sus iniciativas”.

Por su parte, el público también tuvo un rol importante dentro de la actividad, escogiendo de manera virtual a la iniciativa más atractiva, según su criterio.  De este modo, Quazar Technologies, emprendimiento liderado por Cristóbal Venegas, estudiante de ingeniería Civil Química, se llevó el reconocimiento de la gente obteniendo así el “premio del público”.

Ricardo Gamboa, estudiante de Ingeniería Civil en Telemática, fue galardonado con el premio “Espíritu Emprendedor”, reconocimiento que por segundo año consecutivo destaca a la o el participante que ha demostrado una gran motivación y compromiso durante todo el desarrollo del programa, invitando a más estudiantes de la universidad, a participar e interesarse de este tipo de iniciativas de emprendimiento con los que cuenta la USACH.

Próximas convocatorias del ecosistema

Como parte de los trabajos en conjuntos de vinculación dentro del ecosistema de innovación y de emprendimiento, el Gestor de Emprendimiento de la Unidad de Innovación y Emprendimiento de la VRIDEI, Diego San Martín, presentó a la comunidad, y sobre todo a los participantes de VECTOR Inicia, la séptima edición del concurso para emprendedores de la universidad, Despega USACH.

En comparación con sus últimas versiones, la edición 2021 del concurso trae consigo las categorías, Despega Innovación Científica Tecnológica y Despega Innovación Social, sumado del programa especializado para innovadoras mujeres, Despega Mujer, como nuevas líneas de trabajo. Sobre el programa recién mencionado, San Martin comentó que “este es un programa que está destinado a fortalecer el empoderamiento y liderazgo femenino con cuatro grandes ejes que se ven reflejados en la participación equitativa, la realización de programa con un apoyo transversal, la dinamización del ecosistema, y la bonificación adicional de un 25% en financiamiento adjudicado a proyectos liderados por representantes femeninos”.

Por otro lado, representantes de la compañía de origen austriaca, RedBull, realizaron una breve presentación para dar a conocer su convocatoria estudiantil de emprendimiento a nivel internacional RedBull Basement, iniciativa que cumple su cuarta edición y que en esta ocasión busca motivar a la comunidad educativa en torno al desarrollo de nuevas ideas tecnológicas que contengan un impacto significativo para el campus y el mundo, a diferencia de sus versiones pasadas.

Ya finalizando la actividad y dando el cierre oficial a la ceremonia, René Villegas, Encargado  de la Unidad Capacidades Institucionales del Departamento Fortalecimiento de Capacidades Institucionales y Transferencia de la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo, ANID, coordinador del Programa de Ingeniería 2030, manifestó su conformidad con la labor que ha estado realizando la universidad en cuanto al impulso de la innovación y el emprendimiento dentro del ecosistema educativo, destacando la disposición y abertura de quienes forman parte de la institución  para con las distintas soluciones demostradas por las y los emprendedores .

“Trabajos como los vistos en este programa dicen que ya no hay más puertas que se cierran a aquellos alumnos que van a golpearla en busca de apoyo, sino que hay un camino ya recorrido. Esto es bueno porque cuando partió el tema de pre incubación de empresas eso era muy difícil de conseguir, eso es lo que había que romper. Hoy al menos existe la respuesta y se comienza a ver el trabajo colaborativo para levantar la innovación y emprendimiento dentro de la comunidad universitaria”, concluyó el representante de la ANID.

Tras la finalización del programa los equipos de emprendimiento continuarán fortaleciendo sus iniciativas con el apoyo del equipo de emprendimiento del Centro de Innovación, potenciando así sus iniciativas para la participación de las distintas convocatorias de innovación y emprendimiento que presenta el ecosistema tanto a nivel universitario como nacional.

Por: Cristian Contreras

Con sesión dedicada al “Pitch Comercial” concluyeron los talleres del Programa de Emprendimiento del Centro de Innovación de la FING

Sebastián Cumsille, destacado emprendedor del área de las ventas, networking y gestión, abordó la temática de turno como un elemento vital para la venta, en donde saber negociar y entender al cliente, juegan un rol fundamental para una comunicación efectiva.

Con un contexto general sobre el mercado y brindando los lineamientos necesarios para desarrollar una presentación orientada al área comercial, se realizó el último taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con diversos actores de la comunidad universitaria, quienes semana a semana fueron robusteciendo sus iniciativas de innovación.

