COVID-19: Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería desarrolla nuevo prototipo de visera

El protector facial fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, donde se logró dar con un modelo que brindara una mayor contención y simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Continuando con los trabajos ligados a los desafíos del Coronavirus a nivel país, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, desarrolló un nuevo modelo de protector facial que va dirigido a la contención y el cuidado de esta emergencia sanitaria. Estos insumos están pensados para que el personal del área de la salud y quienes se encuentran realizando labores desde la “primera línea” puedan desenvolverse de una manera segura y no corran el riesgo de contraer el virus.

En base a archivos de protectores faciales de libre acceso, encargados del Laboratorio del Centro de Innovación, confeccionaron un nuevo modelo de visera que se suma a los diseños ya realizados por distintos grupos de makers a lo largo del país. El trabajo, fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, logrando brindar una mayor contención y una simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Para el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, este tipo de iniciativas que viene desarrollando la USACH, no hace más que demostrar los valores con los que cuenta la institución educacional y resaltar su espíritu colaborativo en este tipo de situaciones. “Nuestra Universidad tiene desde sus orígenes un sello social muy importante y por supuesto que iniciativas de este tipo, de apoyo a la sociedad chilena y a nuestros compatriotas, están en la línea de lo que en la Universidad y la Facultad queremos internalizar para nuestros estudiantes”.

“Sin duda alguna la creación de este prototipo de visera protectora, será un aporte importante en la protección de la salud de las personas y en particular para todo el personal que trabaja en estos momentos cuidando a los pacientes de COVID-19, y quienes se desenvuelven de alguna u otra manera con este virus”, agrega la autoridad.

Detalles de la visera

A diferencia de los planos ya existentes, el prototipo de visera, confeccionado por el Centro, está diseñado para que este sea elaborado de manera más rápida y a una mayor escala. Los materiales utilizados en este trabajo están desarrollados en base a una lámina de 760 x 450 mm de mica transparente, insumo que resiste la elaboración completa de un escudo protector facial, contando la máscara y su respectivo cintillo, requiriendo solo como adicional, una cinta elástica que genera la respectiva adhesión a la cabeza, de esta manera, los costos de su producción, bajan de manera considerable.

Este modelo, destaca sobre los demás, por su cobertor facial que cubre aproximadamente el 50% de la cabeza, brindando una mayor cobertura y evitando episodios de contagio mediante el contacto de algún tipo de fluido oral.  El dispositivo, se adapta a la parte frontal del cráneo debido a su óptimo sistema de prepicado el cual permite realizar el doblez necesario de manera ergonómica y simple, para su correcta usabilidad.

Otro detalle importante radica en la reutilización de este modelo, ya que sus materiales permiten que el escudo facial consiga ser desinfectado tras ser utilizado y se pueda volver a contar con este elemento para una siguiente jornada, evitando así, tener que recurrir a una excesiva cantidad de productos para cada persona que lo necesite y disminuir los desechos que dejan este tipo de creaciones.

Los trabajos iniciales estuvieron dirigidos en la confección de prototipos de máscaras y mascarillas mediante la impresión en tres dimensiones con las máquinas PRUSA y Markerbot, sin embargo, estos trabajos fueron evolucionando y derivaron en la producción de un elemento que cubriese una mayor superficie del rostro y fuera más rápido en el desarrollo de su producción. De esta manera se destinaron los esfuerzos en la creación de estos “escudos faciales” que requieren de un proceso de corte en la mica que se imprime, derivando en este prototipo.

La intención de estas labores, es fomentar el trabajo colaborativo y contribuir con acciones prácticas en esta emergencia de carácter internacional.

Por: Cristian Contreras

Manufactura de Última Generación al Servicio de Soluciones Sanitarias y Sociales

Columna Dr. Alejandro Gutiérrez, Vicedecano de I+D y Postgrado y Director del Centro de Innovación.

La actual contingencia sanitaria que nos azota a nivel mundial ha despertado el quehacer colaborativo y creador de distintos profesionales del país que buscan ser un aporte en la contención y el cuidado del COVID-19. Bajo este escenario, y entendiendo las necesidades presentes de los centros de salud y de la sociedad, sabemos lo importante que significa nuestra participación como ente intelectual e innovador en los distintos procesos de manufacturación tecnológica para ciertos dispositivos de primera necesidad que ayuden a combatir esta pandemia global.

