Centro de Innovación desarrolla su primera jornada de planificación estratégica de cara al 2021

El Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, el Decano de la Facultad de Ingeniería, el Director del Centro de Estudios del Futuro y actores relevantes del ecosistema USACH, participaron activamente de esta convocatoria que forma parte de las definiciones fundamentales que requiere este espacio innovador dentro de la industria nacional.

El Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería se encuentra en proceso de planificación estratégica y organizó la primera de tres jornadas que buscan brindar los lineamientos específicos que direccionen a la organización para posicionarse como un actor relevante dentro de las áreas de la innovación, emprendimiento y prototipado de la Universidad de Santiago de Chile, y del sector industrial poniente de Santiago.

Con la participación de destacados actores del ecosistema USACH y Corfo, Sol Uribe, Coordinadora I+D+i del Vicedecanato I+D de la Facultad de Ingeniería, estuvo encargada de hostear la actividad dando paso a los invitados para que manifestasen sus intenciones de colaborar y trabajar en conjunto con el Centro de Innovación en lo que respecta su planificación estratégica a implementarse en los próximos años. De esta manera, los profesionales presentes, compartieron su mirada actual sobre esta iniciativa y las proyecciones que tiene sobre este espacio de innovación.

Comenzando la jornada, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, señaló la importancia que tiene el Centro de Innovación dentro de la Facultad, destacando los trabajos colaborativos que existen entre las áreas de emprendimiento e innovación con el ecosistema universitario, y resaltando su propósito de convertirse en un polo de innovación dentro del sector poniente de la capital.  

“Una de las intenciones del Centro es que pudiese llegar a los sectores industriales del sector poniente y que efectivamente se transforme en un lugar de un nivel social en términos de apoyar a las comunas más vulnerables en la formación de jóvenes que tenga interés en la innovación. Queremos que este espacio no sea un elemento aislado, sino un todo. Que apoye tanto a actores internos como externos para que puedan desarrollar sus innovaciones”, dijo el Decano.

Por su parte, Víctor Caro, Director del Centro de Estudios del Futuro de la USACH, realizó una breve intervención en donde dejó en manifiesto la disposición del Centro para continuar trabajando el plan prospectivo estratégico 2030, destacando además la concordancia presente entre las disposiciones del Centro de Innovación, la Universidad y los actuales Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

“Cuando vemos esta generación de identidad territorial basada en la innovación y el emprendimiento que se plantea en el Centro, uno podría identificar a lo menos tres de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. El número 4 que tiene relación con la educación, el número 9, que habla sobre la Industria, innovación e infraestructuras, y el 17, que tiene que ver con revitalizar la alianza mundial para el desarrollo. Existe un desafío propio que conversa en forma directa con la propuesta institucional estratégica de la universidad, lo que ya es un valor en sí mismo”, comentó Caro.

Proyectando las labores a realizar, posterior a esta jornada, Felipe Salgado, Jefe del Departamento de Gestión Estratégica, DGE, compartió los trabajos que desde el departamento realizaran para dar curso al levantamiento del plan estratégico institucional y del Programa Centro de Innovación, los cuales contemplan como fase inicial el análisis contextual en el que se encuentra la organización y la obtención de insumos que irán definiendo los objetivos y metodologías a implementar en una siguiente etapa.

Bajo esta línea, Salgado comentó que, “es importante establecer cuáles son los insumos que van a ser determinantes en la metodología del plan estratégico. Estos nos permiten como departamento entregar una propuesta de borrador de lo que sería una misión, visión, del Centro para que posteriormente sobre este, se desarrollen instancias colectivas de revisión que incluyan la mirada particular de cada uno de los participantes, las que finalmente representarán los desafíos y las definiciones estratégicas del Centro”.

Por parte de los dueños de casa, el Vicedecano de Investigación, Desarrollo y Postgrado, y Director del Centro de Innovación, Alejandro Gutiérrez, hizo un repaso de la historia del Centro, dando a conocer la infraestructura, capacidades técnicas y profesionales, con las que cuenta el espacio, y destacando, las principales aspiraciones que tiene la organización dentro de la industria.

“El Centro de Innovación esta relacionado con apoyar actividades de investigación aplicada, innovación y emprendimiento. Queremos distinguirnos en la vinculación con nuestro entorno, por lo que buscamos ser un polo que permita articular y amplificar los talentos que tiene nuestra universidad en relación a las problemáticas de nuestra sociedad. Queremos partir en nuestra zona norponiente para luego ir escalando a nivel nacional e internacional”.

Ya culminado la jornada, y dando la visión y tendencias país, el Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo, Fernando Hentzschel realizó la presentación denominada “Desafíos de la Ingeniería hacia el 2030”, valorando la creación y desarrollo de este este tipo de establecimientos, y poniendo énfasis en el conocimiento real que se debe tener sobre las industrias y los receptores de cada desarrollo de innovación.  “Hay que ir a la industria, hay que ir a levantar esas problemáticas, hay que ver cuáles son esas dificultades. No solamente ofrecer las capacidades, sino que también escuchar mucho mejor cuál es el problema. Cómo me hago cargo del problema del cliente y no cómo le vendo la tecnología a este”.