Sebastián Cumsille, Chief Commercial Officer en DMLABS SpA., alumni de Startup Chile y mentor del programa, estuvo a cargo de llevar a cabo el taller número 9 del programa: Pitch Comercial. En poco más de una hora el expositor presentó las incidencias y escenarios en los que se desenvuelven los emprendimientos dentro del mundo de los negocios, detallando así, las principales consideraciones para preparar un correcto discurso comercial.

Comenzando su presentación, el expositor hizo un repaso sobre lo que se entiende por vender, teniendo en consideración, el área en el cual se desenvuelven los emprendimientos, definiendo de esta manera a éste, como una forma de establecer relaciones.  “El vender es una interrelación entre dos o más personas que buscan algo en común, el mutuo beneficio. Pueden ser productos, servicios, conocimientos, bienes, tecnologías o innovaciones, entre otras cosas. Cada uno de ustedes tiene hoy una solución y quieren presentarlo al resto del mundo porque creen que va a servir. Bajo esta circunstancia, la venta es el medio a través del cual tú logras establecer esta relación con la persona que necesita de tu solución. La venta es el oxígeno del emprendimiento”.

De la misma manera, el emprendedor dio a conocer los tipos de ventas, negociación y estilos que hay dentro de la materia, destacando así a la negociación inmediata, progresiva y situacional como los principales ejemplares presentes de la actividad.

Para realizar un pitch comercial, Sebastián señaló que se debe conocer, analizar y reflexionar, puntos importantes con los que cuenta cada emprendimiento, tomando en cuenta, aristas que contemplen al modelo de negocios, el modelo de ingresos, el modelo relacional o cadena de valor, el dolor, la medicina, el producto, el buyer persona y la estrategia comunicacional a realizar. Una vez se tengan estos puntos claros, se comienza a estructurar una presentación de negocios.

“El pitch comercial tiene que tener una apertura, tiene que tener una oferta y tiene que tener un llamado de acción o una forma de cerrar el proceso.  Acá ustedes llaman a la persona a que efectivamente se movilicen, y le generan una emoción para que las impulse a adquirir o cerrar un trato con ustedes contratando o comprando el producto o servicio ofertado”, comentó Cumsille.

Uno de los modelos revisados para la confección de este pitch, apunta a resolver seis distintas tareas: convertirse y cultivar relaciones abriendo la “ventana” a una relación, contactarse con el tomador de decisiones, realizar y recibir preguntas, manejar efectivamente las objeciones de la contraparte, realizar el llamado a la acción para movilizar al receptor para lograr un resultado y por último, el hacer seguimiento tanto a los clientes y a los prospectos clientes.

Culminando su presentación, Sebastián invitó a los participantes del programa a desarrollar un ejercicio práctico para que los emprendedores pudiesen presentar sus iniciativas acordes a la materia vista en el taller, manteniendo un discurso simple, y teniendo como consideración, los desafíos de los prospectos clientes, la exposición de su solución y la llamada a la acción, dentro de sus esquemas de pitchs.

Dándole fin a su versión 2021, el próximo martes 3 de agosto a las 18:00 horas, a través del canal de su canal de Youtube, el Centro de Innovación, desarrollará la Ceremonia de Cierre de VECTOR Inicia. La actividad estará abierta al público general y contará con la participación activa de cinco emprendimientos que presentarán sus iniciativas ante un jurado compuesto por actores relevantes del ecosistema, que seleccionarán el mejor pitch de la jornada.

Por: Cristian Contreras

Ex CEO de Startup Chile desarrolló taller de Storytelling Pitch en programa de emprendimiento del Centro de Innovación FING

El Pitch Canvas fue presentado a la comunidad emprendedora de la Universidad de Santiago como herramienta para desarrollar una estructura de relato de negocio efectivo. La actividad fue desarrollada por Sebastián Díaz, reconocido consultor de startups a nivel internacional, Head Acceleration en Startup Heatmap Europe de Alemania.

Con un llamado a no centrarse en el producto, sino que en buscar el propósito y el porqué de las iniciativas con el fin de dar a conocer el efecto que causa en las personas o posibles clientes, se realizó la penúltima sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia.