Acorde a esto, se hace necesario señalar la importancia que ha teniendo el uso de softwares de modelamiento tridimensional de objetos dentro de esta emergencia, los que, por definición, hacen posible modelar equipos y plantas completas en forma virtual, mediante simulaciones cinemáticas y dinámicas, minimizando problemáticas de interferencia y armado. Uniendo esto, a los softwares orientados al análisis estructural de los componentes geométricos ya modelados, es posible determinar una integridad estructural.

Una vez resuelto los problemas cinemáticos, dinámicos y estructurales, es posible a través del uso de la manufactura aditiva, fabricar prototipos conceptuales que, dependiendo de las capacidades de los materiales para resistir esfuerzos, pueden transformarse en productos, productos que, en esta ocasión, están siendo destinados para la ayuda de quienes se encuentran batallando desde la primera línea en contra esta pandemia, y que sin duda han sido y serán, un gran aporte para la sociedad.

Como sabemos, una de las tantas ventajas que posee la manufactura aditiva, radica en el considerable ahorro de tiempo en el desarrollo conceptual de prototipos, elemento fundamental que prima en estos días.

Hoy nos encontramos expuestos a una demanda de maquinarias y accesorios en el área de la salud que sobrepasa la capacidad instalada de los equipos necesarios ya existentes. Los proveedores de estos aparatos no son capaces de alcanzar la solicitud que esta emergencia requiere y los precios de estos artefactos son de un valor muy elevado.

Ante esta inquietud, se nos hace necesario satisfacer los requerimientos presentados, tanto en el número de dispositivos a fabricar, como en el bajo costo de estos, y esta condición es factible de abordar si se cuenta con la experiencia en el uso de los recursos antes descritos, pues los tiempos de diseño y desarrollo, se verán drásticamente disminuidos y seremos capaces de satisfacer la demanda mediante la utilización de modelamientos tridimensionales.

Como Universidad, y Centro de Innovación, contamos con los recursos recién mencionados, lo que nos hace responsables de poner a disposición de la comunidad estas capacidades que se constituyen en una herramienta de alto impacto que va en ayuda de la sociedad.  Así lo hemos estado haciendo con la fabricación de prototipos de protectores faciales y un respirador artificial (trabajo en desarrollo), y así lo están haciendo distintas organizaciones de la Facultad de Ingeniería que se han comprometido con estos desafíos que se nos ha presentado.

Hemos acudido al llamado de la solidaridad, y a través de nuestra expertiz y capacidades técnicas, seguiremos colaborando en la manufactura de última generación de prototipos y productos que vayan dirigidos al servicio de soluciones sanitarias y sociales.

COVID-19: Investigadores de la Facultad de Ingeniería y Empresarios ex USACH desarrollarán respirador artificial

El prototipo busca cumplir con los estándares y necesidades requeridos por el sistema de salud nacional. El objetivo es llegar con una solución viable y probada hacia el Ministerio de Salud.

La confección de un respirador artificial que contribuya en el cuidado intensivo de los pacientes afectados por el Coronavirus, es la iniciativa propuesta por la red multidisciplinaria conformada por el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería y un grupo de ingenieros, ex estudiantes de la Universidad de Santiago de Chile. El equipo se encuentra desarrollando un prototipo para ir en ayuda de quienes requieren de este dispositivo de manera urgente, atendiendo el llamado de solidaridad en estos tiempos de pandemia.

Ante la inminente necesidad de respiradores por parte de los centros asistenciales de nuestro país, nace la idea de crear un dispositivo que cuente con los parámetros necesarios para poder brindar ayuda asistida a los pacientes que se encuentren con enfermedades pulmonares producto del COVID-19. De esta manera, el equipo de trabajo, se encuentra realizando pruebas que contemplan mediciones de frecuencia, amplitud de movimiento, motorización y ciclos de contracción del balón respiratorio, entre otros controles, que buscan garantizar un apoyo adaptable, personalizado y mecánico, en la confección de este nuevo diseño.

Los trabajos se encuentran en fase inicial, y ya se utilizó como base el modelo de respirador liberado por el Massachusetts Institute of Technology, MIT, para comenzar las labores de un prototipo más robusto que cumpla con los estándares y necesidades que requiere el sistema de salud nacional, trazando como objetivo, poder llegar con una solución viable y probada hacia el Ministerio de Salud.

