Resultados, pitching y concursos marcaron el cierre del Programa de Emprendimiento 2020 del Centro de Innovación

Jurado conformado por mentores del programa escogieron a la mejor presentación de la jornada.  Tecnologías sobre Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Plataformas Digitales, Electromovilidad, Química, Biotecnología y Matemáticas, fueron desarrolladas por los estudiantes de la USACH.

A finales de septiembre se dio término a un proceso lleno de conocimientos y dedicación que tuvo al ecosistema emprendedor de la Universidad de Santiago pendiente de los resultados y alcances que dejó el Programa de Emprendimiento 2020 del Centro de Innovación, a través de su ceremonia de cierre. La jornada tuvo la presentación de cuatro pitch y el público tuvo una participación especial al escoger a su proyecto favorito, de manera virtual.

El inicio de la actividad estuvo a cargo del Director del Centro de Innovación, Alejandro Gutiérrez, quien dio las palabras de bienvenida de la jornada y reconoció las labores realizadas por el equipo de emprendimiento, destacando las intenciones del área dentro de la organización y la Universidad de Santiago.

“Queremos instaurar la cultura de emprendimiento en nuestra universidad, queremos ser reconocidos como una institución educacional que fomenta la actividad y que apoya a los estudiantes en dar ese paso que les permita generar y consolidar sus ideas creativas dentro del ecosistema innovador y emprendedor”, señaló el Director del Centro.

Por su parte, el Decano de la Facultad de Ingeniería, Juan Carlos Espinoza, también se hizo partícipe de la ceremonia enviando un mensaje por medio de un video, donde mencionó la importancia de contar con estos espacios de formación universitaria, destacando la participación de emprendedores provenientes del extranjero. “Quiero felicitarlos por este trabajo y saludar cordialmente a todos los emprendedores y mentores que nos acompañaron en este programa, principalmente aquellos que son familiares de nuestra casa, Chile, y a nuestros amigos colaboradores que contribuyeron desde Argentina, Perú, Colombia, México y Rusia”.

Walter Valdés, Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación, estuvo a cargo de liderar el programa, y dio cuenta de los resultados y avances de esta nueva edición que tuvo como objetivo acercar a la comunidad universitaria que estuviese interesada en dar sus primeros pasos en el área del emprendimiento.

Al igual que la mayoría de las actividades educacionales y de formación, el Programa de Emprendimiento tuvo que adaptarse a las nuevas condiciones instauradas por la actual contingencia sanitaria, desarrollando así sus labores de manera remota, y utilizando herramientas especializadas, como Zoom, Miro y Microsoft Teams, entre otras.

 “Creamos una nueva metodología enfocada en tres etapas. Trabajamos semanalmente un workshop con emprendedores y profesionales de carácter nacional e internacional. Luego, estaba el proceso de trabajo autónomo, donde los alumnos implementaban los conocimientos adquiridos de los talleres a sus propias iniciativas, para luego dar paso a la fase de mentoría donde trabajamos de manera personalizada con cada uno de los proyectos”, comentó Valdés, acerca del sistema de trabajo implementado en esta nueva edición.

Programa de Emprendimiento en cifras

El programa de Emprendimiento se llevó a cabo en 10 sesiones ininterrumpidas, y contó con la participación y colaboración de la misma cantidad de mentores provenientes de distintas nacionalidades, dando así una mirada internacional a cada una de las cátedras expuestas. Segmentación de Mercado, Arquetipo de Cliente, Diseño del Problema, Conformación de Equipos, Análisis de Competencia, Propuesta de Valor, Cifras de Mercado, Modelo de Negocios, Análisis Financiero y Tipos de Pitch, fueron las temáticas desarrolladas en cada uno de los workshops.