Sebastián Díaz, asesor-consultor de startups a nivel internacional, ex CEO de Startup Chile, y actualmente Head Acceleration en Startup Heatmap Europe de Alemania, estuvo a cargo de llevar a cabo el taller “Storytelling Pitch”, actividad que se centró en brindar estrategias y metodologías para desarrollar una presentación de manera efectiva.

De forma muy precisa, el expositor definió la temática de la jornada refiriéndose a esta como un relato que debe tener un propósito claro en su elaboración. “El pitch es una historia que tu cuentas en muy poco tiempo en donde eres capaz de vender tu negocio y por sobre todo tu oferta de valor. Esta herramienta se utiliza para concursos y distintas instancias en la que tienes que dar a conocer tu iniciativa. Comprende un proceso de comunicación efectiva”.

De esta manera, quedó manifestado que para construir un storytelling pitch, se debe tener claro el objetivo de lo que se quiere lograr con esta presentación de rápida implementación, entendiendo así, que, debe haber un conocimiento de la audiencia a la cual uno se va a dirigir, para que, de esta forma, se logre adecuar el contenido y las palabras a utilizar dentro de la narración, las que posteriormente serán exhibidas a distintos tipos de públicos.

Como metodología para construir este relato, el expositor presentó el Pitch Canvas, una herramienta que es utilizada para modelar, orientar y esclarecer el contenido de la presentación, y la cual se trabaja completando 10 pasos que buscan hacer efectiva la exposición del negocio. Las secciones que contemplan este modelo son:  Declaración, Dolor, Producto, Demostración del Producto, Propuesta de Valor, Modelo de Negocios, Tracción de Consumidor, Inversión, Equipo de Trabajo y Llamado a la Acción.

“Esta tabla es bien utilizada dentro del ecosistema de innovación y emprendimiento del medio nacional, siendo una herramienta bien conocida por ejemplo en programas como los de  Startup Chile, entidad que ha albergado más  de 2000 startups  a lo largo de su existencia y que hasta el día de hoy  siguen utilizando este Canvas para las ventas de sus productos”, comentó el ex CEO de Startup Chile.

Así también, Sebastián explicó que esta herramienta tiene el potencial de ser un instrumento que puede ser utilizado en distintos flancos como un pitch, una competencia y una negociación, entre otras cosas, pero que, para que esto pase, es necesario tener claro el por qué uno está desarrollando cierta actividad.  “Una vez se sepa el por qué, y se tenga medido el tamaño del problema que se quiere resolver, ahí uno puede conectar casi de manera orgánica con las distintas estrategias a desarrollar ya sean estas estrategias de negociación, de marketing, de adquisición de usuarios, de levantamiento de capital, etc. El pitch es el primer paso para comenzar a estructurar la forma en que ustedes van a relatar o contar la historia de su negocio que les va a permitir lograr un sinfín de objetivos”.

Como recomendaciones y tips, se mencionó que se puede hablar acerca de los hobbies e intereses personales, solamente si estos, son capaces de conectarse con el negocio, teniendo especial cuidado, en caer en el egocentrismo. Así también, se convido a los emprendedores a practicar sus presentaciones frente a personas que puedan brindar un feedback para poder mejorar este relato, utilizando un cronómetro para cumplir con los parámetros de una presentación de rápida implementación, entre otras cosas.

Ya culminando la actividad, Sebastián recalcó la importancia que tiene cada emprendedor sobre sus iniciativas de negocio, invitándolos a confiar en sus capacidades e ideas, empoderándose así, de su expertise sobre el tema. “Lo más importante a la hora de presentar tu negocio es saber que ustedes son el héroe de su propia película. Ustedes son los emprendedores que están haciendo posible resolver un problema real a las personas. Ustedes son quienes tienen las motivaciones para poder llevar este negocio al siguiente nivel, y quienes le están poniendo el motor y el corazón al negocio. No hay nadie más capacitado que ustedes para poder desarrollar esta oferta de valor y llevar esta idea a la siguiente fase”.

Por: Cristian Contreras

Emprendedores de la USACH participaron en taller “Cifras de Mercado” del Centro de Innovación de la FING

Con el objetivo de presentar distintas estrategias y herramientas para cuantificar el mercado y sus definiciones claves dentro del mundo del emprendimineto, se realizó la séptima sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. 