Sobre la confección de esta red de trabajo, el Dr. Alejandro Gutiérrez, Vicedecano I+D y Postgrado – Director del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH, comenta que “Como Centro, estamos cumpliendo la labor de canalizar los RR.HH. disponibles en nuestra Facultad para el desarrollo de soluciones que puedan aportar a la mitigación de esta pandemia, específicamente estamos trabajando en dos líneas, que es la protección a través de máscara faciales y el desarrollo de ventiladores y respiradores,  que es la iniciativa en que participamos los  académicos junto a este grupo de ex alumnos”.

La formación y espíritu de quienes forman parte del ecosistema USACH, exige brindar apoyo a través de su red intelectual y técnica en momentos en que la comunidad más los necesita. “Tenemos capacidades tanto de infraestructura como humana, es nuestra obligación como entidad pública poner al servicio de la sociedad todas nuestras capacidades” comenta el Director del Centro de Innovación”, agrega el académico.

Esta iniciativa la componen Empresarios del sector privado (ex alumnos de la carrera de Ingeniería Industrial de la USACH) , e Investigadores de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, donde participan: Francisco Sepúlveda, Académico, Departamento de Ing. Mecánica; Matías Díaz, Académico, Departamento de Ing. Eléctrica; Félix Rojas, Profesor Asistente, Departamento de Ing. Eléctrica; Karina Barbosa, Académica, Departamento de Ing. Eléctrica; Claudia Moya, Gestora Tecnológica, Departamento de Ing. Eléctrica; Alejandro Gutiérrez, Vicedecano I+D y Postgrado – Director Centro de Innovación; Leonidas Ibarra, Subdirector, Centro de Innovación; Jaime González, Gestor Tecnológico, Centro de Innovación. Además, también forman parte la Dra. Karina Bravo del Laboratorio de Sistemas Neurales; y Rodrigo Morgado, Coordinador, Dirección de Gestión Tecnológica, ambos de Facultad de Química y Biología de la USACH.

Paralelamente, el Centro de Innovación se encuentra realizando prototipos de máscaras y viseras diseñadas para el uso de las personas que se encuentren en directo contacto con este virus. Desde el Laboratorio de Prototipado ya se han realizado los primeros modelos los cuales apuntan a mejorar y dar una nueva alternativa en la contención, prevención y cuidado de la actual contingencia sanitaria.

“La unión hace la fuerza”: Centro de Innovación se suma a iniciativa solidaria de SOS3D Makers para combatir el COVID-19

Mascarillas, viseras, protectores faciales e insumos para la elaboración de respiradores artificiales son producidos a través de distintas granjas de impresión 3D que se encuentran distribuidas en distintas ciudades de nuestro país. 

A través del desarrollo de prototipos desarrollados con sus equipos de impresión 3D y el apoyo intelectual de sus investigadores, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, se adhirió a la red de trabajo nacional gestionada por SOS3D Makers, iniciativa que busca fabricar insumos para la protección del personal de la Salud que se encuentra combatiendo esta pandemia desde la “primera línea” de los centros asistenciales.

El COVID-19 ha afectado a parte importante de la humanidad dejando a más de un millón de contagiados y miles de fallecidos a lo largo del mundo. Ante esta situación, diversas han sido las iniciativas forjadas por distintos equipos multidisciplinarios del área de la innovación y la salud a lo largo de Chile, los cuales buscan dar una mano a la contención y el cuidado de los principales afectados por el Coronavirus.

Bajo esta necesidad, SOS3D Makers, organización liderada por el Doctor Pedro Alberti académico del Departamento de Ingeniería en Computación de la Universidad de Magallanes y Fundador- Encargado Técnico Nacional, y Humberto Salinas Empresario, Founder – Coordinador, se encuentran confeccionando mascarillas, protectores faciales e insumos necesarios para la contención y cuidado de esta pandemia.

El modelo de trabajo de esta iniciativa es a través de la colaboración, y a partir de una Red Nacional, compuesta por personas naturales, empresas y universidades que contribuyen con sus capacidades técnicas e intelectuales en la diagramación y fabricación de estos dispositivos, buscan componer un grupo multidisciplinario que esté dispuesto a entregar sus conocimientos en pos del avance y cuidado de esta emergencia sanitaria.

La convocatoria realizada por SOS3D Makers contempla tres distintas formas de colaboración por parte del sector público y privado, la que están dirigidas en la línea de donación de dinero para financiar la fabricación de las herramientas de salud, la facilitación de capacidad técnica en cuanto a las máquinas de impresión 3D para la creación de mascarillas y ventiladores, y el apoyo de Universidades y Centros especializados en innovación, que aporten con sus recursos técnicos e intelectuales. Foco desde donde contribuye el Centro de Innovación.