A la convocatoria se presentaron 124 personas, de las cuales 112 contaban con una idea de emprendimiento, representando así, 65 grupos ya conformados. Los 12 restantes, entraron con la motivación y ganas de conocer más sobre esta área de constante desarrollo. De los equipos identificados, 36 correspondían a Emprendimientos de Base Científica Tecnológica (EBTC) y 29 a iniciativas tradicionales.

“Dentro del impacto podemos contar que tuvimos la participación de 10 mentores internacionales, 124 inscritos, y al final de este proceso, continuaron 13 grupos con los cuales estuvimos por más de 70 horas realizando mentorías personalizadas, tanto por el equipo de emprendimiento, como también de quienes nos acompañaron en esta iniciativa”, agregó el encargado del programa.

De los alumnos registrados, 61.8 % pertenecen a la Facultad de Ingeniería, mientras que 11.8 a la Facultad de Humanidades, 10.5 a la Facultad de Administración y Economía, 9.2 a la Facultad Tecnológica, 5.3 a la Facultad de Ciencias Médicas, y 1.3 a la Facultad de Ciencias.

Los sectores atendidos por los proyectos comprendieron las áreas de la salud, minería, inmobiliaria, transporte, marketing, construcción y botánica, entre otras. De la misma manera, los tipos de tecnologías presentes en las iniciativas trataron innovaciones sobre Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Plataformas Digitales, Electromovilidad, Química, Biotecnología y Matemáticas.

“Fue un trabajo bastante amplio, diverso y bien interesante, porque como equipo, nos permitió ampliar nuestros horizontes. Ver más allá de nuestra propia área, e ir actualizándonos y aumentando nuestra red de conexión para que así los equipos participantes puedan ir mejorando”, comentó Walter.

Los proyectos que continuaron con el proceso fueron: Autoapp, Cooperativa, Conectatas, Gelys, Expand, Hilando, B & G advanced analitycs, Lector Cardiaco, Move, Plastik, Tricolabs, Uniperz y Wen.

Concursos y reconocimientos de la ceremonia

La parte dinámica y entretenida de la ceremonia estuvo presente en la sección de pitching desarrollada por Conectatas, Expand, Hilando y Tricolabs. Estos emprendimientos, fueron previamente seleccionados por el equipo de trabajo del Centro de Innovación, y se sometieron a la evaluación especializada de tres mentores que participaron activamente durante el transcurso del Programa de Emprendimiento.

Sasha Ivanova, CEO y founder de SharpShark, Sebastian Cumsille, CCO de DMLABS, y Lourdes Uzuriaga, Co-founder y Sales & MKT Head de Coralify, fueron los encargados de deliberar y dar su feedback a los equipos participantes recién mencionados, considerando así, todas las fases que presenta un proyecto de innovación y evaluando a la mejor presentación de la jornada.

De esta manera, el premio al mejor emprendimiento se lo llevó Extend, sistema que busca ampliar la vida útil de las baterías de litio de los transportes públicos terrestres, y que, al parecer del jurado, tiene una gran proyección para continuar desarrollando su tecnología a nivel nacional.

“Expand tiene un research y development sólido. En cuanto a la tracción van bien avanzados y tienen una gran posibilidad de expansión. Su modelo de negocios es muy claro”, comentó la CEO fundadora de SharpShark en representación del jurado.

Para Nicolás Rojas, líder del proyecto ganador, este reconocimiento se logra gracias a la ayuda y compromiso de este tipo de programas extracurriculares. “Se nota que hay conocimiento y harto apoyo con respecto al emprendimiento, sobre todo cuando uno no entiende mucho sobre modelos de negocios o cosas económicas, y cuando se viene de una carrera que no tiene que ver con economía y acciones de mercado”.

Por su parte, y por medio de votación electrónica, el público también escogió a su emprendimiento favorito, siendo Conectatas, plataforma dedicada al cuidado de la salud de la tercera edad, quienes se llevaron el premio a pitch favorito de la gente, recibiendo premios de RedBull y un certificado otorgado por Coralify que reconoce su participación en el Programa de Emprendimiento, al igual que el ganador de la jornada.