Dennis Vivas, ingeniero industrial con experiencia en tecnología financiera, finanzas corporativas y negocios digitales y actual cofundador y director financiero de FintechLab, empresa especializada en el diseño e implementación de soluciones de tecnología financiera de extremo a extremo, llevó a cabo el taller llamado “Cifras de Mercado”, exposición que le permitió a los emprendedores de las USACH establecer parámetros de medición para sus distintas iniciativas.

“Cuando hablamos de cifras de mercado, estamos hablando de indicadores y mediciones. De cómo mido ese mercado objetivo o ese segmento de clientes que quiero atacar. Como decía Peter Dracker, si no puedo medirlo, no puedo administrarlo. Entonces, tener una cuantificación, una parametrización del mercado objetivo que queremos abordar, nos va a permitir bajar la ansiedad”, dijo Dennis, contextualizando su presentación y demostrando la importancia de este capítulo dentro del desarrollo de un emprendimiento.

De esta manera, el expositor destacó que para medir el desempeño de un negocio y el rendimiento de una iniciativa de mercado deben utilizarse indicadores que cumplan con características que vislumbren resultados que puedan ser comparativos, comprensivos y que tengan una razón o tasa.

“En un negocio, emprendimiento o empresa, lo que se mide se puede dividir en cuatro grandes partes: las ventas, los clientes, el producto y la parte financiera.  Este es el pulso diario que mide el desempeño de un negocio” complementó el orador.

Acorde a estas consideraciones, Vivas se centró en las métricas de ventas y las métricas de clientes, las cuales tienen que ver directamente con el mercado mismo en el que se encuentran los emprendimientos. Sobre las primeras, se habló acerca de ingresos, ingreso medio por cliente, ingreso mensual recurrente e ingreso mensual promedio, como métricas necesarias dentro del mundo de las startups. Mientras que las segundas, tratan sobre indicadores que tienen que ver con el ratio de conversión, el costo de adquisición de cliente, la tasa de recompra, el valor del cliente en su tiempo de vida y su tasa de abandono.

Ya avanzada la exposición, se detallaron cinco metodologías que al día de hoy son recurrentemente utilizadas por el ecosistema emprendedor para desarrollar un contexto de un negocio a explorar: De abajo hacia arriba (Botttom Up), De arriba hacia abajo (Top Down), Múltiplos comparables (competidores), Analítica de datos (proveedores de tecnología, por último, Dato Públicos y abiertos (Servicios de Impuestos Internos y bancos centrales).

“El método que más se usa, y el que normalmente se utiliza para emprendimientos que están recién escalando, por lo general, es el método De abajo hacia arriba (Bottom Up), ya que es el método más creíble y el que normalmente se utiliza en la mayor cantidad de proyecciones de este tipo de iniciativas, ya que es el más conservador y es el más realista”, agregó el cofundador y director financiero de FintechLab.

El Bottom Up se centra en la realidad de la empresa y en la demanda que podría atender, viendo su potencial de crecimiento respecto a las acciones a implementar. Este se compara con el tamaño total de mercado y se usa por su gran fortaleza que tiene para entregar datos reales sobre la cuota de mercado que se captura y la que se capturará, teniendo en cuenta, todos los esfuerzos realizados para lograrlo.

En el taller también se hizo un repaso de los distintos tamaños de mercado a través de la división de las industrias por medio del mercado potencial disponible, el mercado total disponible, el mercado accesible y el mercado alcanzable (PAM, TAM, SAM y SOM, respectivamente, por sus siglas en inglés).

Por: Cristian Contreras

La Segmentación de Mercado y Arquetipos de clientes fueron parte de la séptima sesión de VECTOR Inicia del Centro de Innovación FING

Continuando con las presentaciones metodológicas que buscan fortalecer el camino de aquellos estudiantes que contenga un proyecto de emprendimiento en su etapa temprana, se desarrolló la sexta sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, VECTOR Inicia.

De la mano de Walter Valdés, publicista de la Universidad de Santiago de Chile y Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación, se llevó a cabo el Taller: Segmento de Mercado y Arquetipo. La actividad marcó el comienzo de la recta final del programa y trató sobre las principales consideraciones que debe tener un emprendimiento a la hora de segmentar un mercado y caracterizar sus públicos objetivos.