Según su perspectiva, Fernando señala, que tanto el Centro, como toda iniciativa que apunte a las necesidades y el desarrollo de innovaciones y transferencias tecnológicas, deben estar constantemente repensando su modelo de negocio, abarcando así desafíos que contemplan transición tecnológica, transformación y conectividad digital, potenciamiento de las industrias tractoras que apoyen la reactivación económica sostenible, e implementación de nuevos modelos de negocios que alienten la sostenibilidad y la economía circular, entre otros.

La jornada también contó con la presencia de Rene Villegas, Coordinador del Programa 2030 de Corfo, María José Galotto, Vicerrectora de Investigación Desarrollo e Innovación en Universidad de Santiago de Chile y representantes de todos los Departamentos de la Facultad de Ingeniería. Todos participes activos de la planificación estratégica del Centro.

Por: Cristian Contreras

El “Modelo de Negocio” fue abordado en nueva sesión del Programa de Emprendimiento de VECTOR

El reconocido método Canvas fue expuesto por el facilitador de la jornada quien definió esta herramienta como un protocolo para presentar una idea de mercado a prospectos clientes.

Ya entrando en la recta final del Programa de Emprendimiento de la Pre Incubadora de Negocios del Centro de Innovación, VECTOR, se desarrolló el octavo taller que trató sobre el “Modelo de Negocio”. La jornada abordó las principales herramientas para conformar un plan de mercado acorde a las exigencias de la industria y de sus potenciales clientes.

Alejandro Gallego, ingeniero civil informático de Colombia, y desarrollador de softwares, experto en Lean Manufacturing, fue el encargado de dar vida a esta nueva sesión de conocimientos, brindado su mirada en el área del emprendimiento por medio de la herramienta de gestión estratégica para el desarrollo de nuevos proyectos, Canvas.

El profesional quien también es CEO de SAMMU, organización que busca mejorar la productividad de las empresas, revisó paso a paso el modelo de negocio que a su punto de vista es un “protocolo que facilita la comunicación de una manera fácil y ágil entre quien presenta un proyecto de mercado y sus principales stakeholders”.

“Un modelo de negocio Canvas es una simplificación que puede ser representada en una sola hoja, la cual describe la manera lógica la primera idea de cómo una empresa intenta generar ganancias”, agrega Gallego.

Para el emprendedor existen cuatro elementos que son esenciales para la conformación de un modelo de negocio los cuales están enfocados en el cliente, que es quien define la estrategia; la oferta, que se refiere al cómo se atrae al cliente; la infraestructura, que es donde se acoge nuestro modelo; y el beneficio, el cual se ve traducido en la generación de capital.

El modelo Canvas está compuesto por nueve bloques que permiten definir un proyecto de negocio junto a su estrategia: Segmento de Clientes, Propuesta de Valor, Canales de Comunicación/Distribución, Relación con los Clientes, Recursos Claves, Actividades Claves, Partners Claves, Flujo de Ingresos y Estructura de Costos.

Dentro de un equipo de trabajo este modelo se construye de manera colaborativa, y es importante tener presente que se debe estar abierto a escuchar a todas las partes que componen al grupo sin juzgar ni criticar, si es que no se tienen argumentos de peso, aceptando ideas rompedoras e innovadoras y adoptando e intercambiando roles, entre otras cosas.

A modo de conclusión Alejandro comentó que es fundamental para las empresas ir variando y cambiando sus propuestas de valor y modelos de negocios, ya que las necesidades y requerimientos de los clientes y la industria están en constante movimiento, por lo cual se debe estar preparado y abierto a enfrentar de distintas maneras las estrategias de cada uno de los emprendimientos.

La próxima jornada del Programa de Emprendimiento, estará a cargo de Cynthia Patricia Gómez, animadora digital de la Universidad del Valle de Atejamarc, México.

Por: Cristian Contreras

Gerente de Capacidades Tecnológicas de Corfo expuso sobre mapa para la Ingeniería 2020-2030

La instancia fue organizada por la Facultad de Ingeniería junto al Centro de Innovación y su objetivo fue definir las rutas que se visualizan para este período a partir de los lineamientos planteados por los programas de Corfo y su desarrollo en la academia, la industria y el sector público y privado.

El webinar «La ruta de la Ingeniería 2020 – 2030: Nuevos Focos» fue moderado por Leonidas Ibarra, Subdirector de Innovación e Investigación de la Facultad de Ingeniería y contó con la participación del Decano de la Facultad, Juan Carlos Espinoza, el Vicedecano de Investigación, Desarrollo y Postgrado y Director del Centro de Innovación, Dr. Alejandro Gutiérrez y Fernando Hentzschel, Ingeniero físico de la Universidad de Santiago y Gerente de capacidades tecnológicas de Corfo.

Estuvieron presentes representantes de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Universidad de Concepción, también integrantes del Consorcio 2030.

Durante el comienzo del conversatorio, el Decano de Facultad, Juan Carlos Espinoza, también presidente de la Corporación de Decanos de las Facultades de Ingeniería de Chile, señaló que realizar una proyección a diez años involucra importantes grados de incerteza, por los cambios externos que se generan en el mundo de manera impredecible. Sin embargo, respecto al desarrollo de la ingeniería nacional, indicó que es importante pensarla “en relación a los enormes desafíos que enfrentamos actualmente como país, que tienen relación con la seguridad alimentaria, la protección del agua como recurso natural y en cómo hacemos de Chile un país más grande y mejor”.