 “Para nosotros es bastante gratificante ya tener validada la idea de que la gente le gusta esta iniciativa y puede seguir adelante. Sin duda el programa ha sido un gran apoyo para continuar con los trabajos desarrollados en nuestro proyecto”, dijo Yasna Muñoz Cid, estudiante líder de la iniciativa.

Mientras que Iván Cisternas, estudiante de Ingeniería en Ejecución Mecánica, fue galardonado con el premio “Espíritu Innovador”, reconocimiento que destaca su motivación y compromiso con el Programa de Emprendimiento durante todo su desarrollo, y que invita a más estudiantes de la universidad, a participar e interesarse de este tipo de iniciativas de emprendimiento con los que cuenta la USACH.

Actualmente el equipo de emprendimiento del Centro de Innovación continúa trabajando con las 13 iniciativas que se mantuvieron en el programa, fortaleciendo sus cimientos y brindando las herramientas necesarias para que el día de mañana estas lleguen a convertirse en una alternativa atractiva y escalable dentro del ecosistema emprendedor universitario y nacional.

Por: Cristian Contreras

Innovación usachina ganadora de un VIU permite maximizar vida útil de baterías de transporte eléctrico terrestre

Trabajo colaborativo entre estudiante y profesor busca contribuir en el campo de la electromovilidad. Adjudicación de fondo del estado permitirá desarrollar la tecnología que será implementada en flotas de buses de energía eléctrica de nuestro país para su testeo.

Hace un par de años Nicolás Rojas, estudiante de Ingeniería en Ejecución Eléctrica con mención en Sistemas Eléctricos de Potencia comenzó a desarrollar proyectos innovadores con la expectativa de que algún día existiese la oportunidad de poder llevar sus ideas a la realidad. En agosto del presente año, una de sus iniciativas más recientes sobre electromovilidad le significó la adjudicación del fondo de Valorización de la Investigación en la Universidad (VIU) gracias al compromiso demostrado por el alumno y el apoyo recibido por sus mentores del Departamento de Eléctrica y el Centro E2TECH de la USACH.

El proyecto recién mencionado trata sobre un sistema de telemetría local y remota el cual permite maximizar la vida útil de las baterías del transporte eléctrico terrestre por medio de estrategias y algoritmos de asesoramiento que son brindados a los conductores de los buses para luego de manera análoga ser traspasados a un equipo de logística que se encarga de generar reportes operacionales y de monitoreo en tiempo real a la tecnología.

De acuerdo a lo comentado por Nicolás, quien también es Director Eléctrico de ESUS, equipo Solar de la Universidad de Santiago, esta iniciativa surgió producto de una segunda iteración de su memoria de pre grado la cual se basó en la telemetría del vehículo eléctrico solar Apolo IV. “Este sistema permite detectar en tiempo real mediante la red ethernet, todas las variables involucradas en el desplazamiento del vehículo con el fin de gestionar la energía y maximizar la autonomía”.

De esta manera, el objetivo de esta innovación, se enfoca en medir la vida útil de las baterías de litio que utilizan los transportes eléctricos de nuestro país, reciclando así estas en el momento indicado, cerciorándose de dar cumplimiento a la Ley de Responsabilidad Extendida de Productos establecida por la República de Chile. Lo que persigue la innovación es que estos elementos generadores de energía no pierdan su capacidad y puedan ser reutilizados en una siguiente instancia de manera adecuada.

“Si bien es rentable conducir en términos operacionales y de mantenimiento un vehículo eléctrico o un bus del transporte eléctrico, existe un problema con la vida útil de las baterías. Por mala gestión estas se deterioran en un 15 a un 20% de forma proporcional a su mal uso. Por lo que es de gran importancia tener un control inteligente de las mismas”, explica Nicolás, quien también agrega que “esta nueva tecnología genera rentabilidad económica en la inversión de vehículos y buses eléctricos ya que el recambio de baterías no será de forma prematura”.