A la actualidad, las casas de estudios participantes de esta iniciativa la componen la Universidad de Magallanes, a través de su Departamento de Ingeniería en Computación, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad de Viña del Mar, Universidad Arturo Prat y la Universidad de Santiago por medio del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería.

Los artefactos fabricados por las granjas de impresión conformadas a lo largo del país serán destinados a distintos establecimientos sanitarios del país y se espera que día a día se sumen más participantes dedicados a este tipo de soluciones innovadoras que van en ayuda de quienes están combatiendo este virus de manera in situ.

El Centro de Innovación FING es producto del proyecto Ingeniería 2030 y co-financiado por Corfo.

Para más información sobre esta iniciativa, visita el  sitio web del SOS3D Makers www.sos3dmakers.cl  .

Por: Cristian Contreras, Centro de Innovación Facultad de Ingeniería USACH.

El Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería evalúa prototipos de dispositivos que contribuyan en la emergencia sanitaria del COVID-19

Las impresoras 3D Prusa y Marketbot, están siendo utilizadas para la confección de protectores faciales que se acojan a los estándares nacionales e internacionales que la industria sanitaria requiere para este tipo de fabricaciones.

Desde que se inició esta emergencia sanitaria, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, se encuentra trabajando en el diseño y fabricación de distintas herramientas que contribuyan en la contención y el cuidado del coronavirus. Prototipos de mascarillas y viseras destinadas para el posible uso en el área de la salud y la comunidad en general, se han estado probado desde el punto de vista de la factibilidad en su fabricación.

A través de equipos de impresión 3D, Prusa y Marketbot, con los que cuenta el Centro de Innovación, el equipo del Laboratorio de Prototipado, se encuentra desarrollando trabajos de factibilidad en la fabricación de máscaras y viseras que sean de utilidad para la comunidad y el área de la salud. Contribuir para poder corregir detalles y perfeccionar los diseños que se encuentran disponibles ha sido el motor de las labores de esta unidad, siempre acogiéndose a las regulaciones y protocolos existentes en esta materia.

Cabe destacar que acorde a los lineamientos de las autoridades nacionales y la Universidad, el equipo de trabajo del Centro continúa realizando sus labores de manera remota, por lo que parte de los equipos de fabricación e impresión en tres dimensiones se encuentran en manos de los encargados del Laboratorio de Prototipado, quienes desde sus hogares trabajan en la búsqueda de la fabricación de un prototipo que sea de ayuda y cumpla con todos los estándares para la contención del COVID-19.

Por el momento, el Centro ha estado realizado impresiones de la máscaras y viseras que se encuentran con su código STL abierto, para que distintos investigadores, desarrolladores y profesionales del mundo de la innovación, puedan reproducir el trabajo y cooperar con un grano de arena, desde su vereda. Los trabajos efectuados por la gente de Prototipado contempla el uso de PLA tradicional, PLA antibacterial y ABS, como materiales de prueba para la confección de estos dispositivos.

Así como las mascarillas, son varias las iniciativas que distintos grupos de investigadores a lo largo del mundo realizan en torno a esta emergencia sanitaria, en este sentido, el decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, destaca la posibilidad de fabricación de más dispositivos, siempre desde el punto de vista del prototipado, que van en ayuda del cuidado del COVID-19.

“Otro tema, es la reciente noticia de la liberación por parte del MIT del diseño de un ventilador mecánico, muchas de esas piezas perfectamente también las podemos elaborar en nuestro Centro con un alto nivel de calidad y es un tema que propondré al Director del Centro para ir analizando el diseño y la factibilidad de crear un prototipo”, señala el Decano.

A estas labores, se suma la creación de una red multidisciplinaria de académicos e investigadores conformada por la Facultad de Ingeniería a través del Centro de Innovación, quienes se encuentran detallando los lineamientos para que, a través de la expertiz de cada uno, en su respectiva área, se puedan desarrollar elementos de valor que ayuden a perfeccionar la creación de estos tipos de dispositivos.