Luego de sus palabras, el Vicedecano de Investigación, Desarrollo y Postgrado de la Facultad de Ingeniería, Dr. Alejandro Gutiérrez, expuso una presentación del Centro de Innovación, donde ejerce como Director, cuya génesis comienza el año 2016, desarrollado a partir del Proyecto 2030. Durante más de un año, se ha puesto en práctica su misión y visión, que tiene que ver con ser un ente articulador y amplificador del talento que se genera dentro de la Universidad de Santiago. “Con este propósito, el Centro pasa a ser un ente ejecutivo para rescatar necesidades del medio y desarrollar líneas de investigación y desarrollo que permitan satisfacer dichas necesidades”, relató el Vicedecano.

A su vez, Fernando Hentzschel, Gerente de Capacidades tecnológicas de Corfo, presentó la Ruta de la Ingeniería 2030 que comenzó con la premisa de que la coyuntura actual ha demostrado que los cambios tecnológicos serán cada vez más acelerados y que la ingeniería debe estar a disposición de los desafíos que se deberán resolver.

“Los cambios tecnológicos van a hacer que tanto nuestra matriz productiva como nuestra forma relacional se modifiquen más rápidamente. En ese sentido, hemos sido visionarios en Corfo, porque hemos sido capaces de instalar capacidades y competencias que permiten afrontar estos cambios. Ha habido una política de instalación de capacidades de innovación que ha sido bastante constante. Evidencia de eso es que hoy en día en las universidades ya estén instaladas ciertas competencias”, señaló el especialista, enfatizando en que esta visión no está presente solamente para formar nuevos profesionales, sino también para generar nuevo conocimiento que permita dar mayores beneficios a la sociedad.

Además, el representante de Corfo indicó que el desarrollo tecnológico debe “transformarse en un emprendimiento que se ponga al servicio de los desafíos que tienen las empresas y el tejido productivo que hay en Chile”.

En ese sentido, se mencionó al Proyecto Nueva Ingeniería 2030, que pretende transformar a las escuelas de ingeniería en motores de innovación y emprendimiento. Al respecto, Hentzschel señaló: “Con este programa, que ya lleva 6 años, hemos llegado a 16 universidades, 9 regiones y más de 56.000 estudiantes beneficiados con esta nueva mirada y herramientas para generar innovación y emprendimientos tecnológicos”.

En vista hacia el futuro, Corfo considera que es necesario promover la descentralización, la sustentabilidad, la generación de un mayor número de puestos de trabajo y el desarrollo de más emprendimientos de base científico tecnológica.

Al respecto, el expositor mostró un diagnóstico realizado a partir de la convocatoria de Startup Ciencia 2020, en que se evidenció que solo un 27% de las empresas postulantes son lideradas por mujeres y que las áreas más destacadas fueron relativas a la salud, producción agrícola, minería y medio ambiente. A su vez, este estudio reveló que las tendencias tecnológicas se proyectan hacia la inteligencia artificial, biotecnología, nanotecnología y manufactura avanzada.

Finalmente, los desafíos fueron definidos en materia de calidad de vida de la población. Las principales áreas identificadas se relacionaron con la vulnerabilidad actual en términos de acceso a la salud, la situación de la economía global y el centralismo. Para ello, La Corporación de Fomento de la Producción propone adaptar, reconvertir y emprender, considerando que “estamos en un escenario adverso, pero la adversidad es el mejor fertilizante para la innovación”, concluyó el Gerente de capacidades tecnológicas.

Luego de su presentación se dio un espacio a preguntas de las y los asistentes al webinar, donde se resolvieron inquietudes respecto a la temática y se mostraron importantes iniciativas de la Facultad de Ingeniería, alineadas con las propuestas de Corfo, como la nueva trayectoria curricular y el trabajo del Centro de Innovación, ecosistema que propicia el entorno de colaboración en que se generan innovaciones de base científico tecnológica con valor para la industria, las personas y la sociedad.

Por: Catalina Águila V, Facultad de Ingeniería USACH

Los “Arquetipos de Clientes” fueron analizados en una nueva sesión del Programa de Emprendimiento del Centro de Innovación

La jornada fue liderada por Walter Valdés, publicista de la Universidad de Santiago. Esta es la segunda de 10 jornadas que ayudarán a los participantes a robustecer sus proyectos de innovación de base científica tecnológica. 

Una nueva sesión del Programa de Emrprendimiento desarrolló la Pre- Incubadora de Negocios del Centro de Innovación, VECTOR. Esta actividad tuvo como temática principal el “Arquetipo de Cliente” y contó con la participación activa de gran parte de los equipos de trabajo que de manera conjunta fueron resolviendo sus dudas con el expositor, a medida que se desarrollaba la cátedra. 

Este miércoles 8 de julio se llevó a cabo la segunda de las 10 jornadas que contempla el PE 2020. Esta nueva actividad, fue comandada por Walter Valdés, publicista de la Universidad de Santiago y gestor de emprendimiento del Centro de Innovación.  El profesional, se ha desempeñado en áreas de la comunicación y marketing, y actualmente realiza labores de apoyo y asesorías a estudiantes de la universidad impulsando sus proyectos de emprendimiento en la etapa de formación y postulación a fondos.

