Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH y otras 11 instituciones se unen para donar 5 mil escudos faciales desarrollados con impresión 3D

La red busca masificar la producción del rediseño de escudo facial de Valparaíso Makerspace PUCV para colaborar en la protección de un mayor número de personal perteneciente a instituciones de salud pública frente al COVID-19.

El Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACh, a través de su Laboratorio de Prototipado, se unió a los trabajos colaborativos de la “Red Promaker PUCV”, iniciativa impulsada por Valparaíso Makerspace de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que comenzó a operar en marzo del presente año. Esta agrupación, conformada por 12 instituciones de cuatro regiones del país, se estableció estratégicamente para masificar la producción de un rediseño de un escudo facial a través del uso de la tecnología de impresión 3D.

Quienes componen la red son: Cowork Atacama, Corporación de Desarrollo e Innovación de la Ilustre Municipalidad de Rancagua, Corporación O’Higgins Crea, ProteinLab UTEM, Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH, Fablab-Olmué, Centro de innovación UC Anacleto Angelini, PlayaLab, Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, Departamento de Diseño Universidad de Chile, Laboratorio de Materiales Biobasados – BioLabFAU, LINNQ Lab y Corporación Hipoacusia de Chile.

El objetivo es donar más de 5 mil escudos a nivel nacional, para colaborar con diversos organismos de salud pública durante la crisis sanitaria, especialmente con aquellos profesionales que se encuentran trabajando directamente con pacientes COVID positivo, de manera de contribuir a través de conocimientos y herramientas tecnológicas a la seguridad de uno de los sectores más afectados por el virus.

Camila Valenzuela, coordinadora general de la Red Promaker PUCV, manifestó que la conformación de esta red maker responde a un sistema de trabajo colaborativo con un marcado espíritu de cooperación y fin social, “pues la demanda por estos implementos en el área de salud crece a diario junto con los contagios. La idea es poder aminorarla y apoyar la gestión de diversos servicios de salud a lo largo de todo Chile”.

“Esta alianza demuestra que trabajando de manera conjunta y solidaria es posible suplir de mejor forma una necesidad que lamentablemente ha ido en aumento. Lo que también es posible gracias a la impresión 3D, que permite simplificar los procesos de fabricación de estos elementos de protección y hacerlo desde cualquier parte, siempre y cuando cuentes con las herramientas, materiales y tecnología”, puntualizó Carolina Vega, coordinadora Técnica y Logística de la red.

Por su parte, Lorena Victoria Durán, encargada de Diseño y Prototipado del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería USACH, resaltó la importancia que tiene este tipo de iniciativas dentro del ecosistema, ya que “acerca los desarrollos de innovación y tecnología presentes en las universidades, a las instituciones y entidades de salud pública de nuestro país”.

“Como Centro siempre hemos estado abiertos a apoyar de manera colaborativa con las diferentes instituciones de prototipado y fabricación a nivel nacional que brindan soluciones innovadoras que van en directo beneficio de la sociedad. Hoy tenemos la oportunidad de ser parte de esta gran red de Makers, en donde la dinámica entre cada uno de los actores y los conocimientos en cuanto a la fabricación digital, han generado un ecosistema rico en colaboración, que sin duda cumplirá a cabalidad el objetivo establecido de la agrupación”, agregó la profesional.

Cabe destacar que la conformación de esta red es liderada por la PUCV y responde a la segunda etapa del proyecto “Retos de Innovación” del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Corfo y el Laboratorio de Gobierno.

¿Qué escudo se está donando?

El rediseño de escudo facial “Promaker PUCV” elimina el uso del elástico, lo que disminuye la probabilidad de ser un posible foco de infección, tiene un diseño ergonómico, una visera cubierta, es de fácil armado y sanitización, disminuye la cantidad de filamento, así como las horas de impresión, lo que permite más elementos puedan ser producidos por hora.

Además, el implemento fue testeado en usuarios y validado por el Laboratorio Lictex de la Universidad de Santiago de Chile, que está autorizado por el Instituto de Salud Pública para estos fines, en cuanto a protección contra gotas y salpicaduras, valoración de campo visual, evaluación de zonas protegidas y de la protección lateral.

Fuente: Red Promaker PUCV, Centro de Innovación USACH

“La unión hace la fuerza”: Centro de Innovación se suma a iniciativa solidaria de SOS3D Makers para combatir el COVID-19

Mascarillas, viseras, protectores faciales e insumos para la elaboración de respiradores artificiales son producidos a través de distintas granjas de impresión 3D que se encuentran distribuidas en distintas ciudades de nuestro país. 

A través del desarrollo de prototipos desarrollados con sus equipos de impresión 3D y el apoyo intelectual de sus investigadores, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, se adhirió a la red de trabajo nacional gestionada por SOS3D Makers, iniciativa que busca fabricar insumos para la protección del personal de la Salud que se encuentra combatiendo esta pandemia desde la “primera línea” de los centros asistenciales.

El COVID-19 ha afectado a parte importante de la humanidad dejando a más de un millón de contagiados y miles de fallecidos a lo largo del mundo. Ante esta situación, diversas han sido las iniciativas forjadas por distintos equipos multidisciplinarios del área de la innovación y la salud a lo largo de Chile, los cuales buscan dar una mano a la contención y el cuidado de los principales afectados por el Coronavirus.

Bajo esta necesidad, SOS3D Makers, organización liderada por el Doctor Pedro Alberti académico del Departamento de Ingeniería en Computación de la Universidad de Magallanes y Fundador- Encargado Técnico Nacional, y Humberto Salinas Empresario, Founder – Coordinador, se encuentran confeccionando mascarillas, protectores faciales e insumos necesarios para la contención y cuidado de esta pandemia.

El modelo de trabajo de esta iniciativa es a través de la colaboración, y a partir de una Red Nacional, compuesta por personas naturales, empresas y universidades que contribuyen con sus capacidades técnicas e intelectuales en la diagramación y fabricación de estos dispositivos, buscan componer un grupo multidisciplinario que esté dispuesto a entregar sus conocimientos en pos del avance y cuidado de esta emergencia sanitaria.

La convocatoria realizada por SOS3D Makers contempla tres distintas formas de colaboración por parte del sector público y privado, la que están dirigidas en la línea de donación de dinero para financiar la fabricación de las herramientas de salud, la facilitación de capacidad técnica en cuanto a las máquinas de impresión 3D para la creación de mascarillas y ventiladores, y el apoyo de Universidades y Centros especializados en innovación, que aporten con sus recursos técnicos e intelectuales. Foco desde donde contribuye el Centro de Innovación.

A la actualidad, las casas de estudios participantes de esta iniciativa la componen la Universidad de Magallanes, a través de su Departamento de Ingeniería en Computación, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad de Viña del Mar, Universidad Arturo Prat y la Universidad de Santiago por medio del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería.

Los artefactos fabricados por las granjas de impresión conformadas a lo largo del país serán destinados a distintos establecimientos sanitarios del país y se espera que día a día se sumen más participantes dedicados a este tipo de soluciones innovadoras que van en ayuda de quienes están combatiendo este virus de manera in situ.

El Centro de Innovación FING es producto del proyecto Ingeniería 2030 y co-financiado por Corfo.

Para más información sobre esta iniciativa, visita el  sitio web del SOS3D Makers www.sos3dmakers.cl  .

Por: Cristian Contreras, Centro de Innovación Facultad de Ingeniería USACH.