Como punto de inicio, Valdés invitó a los participantes a tener claridad sobre lo que se está ofreciendo, para quién está dirigido este servicio y/o producto, donde se va a comercializar, y de qué manera éste se va a comercializar. Una vez resueltas estas consideraciones, es posible definir el negocio y lo que se quiere impulsar, pasando así, a una fase que busca desarrollar estrategias específicas para determinar tipos de mercados y potenciales clientes para iniciativas de emprendimiento.

 “La segmentación es importante porque podemos separar a las personas en grupos, lo que nos permite poder identificar de mejor manera diferencias, similitudes y afinidades, entre ellos. De esta manera, podemos atender sus necesidades y eso nos permite invertir de mejor manera nuestros esfuerzos y validación. Entendemos que cuando iniciamos un proyecto o cualquier actividad, lo más importante es optimizar todo lo que tenemos, pues los recursos son limitados”, comentó Walter acerca del valor que tiene la segmentación de mercado.

Para desarrollar una completa segmentación, se requiere considerar distintas variables que van a aportar información de valor para la formulación y reconocimiento del mercado al que se puede ajustar un determinado proyecto. Estas variables deben ser medibles, accesibles, sustanciales y accionables, según lo expuesto en el taller.

Sobre los Arquetipos, estos tienen como objetivo desarrollar una representación semi-ficticia acerca del consumidor final o un prospecto cliente, tomando consideraciones que permiten recoger información en base a los elementos objetivos recopilados en la segmentación de mercado. “Es una identificación de variables que podemos llevar hacia una representación”, complementó Valdés.

Bajo esta premisa, es fundamental diferenciar entre Arquetipo y Estereotipo, ya que el primero se debe tomar como un reflejo de datos reales de un grupo de personas, mientras que el segundo trata de una muestra sesgada que se aleja de la realidad, y que responde más a las aspiraciones, por lo que se hace necesario trabajar en base a datos que se ajusten a la realidad.

Ya en el final de su presentación, el expositor presentó una herramienta que ayudará a los emprendedores a desarrollar un perfil acerca sus potenciales clientes, el Buyer Persona,  matriz que permite profundizar sobre el arquetipo del cliente haciendo un análisis y descripción más detallada  que habla sobre habilidades, necesidades, experiencias ideales, personalidades, intereses, conocimientos tecnológicos, dolores, afinidades con la marca, y el por qué el público compraría o usaría nuestro producto.

“Este elemento busca que nos pongamos en los zapatos de los clientes para así lograr tener una visión más amplia sobre estos. Se representa a través de diversos cuadrantes que nos llevan a conocer en profundidad a nuestros clientes potenciales” concluyó el Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación de la FING.

Por: Cristian Contreras

Sesión de emprendimiento del Centro de Innovación FING abordó metodología para identificar necesidades de negocio

Continuando con los talleres impulsados por la Preincubadora de Negocios del Centro de Innovación, VECTOR, se llevó a cabo una presentación que tuvo como punto principal el desarrollo del método norteamericano, Jobs to be done.

Bajo la consideración de enfocarse en los requerimientos y necesidades del cliente, y poder empatizar desde su punto de vista, se desarrolló el quinto taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con la participación de la comunidad emprendedora de la Universidad de Santiago y repasó una de las variantes fundamentales para la conformación de un proyecto de mercado.

Haciendo una diferenciación entre los tipos de emprendimientos existentes en el ecosistema, Yerko Ramírez, Coordinador de Emprendimiento del Centro de Innovación, contextualizó el panorama del mundo del emprendimiento llevando así a cabo el taller: Diseño del Problema. El profesional, quien está a cargo de fomentar el desarrollo de emprendimientos de base científica tecnológica de la Facultad de Ingeniería, comenzó su exposición detallando la importancia que tiene la identificación del problema para la gestación de una iniciativa de negocio.

“Cuando hablamos de un proceso de innovación y de emprender, es súper necesario poder entender bien lo que rige o lo que da origen a nuestro problema, cuál es la línea causal de nuestro desarrollo. Nosotros a veces cometemos el error de enfocarnos mucho en la solución y olvidamos que esto de emprender, requiere de una mirada mucha más sistémica. Mucho más íntegra”.