Al igual que la semana pasada, la actividad se desarrolló mediante la plataforma zoom y comenzó con un pequeño resumen de lo visto en la sesión de Segmentación de Mercado. Así también, la jornada contó con un pequeño recuento del camino recorrido por el facilitador dentro del área del emprendimiento, analizando sus casos de éxito y fracasos, y dando así, los lineamientos e inputs necesarios para tratar uno de los temas relevantes dentro del proceso de conformación de un negocio de mercado, el Arquetipo de Cliente.

Lo que busca esta apartado, es tener una representación semi-ficticia del consumidor final o prospecto construido en base a la información demográfica, comportamiento, necesidades y motivaciones del sujeto. Para identificar estos parámetros, esta información puede ser recopilada a través fuentes primarias y secundarias, las que varían en el contenido según la necesidad y precisión que un negocio requiera.

“Las fuentes primarias son aquellas que revelan datos nuevos, ya sea investigaciones de carácter científico o de carácter más editorial y siempre rondan la información más reciente. Mientras que las secundarias son todas las que se nutren de las recién mencionadas para generar diferentes fuentes de información, ya sea una noticia un artículo de opinión u otro tipo de cosas”, comenta Valdés, detallando la diferencia entre ambos elementos de recopilación de datos.

Dentro de la definición y caracterización del tema, el expositor destaca la importancia de diferenciar entre Arquetipo y el Estereotipo, donde el primero se debe tomar como un reflejo de datos reales de un grupo de personas, mientras que el segundo trata de una muestra sesgada, que se aleja de la realidad y que responde más a las aspiraciones.

Una de las metodologías ocupadas y recomendadas por el facilitador para la construcción de un ejemplar,  es el Buyer Persona, matriz que permite profundizar en el arquetipo del cliente y “ponernos en los zapatos de este”, haciendo un análisis y descripción de la manera más detallada posible, utilizando variables que consideran habilidades, necesidad, experiencia ideal, personalidad, intereses, conocimientos tecnológicos, dolores, afinidad con marca y el por qué el público compraría o usaría nuestro producto.

A modo de conclusión, Walter destacó que un arquetipo es importante, porque “nos entrega el conocimiento del cliente. Debemos entender a la perfección o lo mejor posible a esta persona en cuanto a sus necesidades, sentimientos y percepciones. Todo este trabajo que nosotros levantemos es orientado a nuestra validación y al conocimiento de nuestro público objetivo, quienes serán los que requieran de nuestros productos o servicios trabajados”.

La próxima sesión del Programa de Emprendimiento contará con la participación de Yerko Ramírez, coordinador de comercialización y emprendimiento tecnológico del Centro de Innovación, y tratará sobre el “Diseño del Problema”. La actividad se llevará a cabo con los participantes del Programa el próximo miércoles 15 de julio a las 18:30 hrs. ,  mediante videoconferencia.

Por: Cristian Contreras

Redciclach

Innovación con base tecnológica USACH es reconocida por los Premios Latinoamérica Verde 2020

El emprendimiento fue galardonado con el puesto N°24 de la categoría “Ciudades Sostenibles” y quedo rankeado en la posición 201 de los 500 proyectos verdes que fueron distinguidos por la organización.

Un nuevo reconocimiento a nivel internacional recibió el emprendimiento con orígenes usachinos, Redciclach. La organización, fue galardonada entre más de 2500 iniciativas de sustentabilidad a lo largo de Latinoamérica, reafirmando su trabajo y compromiso con el medioambiente.

En el mes de mayo se dieron a conocer los ganadores de los Premios Latinoamérica Verde, una organización que año a año se encarga de premiar a distintas iniciativas de la región que se encuentran en estrecho vínculo con el medioambiente y la sustentabilidad, mediante 10 categorías que van alineadas a los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS).

Bajo este marco, Redciclach, con su sistema de contenedores inteligentes de residuos de aluminios y plásticos, consiguió ser reconocido con el lugar N° 24 de Latinoamérica, en la categoría “Ciudades Sostenibles”, y obtuvo la posición 201, del ranking general.  Este premio, viene a consolidar los trabajos realizados por el grupo de emprendedores y los pone en la vitrina de las iniciativas más atractivas de carácter tecnológico medioambiental de la Región.

Roberto Peña, Co Fundador y Director de Tecnología de Redciclach, destaca las labores realizadas por el grupo de trabajo que han permitido conseguir este tipo de distinciones, y el rol protagónico que ha tenido la Universidad de Santiago dentro de este emprendimiento innovador.  “El reconocimiento es el resultado de mucho esfuerzo y de recorrer un largo camino, de creer y no bajar los brazos, motivados por la pasión y el amor a lo que hacemos. Redciclach nace en la USACH y está compuesto por un equipo 100% usachino. Por lo tanto, nuestra casa de estudios ha sido fundamental dentro de todo el desarrollo del proyecto. El reconocimiento de estar entre los mejores de América Latina también es para la Universidad”.

Esta nueva distinción, le ha permitido a Redciclach abrir sus fronteras y generar una mayor visibilidad a nivel internacional, viéndose reflejado en las distintas redes de contactos generadas, tras la obtención del premio. “Gracias a este reconocimiento, personas de Ecuador y Argentina se han interesado en Redciclach y ya estamos en conversaciones para ver vías de colaboración y expansión”, comenta Peña entusiasmado sobre posibles nuevas líneas de negocios a explorar.