Los participantes de este red de trabajo está conformada por el Dr. Félix Rojas, subdirector de investigación, Departamento de Ingeniería Eléctrica; Dra. Karina Acosta Barbosa, académica e investigadora, Departamento de Ingeniería Eléctrica; Dr. Matías Díaz, académico e investigador, Departamento de Ingeniería Eléctrica Dr. Francisco Sepúlveda, académico e investigador, Departamento de Ingeniería Mecánica; Dr. Alejandro Gutiérrez, director, Centro de Innovación; Leonidas Ibarra, subdirector, Centro de Innovación; Lorena Durán, encargada de Prototipado, Centro de Innovación; José Arias, encargado de Laboratorio, Centro de Innovación; Yerko Ramírez, coordinador de emprendimiento, Centro de Innovación y Subdirección de Investigación e Innovación . Todos ellos pertenecientes a la Facultad de Ingeniería de la USACH.

Para el Centro es de suma relevancia adherirse a esta cruzada que busca combatir y ayudar a la comunidad en esta urgencia sanitaria. A través de los conocimientos y los equipamientos con los que cuenta la USACH y la Facultad de Ingeniería, es posible brindar el apoyo necesario para confeccionar herramientas y elementos que sean destinados para la ayuda, el cuidado y la prevención de nuevos casos COVID-19.

Por: Cristian Contreras

LA FACULTAD DE INGENIERÍA Y EL CENTRO DE INNOVACIÓN BUSCAN CONFORMAR GRUPO MULTIDISCIPLINARIO QUE APOYE EN LA CONTENCIÓN Y CUIDADO DEL COVID-19

El fin de esta iniciativa es reunir a los académicos y académicas expertos en sus respectivas áreas para que pongan a disposición sus conocimientos para la confección de elementos que ayuden al cuidado de esta emergencia sanitaria.

Atentos a los requerimientos y necesidades que la sociedad presenta referente a la presente contingencia sanitaria que estamos viviendo, la Facultad de Ingeniería, a través del Centro de Innovación, y en conjunto a la nueva carrera de Ingeniería Biomédica buscan ser actores activos dentro de esta problemática, reuniendo a las principales fuentes de conocimiento con los que cuenta nuestra facultad, y de esta manera, contribuir a la búsqueda y el desarrollo de soluciones innovadoras para esta situación.

Por esta razón, es que el Centro pretende convocar a los investigadores, académicos y profesionales con los que cuenta la Facultad de Ingeniería, para que colaboraren con sus conocimientos y participen de posibles soluciones e ideas que contribuyan a la contención, prevención y cuidado de esta enfermedad que tiene en emergencia a la comunidad nacional e internacional.

La idea es conformar un grupo de expertos multidisciplinarios que puedan poner a disposición las sapiencias correspondientes a su área, y a través de estas, ir trabajando en conjunto en la confección de elementos que ayuden el sobrellevar de esta situación a los centros de salud y a la comunidad en general.

Existe un gran potencial y capacidades académicas dentro del cuerpo docente de la Universidad, por lo que se hace necesario contar con la visión de cada uno de ellos sobre esta problemática, de manera de que, a través de su expertise, puedan entregar un input a la discusión que el Centro e Ingeniería Biomédica construirá con los especialistas de la facultad y las entidades competentes sobre el tema.

Esta contingencia representa una buena oportunidad para que, a través del trabajo colaborativo y multidisciplinario de los académicos e investigadores de la USACH, se desarrollen soluciones en conjunto que ayuden a sobrellevar esta pandemia que nos afecta en la actualidad, y que, de estas ideas, puedan salir trabajos desde el Centro de Innovación colocando a disposición elementos concretos que signifiquen contribución para la ciencia y la comunidad.

Por: Cristian Contreras

Equipo Vector

PROGRAMA DE ACELERACIÓN DE EMPRENDIMIENTOS TECNOLÓGICOS VECTOR INFORMA LA CONTINUIDAD DE SUS LABORES MEDIANTE COMUNICACIÓN EN LÍNEA

Trabajos para la consolidación de cinco spin-off y seis stratups universitarios se encuentran en fase de diagnóstico y próximamente se les entregará un Roadmap de innovación a los equipos con los pasos y compromisos a seguir.

Entendiendo la emergencia sanitaria en la que nos encontramos como sociedad y la incertidumbre que puede haber por parte de los participantes que integran el programa Vector, el equipo de trabajo del programa de aceleración de emprendimientos, del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, continúa realizando sus labores de manera habitual, amparados bajo las medidas de seguridad planteadas por las autoridades de salud nacional y la Universidad de Santiago de Chile. Las comunicaciones del grupo se llevarán de manera remota, a través de las distintas plataformas digitales disponibles y tendrán atención personalizada por el equipo de Vector liderado por el Encargado del Área de Emprendimiento, Sr. Yerko Ramírez y el Coordinador del Programa, Sr. Diego San Martín.

