COVID-19: Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería desarrolla nuevo prototipo de visera

El protector facial fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, donde se logró dar con un modelo que brindara una mayor contención y simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Continuando con los trabajos ligados a los desafíos del Coronavirus a nivel país, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, desarrolló un nuevo modelo de protector facial que va dirigido a la contención y el cuidado de esta emergencia sanitaria. Estos insumos están pensados para que el personal del área de la salud y quienes se encuentran realizando labores desde la “primera línea” puedan desenvolverse de una manera segura y no corran el riesgo de contraer el virus.

En base a archivos de protectores faciales de libre acceso, encargados del Laboratorio del Centro de Innovación, confeccionaron un nuevo modelo de visera que se suma a los diseños ya realizados por distintos grupos de makers a lo largo del país. El trabajo, fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, logrando brindar una mayor contención y una simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Para el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, este tipo de iniciativas que viene desarrollando la USACH, no hace más que demostrar los valores con los que cuenta la institución educacional y resaltar su espíritu colaborativo en este tipo de situaciones. “Nuestra Universidad tiene desde sus orígenes un sello social muy importante y por supuesto que iniciativas de este tipo, de apoyo a la sociedad chilena y a nuestros compatriotas, están en la línea de lo que en la Universidad y la Facultad queremos internalizar para nuestros estudiantes”.

“Sin duda alguna la creación de este prototipo de visera protectora, será un aporte importante en la protección de la salud de las personas y en particular para todo el personal que trabaja en estos momentos cuidando a los pacientes de COVID-19, y quienes se desenvuelven de alguna u otra manera con este virus”, agrega la autoridad.

Detalles de la visera

A diferencia de los planos ya existentes, el prototipo de visera, confeccionado por el Centro, está diseñado para que este sea elaborado de manera más rápida y a una mayor escala. Los materiales utilizados en este trabajo están desarrollados en base a una lámina de 760 x 450 mm de mica transparente, insumo que resiste la elaboración completa de un escudo protector facial, contando la máscara y su respectivo cintillo, requiriendo solo como adicional, una cinta elástica que genera la respectiva adhesión a la cabeza, de esta manera, los costos de su producción, bajan de manera considerable.

Este modelo, destaca sobre los demás, por su cobertor facial que cubre aproximadamente el 50% de la cabeza, brindando una mayor cobertura y evitando episodios de contagio mediante el contacto de algún tipo de fluido oral.  El dispositivo, se adapta a la parte frontal del cráneo debido a su óptimo sistema de prepicado el cual permite realizar el doblez necesario de manera ergonómica y simple, para su correcta usabilidad.

Otro detalle importante radica en la reutilización de este modelo, ya que sus materiales permiten que el escudo facial consiga ser desinfectado tras ser utilizado y se pueda volver a contar con este elemento para una siguiente jornada, evitando así, tener que recurrir a una excesiva cantidad de productos para cada persona que lo necesite y disminuir los desechos que dejan este tipo de creaciones.

Los trabajos iniciales estuvieron dirigidos en la confección de prototipos de máscaras y mascarillas mediante la impresión en tres dimensiones con las máquinas PRUSA y Markerbot, sin embargo, estos trabajos fueron evolucionando y derivaron en la producción de un elemento que cubriese una mayor superficie del rostro y fuera más rápido en el desarrollo de su producción. De esta manera se destinaron los esfuerzos en la creación de estos “escudos faciales” que requieren de un proceso de corte en la mica que se imprime, derivando en este prototipo.

La intención de estas labores, es fomentar el trabajo colaborativo y contribuir con acciones prácticas en esta emergencia de carácter internacional.

Por: Cristian Contreras