Además de esta distinción, Redciclach fue ganador del programa de innovación abierta de la Facultad de Ingeniería, Lions Up. También, participó del concurso de emprendimientos Despega USACH, donde se adjudicó el primer lugar de la fase temprana y avanzada de la competencia, reconocimiento que les permitió ser parte de una pasantía en Estados Unidos con la aceleradora de negocios Velocity TX, de la Texas Research & Tech Foundation.

Contenedores inteligentes de residuos

Redciclach, es un innovador sistema de almacenamiento de aluminios y plásticos que ofrece una nueva experiencia de reutilizamiento de los residuos basados en la tecnología. Este mecanismo es materializado a través un contenedor inteligente que genera datos permanentes de reciclaje para cada desecho depositado en este.

“La capacidad del contenedor es monitoreado online para su funcionamiento permanente, así evitando que este se convierta en un punto sucio. Se generan información de cada residuo captado, permitiendo obtener datos y estadísticas relevantes para crear campañas de reciclaje focalizadas, gestionar una ruta de retiro más eficiente para recicladores, hacer estimaciones de demanda, mapas de calor, entre otras cosas”, comenta su Co fundador.

Mediante esta tecnología, las personas pueden ir midiendo a través de una aplicación la cantidad de residuos dentro del contenedor, permitiéndoles también, poder recuperar el valor de los residuos que reciclan o traspasar este dinero a alguna fundación a través de la vinculación del dispositivo con su respectivo entorno.

Los contenedores inteligentes de Redciclach se pueden encontrar en edificios residenciales, donde la recuperación del valor de los residuos se pueden ver traducidos   en  la compensación del servicio y abono a los gastos comunes de estos; en recintos educacionales, dando la posibilidad de que lo reciclado vaya destinado las cuotas de los cursos, o a la plantación de un árbol, mediante la asociación existente con fundaciones del país;  y en entornos empresariales, fortaleciendo la Responsabilidad Social, y  ofreciendo la capacidad de cumplimiento de metas  acorde a la ley que fomenta el reciclaje, Responsabilidad Extendida del Productor (REP).

Por: Cristian Contreras

COVID-19: Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería desarrolla nuevo prototipo de visera

El protector facial fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, donde se logró dar con un modelo que brindara una mayor contención y simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Continuando con los trabajos ligados a los desafíos del Coronavirus a nivel país, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, desarrolló un nuevo modelo de protector facial que va dirigido a la contención y el cuidado de esta emergencia sanitaria. Estos insumos están pensados para que el personal del área de la salud y quienes se encuentran realizando labores desde la “primera línea” puedan desenvolverse de una manera segura y no corran el riesgo de contraer el virus.

En base a archivos de protectores faciales de libre acceso, encargados del Laboratorio del Centro de Innovación, confeccionaron un nuevo modelo de visera que se suma a los diseños ya realizados por distintos grupos de makers a lo largo del país. El trabajo, fue el resultado de distintas pruebas desarrolladas al interior de este espacio creativo, logrando brindar una mayor contención y una simplificación en lo que respecta la elaboración de este accesorio.

Para el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, este tipo de iniciativas que viene desarrollando la USACH, no hace más que demostrar los valores con los que cuenta la institución educacional y resaltar su espíritu colaborativo en este tipo de situaciones. “Nuestra Universidad tiene desde sus orígenes un sello social muy importante y por supuesto que iniciativas de este tipo, de apoyo a la sociedad chilena y a nuestros compatriotas, están en la línea de lo que en la Universidad y la Facultad queremos internalizar para nuestros estudiantes”.

“Sin duda alguna la creación de este prototipo de visera protectora, será un aporte importante en la protección de la salud de las personas y en particular para todo el personal que trabaja en estos momentos cuidando a los pacientes de COVID-19, y quienes se desenvuelven de alguna u otra manera con este virus”, agrega la autoridad.

Detalles de la visera

A diferencia de los planos ya existentes, el prototipo de visera, confeccionado por el Centro, está diseñado para que este sea elaborado de manera más rápida y a una mayor escala. Los materiales utilizados en este trabajo están desarrollados en base a una lámina de 760 x 450 mm de mica transparente, insumo que resiste la elaboración completa de un escudo protector facial, contando la máscara y su respectivo cintillo, requiriendo solo como adicional, una cinta elástica que genera la respectiva adhesión a la cabeza, de esta manera, los costos de su producción, bajan de manera considerable.

Este modelo, destaca sobre los demás, por su cobertor facial que cubre aproximadamente el 50% de la cabeza, brindando una mayor cobertura y evitando episodios de contagio mediante el contacto de algún tipo de fluido oral.  El dispositivo, se adapta a la parte frontal del cráneo debido a su óptimo sistema de prepicado el cual permite realizar el doblez necesario de manera ergonómica y simple, para su correcta usabilidad.

Otro detalle importante radica en la reutilización de este modelo, ya que sus materiales permiten que el escudo facial consiga ser desinfectado tras ser utilizado y se pueda volver a contar con este elemento para una siguiente jornada, evitando así, tener que recurrir a una excesiva cantidad de productos para cada persona que lo necesite y disminuir los desechos que dejan este tipo de creaciones.

