Centro de Innovación de la FING desarrolla bootcamp VECTOR Refuerza para potenciar emprendimientos de la USACH

Por medio de talleres especializados, mentorías y trabajos prácticos las y los estudiantes fortificaron sus proyectos de innovación de cara a la siguiente edición del concurso de emprendimiento Despega Usach y de futuras competencias y convocatorias de innovación y emprendimiento. 

Una nueva línea de apoyo para las y los emprendedores de la Universidad de Santiago de Chile y los participantes del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería se llevó a cabo el pasado miércoles 8 de septiembre en el bootcamp VECTOR refuerza, instancia que congregó al talento innovador de la USACH en torno a las principales temáticas para desarrollar y fortificar una idea de innovación de cara a su maduración e inserción al mercado.

En una extensa jornada que contempló tres talleres  de aprendizaje y ejercicio, los equipos participantes del programa de emprendimiento estuvieron compartiendo en formato híbrido junto a los profesionales del área de Emprendimiento y del Laboratorio de Prototipado del Centro de Innovación diversas temáticas recurrentes dentro del ecosistema de innovación , todo esto,  con el objetivo de reforzar sus proyectos en miras de las distintas instancias y espacios de convocatoria que presenta la comunidad  innovadora universitaria y nacional.

Walter Valdés, Coordinador de Emprendimiento del Centro de Innovación, quien llevó adelante esta jornada junto a Marcelo Venegas, Gestor de Emprendimiento y Lorena Victoria Durán Encargada de Diseño y Prototipado, sostuvo que esta instancia tuvo como propósito “trabajar distintas variables que permitieran a las y los  emprendedores  mejorar sus proyectos por medio de metodologías, mentorías y talleres especializados  desarrollados acorde a las  necesidades y estados de avance que presentan las distintas iniciativas de innovación”.

Bajo esta dinámica, el profesional desarrolló los talleres de Diseño del Problema y Propuesta de Valor, dos materias conocidas dentro del ecosistema y que resultan fundamentales para la conformación y realización de un proyecto en su salida al mercado.

Sobre el primer taller, Walter señaló que hablar del problema es la principal métrica de éxito para saber cómo va un proyecto. “Se debe detectar un buen problema. Si no se analiza el problema y oportunidad, los proyectos pueden fracasar. Este debe tener variables bien definidas y todos sus elementos tienen que ser claros.”

En este ámbito, un problema para ser bien planteado debe contener cifras significativas para la industria a la que se quiere apuntar, considerar el número de competencia presente, el dinero que se mueve en esta y la cantidad de personas interesadas, entre otras cosas. “Se deben plantear métricas y números que sean relevantes para ver la escalabilidad del producto o servicio. Existen necesidades insatisfechas, y se debe identificar el problema del área del mercado al cual uno se inserta”, agregó el Coordinador de Emprendimiento.

Por otra parte, el taller de Propuesta de Valor, introdujo conceptos que hablan acerca de la diferenciación de una iniciativa con otra, el generar una cuantía distintiva del producto o servicio con el cual se busca desarrollar un emprendimiento y el marcar tendencia en ciertas soluciones presentadas a los potenciales clientes, entre otras cosas. 

En este contexto, Valdés detalló que “es importante conocer al valor como un resultado de lo que sucede luego que la empresa interactúa con el usuario.  El resultado de nuestra interacción con las personas a las cuales le presentamos la solución de un problema o solución. La propuesta de valor es la razón por la cual te van a recordar, preferir y te vuelvan a escoger”.

“Este apartado es uno de los que más se considera dentro de un proyecto de innovación, y tiene una posición muy relevante en el Lienzo Canvas, ya que es aquí en donde se debe presentar un elemento diferenciador al cliente o al usuario para que invierta o prefiera tu producto a servicio por sobre otro que esté inserto en tu mismo mercado”, complementó Valdés.

Ya por la tarde, Lorena Victoria Durán, encargada de Diseño y Prototipado del Centro, llevó a cabo el taller Estrategias de Prototipado, instancia que sirvió a las y los participantes para conocer los beneficios y características con los que cuenta esta área de conocimiento y la importancia que tiene esta para el desarrollo de una fase en donde se debe aprender y mejorar en las soluciones a diseñar.

La actividad, contó en detalle el proceso por el cual deben pasar los proyectos de innovación y emprendimiento previo a su inserción al mercado, destacando al prototipado como el proceso mediante el cual se le da sentido a la realidad y a una idea, con el fin de ponerlas a prueba en alguna de sus dimensiones. “Es la metodología para testear y validar las hipótesis”, sostuvo Durán.