“Todo emprendedor siempre debe estar atento y dispuesto al cambio, pues cualquier eventualidad puede llegar a cambiar las reglas del juego. Es por lo anterior que Vector, nuestro programa de aceleración personalizada continuará funcionando de manera online, dando feedback constante, trabajando a distancia y estableciendo control y seguimiento a cada uno de los equipos participantes, mientras dure la cuarentena”, comenta Ramírez.

Vector es un programa de aceleración personalizado de emprendimientos de base científico-tecnológica, impulsado por la Facultad de Ingeniería, ejecutado por el Centro de Innovación y en conjunto con la Dirección de Gestión Tecnológica de la Universidad. Nace para apoyar y orientar la creación de nuevas empresas tecnológicas con una mirada global a raíz del desarrollo de productos de mayor valor agregado, buscando reforzar de manera individual y específica los trabajos en el ecosistema de emprendimiento de la Universidad.

Este 2020, el programa se encuentra desarrollando su versión piloto con la participación de once equipos de emprendedores, cinco de ellos spin-off y seis startups. Acá, participan algunos de los grupos destacados que han pasado por la Universidad y se espera que a futuro sean más las iniciativas que se sumen a este programa que busca apoyar a quienes buscan hacer de sus prototipos, una realidad.

En estos momentos los trabajos de los equipos se encuentran en la etapa de diagnóstico, contemplando como siguiente fase la entrega de un Roadmap del negocio y el planteamiento de una estrategia de innovación para los emprendimientos, por parte de los profesionales del programa. “Estaremos informando todo detalle a cada integrante de los equipos participantes para que logremos con éxito lo programada, por supuesto entendiendo y comprendiendo la urgencia que está atravesando nuestro país y el mundo”, finaliza San Martín.

Si te interesa saber más sobre el Programa Vector puedes enviar un correo a vector@usach.cl

EL CENTRO DE INNOVACIÓN DE LA FACULTAD DE INGENIERÍA CONTINÚA CON SUS ACTIVIDADES DE MANERA ONLINE HASTA EL 30 DE MARZO

Esta medida fue tomada en base a los protocolos de seguridad emanados por las autoridades de salud nacional y de la USACH. Las labores se mantendrán de forma remota mediante las tecnologías en línea como videoconferencia, correo electrónico y llamadas telefónicas.


De manera de prevenir y cuidar la integridad de las y los funcionarios, académicos, universitarios y socios externos de nuestra Universidad, por los ya conocidos acontecimientos de salubridad por los que pasa nuestro país y gran parte del mundo, referentes al COVID-19, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, ha decidido alinearse con la información oficial otorgada por las autoridades y la Universidad de Santiago de Chile, y postergará las actividades de éste, de manera presencial.

Las labores del Centro continuarán desarrollándose, eso sí, de manera remota, desde los hogares, aprovechando y utilizando las tecnologías presentes que permiten sobrellevar esta contingencia sanitaria por la que estamos pasando como sociedad. Plataformas de videoconferencia como Meet de Goggle, correos electrónicos y llamados telefónicos, serán utilizados para continuar con las labores y mantener el contacto con el ecosistema de este grupo de innovación.

Esta decisión ha sido tomada en base a los protocolos de seguridad originados este domingo 15 de marzo, por las autoridades de salud de Chile, y la Rectoría y Decanato de la Facultad de Ingeniería USACH. Para el Centro, es de suma importancia resguardar la integridad y el bienestar de cada una de las personas que integran este espacio de innovación.

Recordemos que Chile entró en la fase 4 del Coronavirus, lo que significa que existe transmisión sostenida y generalizada del virus en el país, donde no puede ser determinada de manera exacta el foco de contagio de la persona afectada. Esto requiere de un mayor manejo por parte de las autoridades de salud, quienes deben velar por la integridad de la población brindándoles mejores garantías para el manejo a tiempo de la prevención de este evento.

Esperamos que esta situación no afecte a más personas y mediante este tipo de medidas contribuyamos la contención y propagación de este virus. Depende de todos nosotros poder estar preparados y colaborar en esta contingencia sanitaria que ya ha afectado a parte importante de la población.

Por: Cristian Contreras