Los trabajos iniciales estuvieron dirigidos en la confección de prototipos de máscaras y mascarillas mediante la impresión en tres dimensiones con las máquinas PRUSA y Markerbot, sin embargo, estos trabajos fueron evolucionando y derivaron en la producción de un elemento que cubriese una mayor superficie del rostro y fuera más rápido en el desarrollo de su producción. De esta manera se destinaron los esfuerzos en la creación de estos “escudos faciales” que requieren de un proceso de corte en la mica que se imprime, derivando en este prototipo.

La intención de estas labores, es fomentar el trabajo colaborativo y contribuir con acciones prácticas en esta emergencia de carácter internacional.

Si quieres contar con los archivos del escudo facial COVID-19 envíanos un correo a innovcion.ingenieria@usach.cl solicitando la información.

Por: Cristian Contreras

“La unión hace la fuerza”: Centro de Innovación se suma a iniciativa solidaria de SOS3D Makers para combatir el COVID-19

Mascarillas, viseras, protectores faciales e insumos para la elaboración de respiradores artificiales son producidos a través de distintas granjas de impresión 3D que se encuentran distribuidas en distintas ciudades de nuestro país. 

A través del desarrollo de prototipos desarrollados con sus equipos de impresión 3D y el apoyo intelectual de sus investigadores, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago, se adhirió a la red de trabajo nacional gestionada por SOS3D Makers, iniciativa que busca fabricar insumos para la protección del personal de la Salud que se encuentra combatiendo esta pandemia desde la “primera línea” de los centros asistenciales.

El COVID-19 ha afectado a parte importante de la humanidad dejando a más de un millón de contagiados y miles de fallecidos a lo largo del mundo. Ante esta situación, diversas han sido las iniciativas forjadas por distintos equipos multidisciplinarios del área de la innovación y la salud a lo largo de Chile, los cuales buscan dar una mano a la contención y el cuidado de los principales afectados por el Coronavirus.

Bajo esta necesidad, SOS3D Makers, organización liderada por el Doctor Pedro Alberti académico del Departamento de Ingeniería en Computación de la Universidad de Magallanes y Fundador- Encargado Técnico Nacional, y Humberto Salinas Empresario, Founder – Coordinador, se encuentran confeccionando mascarillas, protectores faciales e insumos necesarios para la contención y cuidado de esta pandemia.

El modelo de trabajo de esta iniciativa es a través de la colaboración, y a partir de una Red Nacional, compuesta por personas naturales, empresas y universidades que contribuyen con sus capacidades técnicas e intelectuales en la diagramación y fabricación de estos dispositivos, buscan componer un grupo multidisciplinario que esté dispuesto a entregar sus conocimientos en pos del avance y cuidado de esta emergencia sanitaria.

La convocatoria realizada por SOS3D Makers contempla tres distintas formas de colaboración por parte del sector público y privado, la que están dirigidas en la línea de donación de dinero para financiar la fabricación de las herramientas de salud, la facilitación de capacidad técnica en cuanto a las máquinas de impresión 3D para la creación de mascarillas y ventiladores, y el apoyo de Universidades y Centros especializados en innovación, que aporten con sus recursos técnicos e intelectuales. Foco desde donde contribuye el Centro de Innovación.

A la actualidad, las casas de estudios participantes de esta iniciativa la componen la Universidad de Magallanes, a través de su Departamento de Ingeniería en Computación, Universidad Católica de la Santísima Concepción, Universidad de Viña del Mar, Universidad Arturo Prat y la Universidad de Santiago por medio del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería.

Los artefactos fabricados por las granjas de impresión conformadas a lo largo del país serán destinados a distintos establecimientos sanitarios del país y se espera que día a día se sumen más participantes dedicados a este tipo de soluciones innovadoras que van en ayuda de quienes están combatiendo este virus de manera in situ.

El Centro de Innovación FING es producto del proyecto Ingeniería 2030 y co-financiado por Corfo.

Para más información sobre esta iniciativa, visita el  sitio web del SOS3D Makers www.sos3dmakers.cl  .

Por: Cristian Contreras, Centro de Innovación Facultad de Ingeniería USACH.

El Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería evalúa prototipos de dispositivos que contribuyan en la emergencia sanitaria del COVID-19

Las impresoras 3D Prusa y Marketbot, están siendo utilizadas para la confección de protectores faciales que se acojan a los estándares nacionales e internacionales que la industria sanitaria requiere para este tipo de fabricaciones.

Desde que se inició esta emergencia sanitaria, el Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, se encuentra trabajando en el diseño y fabricación de distintas herramientas que contribuyan en la contención y el cuidado del coronavirus. Prototipos de mascarillas y viseras destinadas para el posible uso en el área de la salud y la comunidad en general, se han estado probado desde el punto de vista de la factibilidad en su fabricación.

A través de equipos de impresión 3D, Prusa y Marketbot, con los que cuenta el Centro de Innovación, el equipo del Laboratorio de Prototipado, se encuentra desarrollando trabajos de factibilidad en la fabricación de máscaras y viseras que sean de utilidad para la comunidad y el área de la salud. Contribuir para poder corregir detalles y perfeccionar los diseños que se encuentran disponibles ha sido el motor de las labores de esta unidad, siempre acogiéndose a las regulaciones y protocolos existentes en esta materia.