De esta manera, se vieron las consideraciones para la planificación de una estrategia de prototipado, la cual tiene entre sus fases, la descripción del perfil del cliente, la definición y priorización de la de la hipótesis del prototipado, la definición del prototipo y su construcción, el testeo y validación, y, por último, la evolución de este, con sus respectivas conclusiones.

“En la fase de prototipado se debe poder fallar rápido y fallar barato. Se les ve el valor a las incógnitas desconocidas para re-enfocar el problema oportunidad y la co-evolución del problema solución. El problema siempre va cambiando el entorno, este se va modificando”, destacó la encargada de diseño y prototipado del Centro de innovación.

Luego de cada presentación los estudiantes pusieron en práctica lo visto en los talleres y trabajaron en sus propios proyectos definiendo su problema, segmentando e identificando el punto de mercado en el que se encuentra cada cual, para luego desarrollar un ejercicio de pitch comercial en donde presentaron sus iniciativas ante sus pares destacando sus propuestas de valor y las posibles estrategias de prototipado para sus innovaciones.

VECTOR Refuerza se desarrolló en un formato mixto (presencial y virtual), y contó con la participación de los representantes de 6 de los 8 emprendimientos en las instalaciones del Centro de Innovación y los dos restantes de manera telemática a través de la plataforma Zoom. La actividad, se desarrolló bajo todas las medidas sanitarias y de seguridad establecidas por las autoridades de salud y la Universidad de Santiago.

Por: Cristian Contreras

Con la “Introducción al Emprendimiento” comenzaron los talleres de VECTOR Inicia del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería

Sebastián Cumsille, destacado emprendedor del área de las ventas, networking y gestión, compartió con la comunidad estudiantil sus conocimientos sobre el área, revisando las características de un emprendedor, los tipos de emprendimientos y los mitos recurrentes que existen dentro de la actividad, entre otras cosas.

Un interesante repaso acerca de los elementos más importantes que contempla el emprendimiento, dio inicio a los talleres del programa de emprendimiento del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, VECTOR Inicia. La actividad contó con la participación de cerca de 50 estudiantes que, a través de estas iniciativas, buscan hacerse camino dentro del ecosistema

Sebastián Cumsille, Chief Commercial Officer en DMLABS SpA., alumni de Startup Chile y mentor del programa, fue el encargado de dar vida al taller: Introducción al Emprendimiento. El emprendedor, realizó su presentación definiendo ciertos conceptos propios de la actividad, derribando de esta manera, erróneas apreciaciones y mitos existentes dentro del emprendimiento.

 “En general los emprendedores tienen que saber comunicarse y saber conformar equipos, porque son los equipos los que te van a terminar dando el conocimiento técnico que tú necesitas para poder llevar un emprendimiento hacia donde tiene que ir. Las compañías no son creadas por individuos, sino que son elaboradas por equipos”, comentó Cumsille, acerca de uno de los mitos del emprendimiento que hacen alusión a la creación individual de una Startup, entre otros.

Así también, se realizó una diferenciación entre los dos tipos de emprendimientos existentes en el ecosistema. Las PYMES y los emprendimientos basados en innovación. Sobre las primeras, se detalló que estas tienen que ver con pequeñas y medianas empresas que presentan en su modelo un crecimiento lineal en cuanto al flujo de ingresos. Mientras que las segundas, se caracterizan más por ser emprendimientos basados en I+D, en donde, en un principio, existen pérdidas de dinero, pero, sin embargo, a lo largo del tiempo, tienen un crecimiento de manera exponencial.

Para Sebastián es importante orientar los emprendimientos hacia la venta, ya que, a través de esta, es como uno logra comunicarse con otras personas para que estas puedan manifestar interés hacia un proyecto determinado. Así también, “es cómo se da flujo de caja a la iniciativa por medio del dinero generado, la tracción de talentos, la obtención de fondos concursables y el arrastre de personas individuales que puedan pagar por un producto o servicio”, complementó el facilitador.

Ya finalizando su presentación, el emprendedor destacó la rica cultura que ha adquirido el ecosistema nacional a través de las distintas instancias que fomentan e incentivan la actividad de investigación, innovación y emprendimiento, tales como: ANID, CORFO, SERCOTEC, Pro Chile, Startup Chile, Programas Universitarios, Fondos de Inversión, Aceleradoras, Incubadoras, entre otras.

“Existen un montón de posibilidades para emprender y aprender. Hoy, en donde todo se tornó digital, pueden encontrar una gran cantidad de programas diferentes que los van a ayudar a mejorar sus conocimientos específicos como emprendedores, y al mismo tiempo, les pueden brindar la obtención de fondos en distintas partes del mundo. Este es el momento para emprender. Nunca en la historia hubo tantas facilidades para poder emprender en los diferentes ámbitos que necesita un emprendedor para ser experto”, concluyó Cumsille.

Por: Cristian Contreras