De esta manera, Ramírez se centró en relevar las nociones esenciales para poder formular de mejor manera un correcto análisis a las problemáticas que debe enfrentar un emprendimiento o innovación, por medio de la metodología desarrollada por el economista estadounidense Clayton Christensen, el Jobs to be done.

El objetivo de este proceso, es llegar hasta el factor causal, hacia el inicio que hay detrás de una determinación de compra, haciendo necesario contar con una aproximación desde el punto de vista de los clientes en cuanto al servicio y/o producto que se desarrolla. “Lo que se busca cuando uno está innovando y emprendiendo, es entender la perspectiva que tiene el cliente constantemente”, complementó el profesional.

Dentro de las variantes y tareas que contiene esta metodología, Ramírez, comentó, que, “este es un trabajo que requiere de un proceso sistemático el cual ayuda a identificar necesidades y segmentos de mercados que no están satisfechos”. Bajo este marco, se presentan tipos de necesidades del cliente que se deben considerar para lograr una compresión más acabada sobre este, considerando así los puntos de:  trabajo funcional, resultados deseados, trabajos relacionados, trabajos emocionales y sociales, cadena de consumo y los resultados financieros deseados por el comprador.

Complementariamente, el Coordinador de Emprendimiento profundizó sobre algunas técnicas para identificar tareas e interpretar creativamente los datos recopilados de los clientes para el diseño del problema, como lo son la entrevista a profundidad, los estudios etnográficos, el informance y los focus groups, entre otras.

Concluyendo su presentación, Yerko comentó que las soluciones van mejorando y mutando con el tiempo, con el desarrollo de las tecnologías, pero la necesidad, siempre existe. “Cuando uno descubre esa necesidad insatisfecha de lo que está buscando el cliente de una manera objetiva, esa necesidad se mantiene en el tiempo, y lo que va cambiando es la solución. Decir que está todo hecho también es un error, porque las innovaciones y soluciones van mutando con el tiempo a medida se van desarrollando estas soluciones”.

Por: Cristian Contreras

Taller sobre “Análisis de Mercado” completó la tercera jornada del programa de emprendimiento VECTOR Inicia

Herramientas para determinar factores internos y externos al negocio fueron expuestos por Barbara Pereira, emprendedora y mentora especializada en emprendimientos de tecnología y sustentabilidad y Directora Fundación Equilibrio Sustentable.

Una mirada sobre la identificación de contextos para el desarrollo de emprendimientos fue revisada en el tercer taller del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad presentó distintas herramientas para que tanto los estudiantes pertenecientes al programa, como el público en general, pudieran desarrollar un completo análisis sobre el entorno en el cual se encuentran insertos sus proyectos.

De una manera bien participativa, Bárbara Pereira, Directora Fundación Equilibrio Sustentable, desarrolló la presentación denominada “Análisis de Mercado”. En su presentación, la emprendedora dejó invitado a los presentes a identificar sus proyectos dentro de su entorno, compartiendo así herramientas tradicionales que se utilizan en el mundo de los negocios para establecer estudios que contemplen factores sobre el micro entorno, macro entorno y el aporte a la cadena de valor, entre otras cosas.

Pereira destacó el vertiginoso movimiento y cambio que presentan hoy en día las organizaciones, señalando que, “la industria ha ido evolucionando de la mano tecnológica. A través de la tecnología, se ha ido progresando en las diversas actividades que tiene un determinado rubro, aportando tanto en la capacidad de producción, como en otros tipos de procesos que tienen que ver con los datos, maquinarias, publicidad, etc… Hoy la evolución de las ramas industriales tiene que ver con una fusión entre el negocio clásico y esta mirada de industria 4.0 en la que nos encontramos”.

Bajo este marco, el análisis de mercado se vuelve importante a la hora de emprender, ya que por medio de este apartado,  se puede determinar el tamaño del mercado en el cual se insertará una iniciativa, permitiendo de esta manera, identificar factores que se encuentran presentes en la elaboración de un negocio como lo son, el valor del mercado, la segmentación de clientes, la identificación y conocimiento de la  competencia, el entorno económico, las tendencias actuales, las regulaciones legales y culturales, entre otros.