Cabe destacar que acorde a los lineamientos de las autoridades nacionales y la Universidad, el equipo de trabajo del Centro continúa realizando sus labores de manera remota, por lo que parte de los equipos de fabricación e impresión en tres dimensiones se encuentran en manos de los encargados del Laboratorio de Prototipado, quienes desde sus hogares trabajan en la búsqueda de la fabricación de un prototipo que sea de ayuda y cumpla con todos los estándares para la contención del COVID-19.

Por el momento, el Centro ha estado realizado impresiones de la máscaras y viseras que se encuentran con su código STL abierto, para que distintos investigadores, desarrolladores y profesionales del mundo de la innovación, puedan reproducir el trabajo y cooperar con un grano de arena, desde su vereda. Los trabajos efectuados por la gente de Prototipado contempla el uso de PLA tradicional, PLA antibacterial y ABS, como materiales de prueba para la confección de estos dispositivos.

Así como las mascarillas, son varias las iniciativas que distintos grupos de investigadores a lo largo del mundo realizan en torno a esta emergencia sanitaria, en este sentido, el decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, destaca la posibilidad de fabricación de más dispositivos, siempre desde el punto de vista del prototipado, que van en ayuda del cuidado del COVID-19.

“Otro tema, es la reciente noticia de la liberación por parte del MIT del diseño de un ventilador mecánico, muchas de esas piezas perfectamente también las podemos elaborar en nuestro Centro con un alto nivel de calidad y es un tema que propondré al Director del Centro para ir analizando el diseño y la factibilidad de crear un prototipo”, señala el Decano.

A estas labores, se suma la creación de una red multidisciplinaria de académicos e investigadores conformada por la Facultad de Ingeniería a través del Centro de Innovación, quienes se encuentran detallando los lineamientos para que, a través de la expertiz de cada uno, en su respectiva área, se puedan desarrollar elementos de valor que ayuden a perfeccionar la creación de estos tipos de dispositivos.

Los participantes de este red de trabajo está conformada por el Dr. Félix Rojas, subdirector de investigación, Departamento de Ingeniería Eléctrica; Dra. Karina Acosta Barbosa, académica e investigadora, Departamento de Ingeniería Eléctrica; Dr. Matías Díaz, académico e investigador, Departamento de Ingeniería Eléctrica Dr. Francisco Sepúlveda, académico e investigador, Departamento de Ingeniería Mecánica; Dr. Alejandro Gutiérrez, director, Centro de Innovación; Leonidas Ibarra, subdirector, Centro de Innovación; Lorena Durán, encargada de Prototipado, Centro de Innovación; José Arias, encargado de Laboratorio, Centro de Innovación; Yerko Ramírez, coordinador de emprendimiento, Centro de Innovación y Subdirección de Investigación e Innovación . Todos ellos pertenecientes a la Facultad de Ingeniería de la USACH.

Para el Centro es de suma relevancia adherirse a esta cruzada que busca combatir y ayudar a la comunidad en esta urgencia sanitaria. A través de los conocimientos y los equipamientos con los que cuenta la USACH y la Facultad de Ingeniería, es posible brindar el apoyo necesario para confeccionar herramientas y elementos que sean destinados para la ayuda, el cuidado y la prevención de nuevos casos COVID-19.

Por: Cristian Contreras

Leonidas Ibarra

Leonidas Ibarra asume la Subdirección del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería

Junto a este nombramiento se integra también el grupo de Innovación y Emprendimiento, consolidando aún más el ecosistema de este espacio creativo.

Bajo un contexto inusual, debido a la emergencia sanitaria en la que nos encontramos, Leonidas Ibarra, asume como nuevo Subdirector del Centro de Innovación. El profesional viene de formar parte del Vicedecanato de I+D y Postgrado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile, desempeñando labores en el mismo cargo de la entidad. Junto al Director, Dr. Alejandro Gutiérrez, tienen el gran desafío de comandar el ala innovadora del área ingenieril de la USACH.

Leonidas es Ingeniero en Gestión Turística de la Universidad Tecnológica Metropolitana, cuenta con especializaciones en el Programa Bootcamp de Comercialización, Velocity TX, San Antonio Texas, Estados Unidos; Programa avanzado de formación de transferencia de tecnología, TEKCAPITAL – HUB-APTA Andes Pacific Technology Acces; y Especialización de Innovación en Stanford Research Institute (SRI), “Venture Plan Bootcamp USACH – SRI International.

Se ha desempeñado como asesor y gestor de proyectos en distintos rubros del área turística, económica y académica, entre otras. A la Universidad de Santiago de Chile llega en 2011, brindando asesoría en la formulación, coordinación y gestión de proyectos del área de I+D+i de la Facultad de Ingeniería.

Dentro de sus logros y gestiones, destaca su participación en la coordinación de diversos proyectos de Investigación, Desarrollo e Innovación, del sector público y privado, como el Programa de Mejoramiento Institucional en Innovación (PMI-USA1204) y el gerenciamiento del Centro de Innovación CITIAPS de la USACH, entre otros.