Este proyecto se encuentra alineado a los avances y necesidades tecnológicas presentados por la industria y planteados por las autoridades medioambientales, quienes estiman que al 2050 el 100% de las flotas de buses del transporte público urbano serán eléctricos y el 40% de los vehículos particulares de la población también lo será.

“Mi motivación se enfocó en desarrollar alguna tecnología que tenga impacto favorable al medioambiente, facilitando que las baterías no paren en los vertederos y además se les dé un segundo uso. Además de los beneficios económicos que traerá esta tecnología”, agrega Nicolás.

Complemento usachino merecedor de reconocimientos

Detrás de la ideación y todo el esfuerzo desplegado por el estudiante de Ingeniería en Ejecución Eléctrica, existe un gran respaldo académico, profesional e investigativo de distintas entidades, programas e instancias de la universidad que han permitido que esta tecnología planteada sobre optimización y maximización de baterías eléctricas haya tomado fuerza y hoy pueda ser considerada como una realidad, encontrándose en su fase de desarrollo tecnológico.

Bajo esta premisa, el Dr. Felix Rojas, académico del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Director del Centro E2TECH, junto a Esteban Decher, ingeniero del Departamento de Ingeniería Informática de la universidad, han sido pieza fundamental en el desarrollo y formulación del proyecto el cual recientemente recibió la suma de 30 millones de pesos por parte del Fondef VIU adjudicado por el estudiante.

 “El proceso de postulación al fondo del estado fue de bastante trabajoso. Destaco la gran motivación de Nicolás y el apoyo de nuestra Facultad de Ingeniería y el Equipo de Emprendimiento del Centro de Innovación, que fueron fundamentales en el proceso. Estos instrumentos internos de la universidad, en conjunto con el desarrollo experimental del alumno por medio del Centro E2TECH, fueron determinantes para formular una propuesta coherente como también para dar credibilidad a esta mostrando un prototipo funcional”, comenta el académico sobre el trabajo multidisciplinario presente en la iniciativa.

En este contexto, la colaboración del equipo de emprendimiento del Centro de Innovación se basó en brindar herramientas y asesorías especializadas que permitieran trabajar en la consolidación de los modelos de negocios del proyecto y la búsqueda de los beneficios de la tecnología e iteración del producto.

Mientras que el apoyo de empresas especializadas en tecnología y transportes eléctricos toman un rol protagónico en esta nueva etapa de implementación. “Hemos logrado contactar a las empresas Reborn, expertos en el diseño y construcción de buses eléctricos, y también a la empresa Nubest, expertos en el desarrollo de software, para que nos contribuyan en el desarrollo de la propuesta”, destaca el Dr. Rojas.

Como todos los años el Fondef VIU busca apoyar a iniciativas de I+D+i de los alumnos universitarios de pre y posgrado para que estos materialicen sus investigaciones en productos, negocios o empresas, basándose en los trabajos desarrollados por los estudiantes que hayan sido supervisados por profesores e investigadores asociados a los proyectos.

Actualmente, Nicolás Rojas, se encuentra participando con su emprendimiento tecnológico en la fase avanzada del concurso de emprendimientos de la universidad, Despega USACH, y recientemente fue reconocido como “mejor pitch” en marco del Cierre del Programa de Emprendimiento del Centro de Innovación.

Por: Cristian Contreras

Con intervenciones a 5 startups y 4 proyectos para conformar spin off de la USACH se dio término a la versión piloto del Programa de Aceleración VECTOR

  • Los equipos participantes compartieron sus impresiones sobre el proceso de trabajo desarrollado en conjunto al área de emprendimiento del Centro de Innovación.
  • 77% de los grupos atendidos cuenta con su proyecto ya constituido.