De esta manera, Pereira hizo un repaso sobre el análisis PESTEL, una herramienta que ayuda a estudiar el entorno macro económico de una organización, reconociendo así los factores externos sobre los cuales las empresas no tienen influencia, pero que, sin embargo, les sirve de ayuda para identificar las oportunidades y amenazas con las que cuentan cada una de ellas. Esta investigación considera factores políticos, económicos, sociales, tecnológicos, ecológicos y legal, tal como lo presenta su sigla.

Así también habló sobre el análisis FODA, instrumento que sirve para determinar cuáles son las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas con las que cuenta un negocio (en este caso), y que servirán para determinar estrategias para enfrentar los diferentes entornos en el cual se desenvuelven distintas iniciativas, ya sean micro o macro entornos.

Ya concluyendo la jornada, la mentora explicó a los emprendedores que para desarrollar este tipo de análisis es necesario comunicarse con el entorno, generar redes de contacto, investigar, tener reuniones con actores expertos, participar y colaborar con los demás, entre otras cosas. “Para lograr el éxito dentro del área del emprendimiento hoy es esencial la colaboración. Hoy no se está solo y la única forma de crear una red y algo sólido es a través de la colaboración”.

Por: Cristian Contreras

Segunda sesión del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería trató sobre la “Propuesta de Valor”

Daniel Alfaro, Head of Operations & Customer Experience en Bicci Delivery compartió con la comunidad emprendedora todas las características e implicaciones que necesita este elemento que actúa como elemento diferenciador dentro de la confección y desarrollo de un proyecto innovador.

Continuando con los talleres del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, Vector Inicia, se desarrolló la segunda sesión denominada “Propuesta de Valor”. La actividad contó con la participación de los estudiantes pertenecientes al programa y estuvo abierta a la comunidad universitaria interesada en conocer más del área.

Bajo las consideraciones de Crear y Capturar Valor a la hora de emprender, Daniel Alfaro, Head of Operations & Customer Experience en Bicci Delivery, desarrolló una exposición que por medio de herramientas y experiencias personales tuvo por objetivo guiar a los estudiantes en la búsqueda e identificación de un elemento diferenciador que represente una cuantía más significativa en sus proyectos de emprendimiento.

De esta manera el emprendedor comentó que, “El valor es una relación que hay entre el objeto y el sujeto. En realidad, una secuencia lógica de los componentes del sujeto, del objeto y de la relación entre ellos. Cuando hablamos de valor, hablamos de un objeto que viene a ser nuestro producto y servicio, pero también tenemos por otra parte al sujeto que es nuestro cliente.

Dentro de las definiciones y características del valor se hizo un repaso sobre tres ítems importantes a considerar  para la caracterización de esta cuantía: Valor operativo/funcional, el cual habla sobre el grado en el que un producto permite a un usuario alcanzar sus objetivos;  el Valor visceral/sensorial, que se refiere a la naturaleza biológica de nuestras respuestas espontáneas sobre lo que es bueno o malo y seguro; y por último el Valor reflexivo/simbólico, que tiene que ver con estrategia humana de traducir la emoción en narraciones y nuevamente en una nueva emoción,  un impulsor de valor que puede influir en el afecto y la disposición física para interactuar con un objeto.

Según lo expuesto por Alfaro, las herramientas que ayudan al proceso de búsqueda de una Propuesta de Valor se encuentran en el Lean Canvas y en el Lienzo de la Propuesta de Valor que son los instrumentos desde donde se desarrolla el modelo de negocios de un emprendimiento y en donde la Propuesta de valor toma un rol fundamental al ocupar el centro de este lienzo. “La Propuesta de Valor es la forma que tu negocio resuelve un problema o da una solución de forma relevante para tu cliente”, agregó el mentor del programa.

Ya finalizando el taller, Daniel compartió con los estudiantes su experiencia respecto a la búsqueda y Propuesta de Valor dentro de sus proyectos y trabajos de innovación, destacando así su actual labor dentro de la compañía de delivery Bicci, donde junto a su hermano, presentaron una innovadora propuesta que se ocupa de las condiciones laborales de los repartidores de comida rápida, diferenciándose así de sus actuales competencias y brindando un elemento no explotado dentro del mercado, siendo esta propuesta la primera en el mundo de las apps de última milla.

Por: Cristian Contreras