En 2018 asume la subdirección del departamento de Investigación, Desarrollo e Innovación de la Facultad de Ingeniería, puesto en el que permaneció casi dos años y en donde estuvo a cargo de ejecutar el plan estratégico del área de Investigación, Desarrollo, Innovación, Emprendimiento y Transferencia Tecnológica del proyecto “Nueva Ingeniería 2030”. Este trabajo, es una iniciativa financiada por CORFO y la componen las Facultades de Ingeniería de la Universidad de Concepción, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y Universidad de Santiago de Chile.

Para Leonidas, el Centro no es un lugar desconocido, muchas de sus labores desarrolladas a través de la Facultad de Ingeniería han estado dirigidas y enfocadas al funcionamiento este espacio creativo, compartiendo y trabajado junto a parte del equipo que conforma esta organización, buscando los lineamientos necesarios para el correcto funcionamiento del área.

Junto al subdirector, se integra el equipo de I+D y emprendimiento, consolidándose un grupo de trabajo con más potencialidades, y desarrollando aún más la mirada innovadora que debe tener el Centro de Innovación dentro de la Facultad de Ingeniería, tanto dentro de la Universidad como fuera de la casa de estudios. De esta manera la organización busca ampliar sus horizontes trabajando con su entorno más cercano presente en el Sector Poniente de la capital.

Ibarra asumió sus labores formales a partir del primero de abril de 2020. Por su parte, Claudia Seco, ex subdirectora del Centro, emprende un nuevo desafío laboral en el Centro Nacional de Pilotaje de Tecnologías para la Minería, CNP.

Por: Cristian Contreras

Claudia Seco Farías

El Centro de Innovación agradece a Claudia Seco Farías por sus labores como Subdirectora

Con una vasta trayectoria en el área de la gestión, levantando proyectos y programas de entidades, públicas y privadas, la profesional asumirá un nuevo desafío en el Centro Nacional de Pilotaje de Tecnologías para la Minería, CNP

Cumplió un año desde que comenzaron las actividades formales del Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, acá, Claudia Seco, junto al Director, Alejandro Gutiérrez, lideraron las operaciones de una de las áreas creativas más atractivas con las que cuenta Universidad de Santiago de Chile. La ex subdirectora, deja sus funciones dentro de la agrupación para así enfrentar nuevos desafíos personales y profesionales, no sin antes, haber dejado su huella dentro de la planificación y materialización de este espacio innovador.

Con formación en la Administración de Negocios Internacionales de la Universidad de Valparaíso de Chile, Claudia, ha desarrollado su carrera profesional en distintas organizaciones del ámbito público y privado, dirigiendo y gerenciando instituciones como Chile Emprende Litoral de los Poetas, SERCOTEC; Centro de Biotecnología Acuícola de la Universidad de Santiago de Chile;  Neos de Harnecker; y el Centro de Innovación y Transferencia Tecnológica, Innovattec, actual Innovo, entre otras.

A la USACH ingresó en 2011, integrándose al equipo de trabajo del Centro de Biotecnología Acuícola donde permaneció casi cuatro años.  Luego de esto, formó parte del Proyecto Nueva Ingeniería 2030 de CORFO donde asumió el cargo de Subdirectora del Eje I+D+i dependiente del Vicedecanato de I+D de la Facultad de Ingeniería. Desde allí, comenzaron los trabajos, proyectos e iniciativas para que la Facultad de Ingeniería contara entre otras acciones con más iniciativas y espacios dedicados a apoyar e incentivar la investigación, desarrollo, innovación y emprendimiento de la comunidad académica.Lugar desde donde nace el Centro.

Gracias a su esfuerzo y gestiones, Claudia se transformó en un pilar fundamental en la puesta en marcha y el desarrollo del Centro de Innovación, estando presente en cada detalle de lo que en un principio fue un proyecto, y viendo cómo paso a paso, ciertos objetivos planteados, se iban volviendo realidad. De esta manera, en abril de 2019, asumió el cargo de Subdirectora.

Claudia, estuvo a cargo de llevar los lineamientos estratégicos del Centro de Innovación, preocupada de los ámbitos operacionales y operativos, gestionando los proyectos del área de innovación, emprendimiento y perfeccionamiento profesional. Acá, desarrolló acciones de vinculación entre los principales actores internos y externos dentro del ecosistema de la Universidad, potenciando y dando a conocer las actividades que se desarrollan dentro de este espacio creativo.

Su paso por la Facultad de Ingeniería, se caracterizó por el profesionalismo, entusiasmo y compromiso, sobre todo con el grupo humano que conforma el Centro de Innovación, desplegando una empatía y calidad humana poco antes vista en este ámbito. Demostrando y destacando sus habilidades sociales e interpersonales, y luchando por los intereses de quienes conforman esta comunidad.

Como Centro de Innovación de la Facultad de Ingeniería, no nos queda más que agradecer la entrega, compromiso y profesionalismo manifestado por Claudia a lo largo de estos años de trabajo, deseándole el mayor de los éxitos en esta nueva etapa laboral y brindándole todo nuestro apoyo para lo que necesite de aquí en adelante.

Quien asumió la Subdirección del Centro, a partir del primero de abril de 2020, es Leonidas Ibarra, ex subdirector de I+D+i de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Chile.

Por: Cristian Contreras