A mediados del mes de agosto se realizó la presentación de resultados del Programa de Aceleración VECTOR del Centro de Innovación. Esta jornada marcó el cierre de su versión piloto, y convocó a los principales actores y autoridades del ecosistema de emprendimiento de la Universidad de Santiago en torno a logros alcanzados y experiencias que dejó esta iniciativa.

Con las palabras de bienvenida por parte de Alejandro Gutiérrez, director del Centro de Innovación, se dio inicio a esta “ceremonia” que marca el término de un proceso piloto el cual buscó potenciar y captar las capacidades tecnológicas de emprendimiento presentes en la USACH.

“Contamos con una gran cantidad de capacidades tecnológicas y áreas especializadas que se encuentran a disposición de nuestra comunidad de estudiantes, académicos e investigadores, y de la mano de estas, la posibilidad de generar emprendimientos que impacten a la sociedad y se vuelvan activos de cambios positivos aún mayores”, comentó Gutiérrez.

La actividad contó con la participación Claudio Zaror, CEO del Consorcio 2030 y sus pares de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción, y de la Facultad de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, entre otros invitados destacados.

Así también, las autoridades de la Universidad de Santiago, representadas por Julio Romero, Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación, Juan Carlos Espinoza, Decano de la Facultad de Ingeniería, y por parte de CORFO, René Villegas, Coordinador del Programa de Ingeniería 2030, quisieron estar presentes dentro de la actividad, elaborando un mensaje de apoyo y agradecimiento de lo que fue esta versión piloto del programa de Aceleración.

Juan Carlos Espinoza, dejó invitado a todos los académicos de la universidad a que se integren a este programa de aceleración en sus próximas ediciones. “Ustedes tienen las puertas abiertas para que todas sus investigaciones, sus creaciones, todo lo que desarrollen, el aporte que puede realizar al país, a través de VECTOR lo podemos poner a disposición al mercado con el fin de crear mayor bienestar a nuestra sociedad”.

De esta manera, las autoridades concordaron en que iniciativas como estas contribuyen al país dentro del ecosistema de innovación nacional y universitario, destacando su carácter científico y tecnológico requerido por nuestro sector productivo de cara a los grandes desafíos hacia el año 2030.

Por su parte, el Subdirector del Centro de Innovación, Leonidas Ibarra, realizó una breve presentación sobre las capacidades técnicas y las líneas de trabajo que se encuentra desarrollando la agrupación, destacando el área de emprendimiento, liderado por VECTOR, y del cual se desprenden sus programas de Emprendimiento y Aceleración.

Contextualizando los trabajos de emprendimiento presentes en la USACH, Yerko Ramírez, Coordinador de Comercialización y Emprendimiento del Centro de Innovación, realizó una presentación que detalló los inicios de VECTOR, el diagnóstico previo y la estrategia de desarrollo en esta área tanto a nivel nacional como de la Universidad.

“El objetivo de esta iniciativa estuvo enfocado en validar tres tipos de vectores los cuales responden al desarrollo tecnológico, el que busca disminuir el riesgo de la tecnología, el diseño, que mejora la interfaz entre la tecnología y el usuario, y el negocio, que reduce el riesgo de salida al mercado”, dijo el Coordinador de Comercialización y Emprendimiento.

Programa de Aceleración y sus resultados

En esta primera versión, el Programa de Aceleración contó con la identificación de 29 tecnologías dentro de la universidad, las que fueron invitadas a participar de este proyecto, siendo 16 postulaciones recibidas por el equipo de VECTOR y 11 seleccionadas para trabajar y comenzar a conformar esta nueva área.

Según la presentación realizada por Diego San Martin, Gestor de Emprendimiento del Centro de Innovación, el perfil de esta primera generación de emprendimientos estuvo compuesto por cinco Startups y cuatro Proyectos para la conformación de Spin off. Ocho de estas iniciativas provienen de la Facultad de Ingeniería, dos corresponden a la Facultad de Tecnología y la última restante, es de la Facultad de Humanidades.

Nueve fueron las tecnologías que culminaron este proceso: Innovalosa, Material para la construcción a partir de desechos de celulosa; Drasbio, material biodegradable a partir de residuos agrícolas; E2tech, sistema de carga para vehículos electrónicos; Neurovisión, empresa de innovación en inteligencia artificial; Make, plataforma tecnología para congresos; Human Group, plataforma para atención de salud mental de manera remota; Casatecno, viviendas sustentables; Blossom, sistema para la promoción de salud mental; USensing, tecnología para los procesos de flotación minera.

“VECTOR dispuso 1639 horas en estos meses de ejecución. Hoy el 77% de los proyectos que nosotros atendimos está constituido o lo hará durante los próximos dos meses. Se lograron dos contratos de licenciamiento, y al 78% de los equipos intervenidos, se les desarrolló una identidad corporativa”, concluye San Martin.

Experiencia de los equipos participantes

Variadas fueron las áreas de la industria que tanto startups como spin off cubrieron con sus innovaciones dentro y fuera del ecosistema de la USACH. Las empresas propiamente constituidas fueron creadas para resolver problemas en sectores como la minería, bienestar psicológico, vivienda y construcción, por sólo nombrar algunas.

Bajo este parámetro, los académicos del Departamento de Metalurgia de la Facultad de Ingeniería, Miguel Maldonado y Alfredo Artigas, comentaron su experiencia vivida dentro del programa junto a su spin off Usensing, empresa de base científica la cual, a través de sensores dedicados al proceso de flotación para la industria minera, permite entregar información relevante para la optimización en tiempo real de esta etapa productiva.

“Con el apoyo de VECTOR pudimos generar nuestro modelo de negocio y plan de negocio, al mismo tiempo nos apoyaron fuertemente en la postulación al concurso de Startup Ciencia de CORFO, y gracias a los trabajos desarrollados en conjunto y las labores que venimos teniendo con Usensing, actualmente hemos tenido nuestra primera venta para realizar una prueba de nuestras tecnologías dentro de la gran minería”, comenta Miguel.

Así también, Johana Cabrera CEO y Fundadora de la startup Blossom, tomó la palabra para comentar sobre la ayuda brindada en torno a herramientas y entrenamientos requeridos para iniciar un emprendimiento con metodologías y planificación, lo cual le permitió consolidar su proyecto que está destinado a prestar ayuda a las personas para mejorar en su calidad de vida mediante el acceso a intervenciones de inteligencia emocional y artificial para la prevención y promoción en salud mental.

Por parte de Casatecno, la actual Directora de la Dirección de Desarrollo Institucional de la Universidad, Camila Burgos, destacó las labores de apoyo realizadas por el equipo de VECTOR, sobre todo en este periodo de pandemia en la que nos encontramos, en cuanto a la orientación y acercamiento hacia el mercado por medio de reuniones con los sectores productivos y de vivienda de la industria nacional.

Ya finalizando la jornada, María José Galotto, Directora de la Dirección de Gestión Tecnológica (DGT) de la Universidad reconoció el trabajo profesional realizado por el equipo de VECTOR destacando las labores de CORFO y del Ministerio de Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile, en torno a los desarrollos de nuevos emprendimientos tecnológicos basados en conocimiento generado en las Universidades.

“Para la DGT es un agrado estar hoy acompañándolos en el cierre del programa de VECTOR, felicitar al grupo de profesionales que ha hecho realidad este proyecto que se enmarca dentro de las políticas públicas definidas en los últimos años y que tienen como foco fundamental incentivar la diversificación de la matriz productiva a través de la innovación y emprendimiento”, concluyó Galotto.

El Programa de Aceleración continúa trabajando y dentro del mes de octubre tendrá novedades en cuanto a la convocatoria de su próxima edición.

Por: Cristian Contreras